“Tanto el sexismo como la igualdad se aprenden desde la infancia”

 

Grabaste un nuevo material discográfico...


“Norte origen” es mi séptimo disco. Se trata de un trabajo autóctono, regional, el cual me llevó dos años de producción y son 17 canciones las que lo integran. Cuenta con ritmos variados, entre taquiraris, chutunkis escondidos, zambas, comparseras, carnavalitos, sayas, chacareras, chamarritas, y hasta un bolero de la nostalgia.

¿Incluiste canciones propias?

Entre las obras de mi autoría se encuentran: La flor del Durazno, El sátuco, La pichanita, El regreso, y El indeciso, que tiene una temática bailable y picaresca muy representativa de nuestra región norteña. Y mis zambitas: Nostalgias de Seclantás, Cristal de piedra, y Zamba Sentida, que constituyen una temática reflejada en el amor y la nostalgia. Por otro lado, las nuevas versiones de las chacareras: La sin vuelta, y Agüita clara; junto al loncomeo Ronda mapuche, muestran un nuevo mensaje instrumental entre tradicional y alternativo. Además, sumé una chamarrita de Don Fermín Fierro, “Mi serenata; y un bolero de Chico Novarro y Raúl Parentella, Cuenta conmigo.

Se involucró mucha gente...

El disco se grabó en Buenos Aires dirigido por el maestro Lucas Torres. Participaron músicos de la Sinfónica del Teatro Argentino de La Plata, de la Filarmónica del Teatro Colón, y de la Sinfónica de Buenos Aires, como los hermanos Mengel y Pablo Araujo. También participaron los músicos: Inti Vilte, Lucia Patiño, Jorge Agüero, Tomás Abramovich, Andrés Jubert, Juan Sevlever, el destacado quenista Marcelo Chiodi y el pianista Pablo Fraguela.

 

¿Alguna novedad?

El sátuco, es un tema de ritmo andino donde muestro una especie de lunfardo coya, incluyendo palabras ancestrales aprendidas de mis abuelos y bisabuelos, como por ejemplo: cutana, okecho, cutipa, orra, ocucho, churca, oke, tarascha, tuzo, atacho, tulpo. No representan un idioma sino un regionalismo norteño. Mis trabajos están grabados según temáticas específicas. La temática específica, muestra una simbiosis de memorias desde la lucha del General Güemes, asesinado y traicionado; también el dolor de las Madres de Plaza de Mayo, por sus hijos desaparecidos; y la memoria y el recuerdo de grandes compositores como: don Eduardo Falú, Oscar Valles, el chango Rodríguez, Lito Nieva, Daniel Toro, don Arsenio Aguirre y César Perdiguero. Con este disco quise dejar sellada también mi admiración por el líder de la guerra gaucha.

¿Concurrías a los recordados fogones?

Claro, nos amanecíamos cantando bajo las estrellas, al pie de su imponente imagen de héroe norteño, en esas noches de junio con un fueguerito rústico, una guitarra criolla y un hondo sentir de patria. En síntesis este disco representa la memoria de los que se fueron por exigir derechos, memoria por los pueblos originarios, memoria por los que vinieron al país, no a colonizar sino a aportar cultura y memoria para seguir defendiendo nuestro folclore nacional.

¿Cuántos discos llevás editados?

Agüita clara; Yo soy de aquí; Comparseras; Folclore de raíz; Pueblo, canto y libertad; Pañuelitos blancos y ponchos colorados; y ahora: Norte origen. También cuento con dos recopilaciones de coplas herencias de antaño: “El Coplerío 1 y 2”. Próximamente reeditaré mi libro de poemas y canciones “En nombre de mi pueblo”. Mis trabajos discográficos se encuentran en las plataformas digitales: Youtube, Facebook y Spotify, entre otras.

¿Cómo estás viviendo esta pandemia de coronavirus?

Estamos en un momento de mucha tristeza, sin saber cómo será el futuro, tanto en lo laboral-económico como en lo psicológico. Los músicos, al igual que la gran mayoría, estamos sin poder trabajar, sobre todo los que vivimos de proyectos independientes y del turismo. No existe aún la certeza de lo que estamos enfrentando y sabemos que no podemos culpar a los demás. Si no colaboramos y tomamos conciencia de que la vida es lo más importante iremos por mal camino. Si no nos cuidamos perdemos todos. Ruego que esto sea en breve tan solo un mal recuerdo y pueda nuestro país y el mundo curar las terribles heridas que nos está dejando esta pandemia.

Tenés una opinión muy marcada sobre los femicidios y particularmente con lo que pasa en nuestro país...

Me preocupa mucho el aumento en el país, sobre todo en nuestro norte. Estos asesinatos están motivados por la misoginia que implica el desprecio y el odio hacia las mujeres. Influye también el sexismo ya que algunos hombres se sienten superiores a ellas y consideran que tienen derecho de terminar con sus vidas. Considero que tendríamos que apuntar hacia un nuevo modelo educativo que supere el dominio y la sumisión. Tanto el sexismo como la igualdad, se aprenden desde la infancia por eso creo que sería necesario en forma urgente la construcción de una cultura de la igualdad desde la práctica escolar. 
Se necesita también educar a la familia, a los periodistas que trabajan en los medios de comunicación, a los maestros, y sobre todo a los padres. A veces el estado y la sociedad en general, amparan a la mujer como víctima o desfavorecida y no con el fin de empoderarlas con las mismas capacidades del varón. 
Si no logramos un cambio cosmovisional, un nuevo enfoque social, será imposible torcer el crudo destino de las mujeres.
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...