La economía hierve, pero de  ajuste y devaluación no se habla

La semana termina con una disparada del dólar blue que no tiene freno, una retracción de la actividad económica del 11,6% anual y una olla política en ebullición dentro y fuera de la Casa Rosada. El combo impulsa a poner la mirada en los próximos días, en los que el Gobierno seguirá intentando frenar al dólar, mientras ya es inocultable que millones de argentinos repasan mentalmente cómo se protegieron en crisis económicas anteriores y pasan de la idea a la acción -sobre todo a comprar del billete verde, o a stokearse con mercadería- sin tocar tronera.

Desde el Gobierno repiten, casi a los gritos y desde las oficinas principales, que no habrá una devaluación. Los economistas la sugieren, muchos empresarios la piden, y muchos más creen que es el camino inexorable.

Ayer fue el turno del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en la pasada por los medios para descartar que el Gobierno le vaya a bajar -todavía más- el valor al peso. Lo secundó su vicejefa, Cecilia Todesca Bocco. Y ambos salieron un día después de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, rechazara una devaluación, o mejor dicho repitiera el rechazo.

Los números no acompañan al Ejecutivo.

El Centro de Estudios para la Producción (CEP), dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo, da cuenta que hay un 12,3% de empresas que aún están con una caída superior al 90% de su facturación real, con la hotelería, la gastronomía y la construcción en las situaciones más difíciles. La actividad industrial sigue 8,1% abajo de la que había una semana antes de la cuarentena. El Indec estimó el desempleo en el segundo trimestre en 13,5%. Y el SIPA del Ministerio de Trabajo informó que en julio hubo 300.000 asalariados privados registrados menos que un año antes.

Muchas empresas retienen sus stocks porque no saben a qué precio vender, y si entregan mercadería hoy, si el monto que facturan les alcanza para reponerla mañana.

En el campo los productores de granos retienen producto y liquidaciones porque el monto que reciben por dólar es menos de la mitad del dólar PAIS y apenas el 30% del paralelo.

Aún así ayer Cafiero insistió: "No hay posibilidad de hacer ajuste" ni una devaluación.

"La Argentina no tiene posibilidad de hacer ajuste. No es un Gobierno que lo tenga como lógica a la hora de aplicar programas económicos", indicó el funcionario nacional.

El ministro coordinador consideró: "Tampoco hay posibilidad de hacer una devaluación", al argumentar que el "impacto" sería "aumentar la pobreza, que la inflación se dispare y que pierdan capacidad de compra los haberes jubilatorios".

Consideró que hay "tensión" entre "los que están todavía con la mentalidad de la especulación financiera y que no quieren adaptarse a las nuevas prioridades".

"Queremos créditos para la economía real y generar producción y trabajo", afirmó.

Reservas

La vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco, miró hacia el Banco Central y sostuvo que "con el nivel de reservas que la Argentina tiene" se puede "seguir adelante", mientras criticó que quienes "dicen que no hay que emitir porque va a haber inflación son los que, al mismo tiempo, te piden subsidios para las empresas".

"La brecha (entre el dólar oficial y el blue) es algo de lo que nos tenemos que ocupar", subrayó la funcionaria, quien remarcó que "el tipo de cambio se está moviendo y no ha perdido en términos reales".

"Estos mismos que te dicen que no hay que emitir porque va a haber inflación son los que, al mismo tiempo, te piden subsidios a las empresas y que les dejes de cobrar impuestos", cuestionó y se quejó de un "disparate generalizado".

"No hay un solo número que explique esta brecha", apuntó y aseguró: "Con el nivel de reservas que la Argentina tiene, nosotros podemos seguir adelante, si somos cuidadosos con el resto del mercado".

Al ser consultada sobre el efecto de la baja temporal de retenciones, la economista evaluó: "Subió el promedio de la liquidación diaria del sector. Todo lo que nos gustaría no, pero algún movimiento se ve".

Sobre la situación en la plaza cambiaria y, al referirse a las políticas del gobierno anterior, Todesca Bocco indicó que "parte de los fondos que ingresaron para entrar en dólares, pasar a pesos y ganar la tasa de interés, que en ese momento era muy elevada, quedaron atrapados cuando el gobierno anterior puso el cepo".

"Eso también nos presiona en el mercado del contado con liquidación", afirmó y reconoció que la administración de Alberto Fernández tuvo que tomar decisiones "antipáticas".

"La economía argentina se va a recuperar y vamos a necesitar esos dólares para la producción", señaló.

El run-run sobre el ministro

Descontento dentro y fuera de las filas del Gobierno es lo que se escucha en los últimos días respecto del ministro de Economía Martín Guzmán y su programa económico. El presidente Alberto Fernández salió una y otra vez a defenderlo, hacia afuera y hacia adentro. “Confío en sus decisiones”, ya suena casi a un mantra para algunos. Los aliados políticos del mandatario, Cristina Kirchner y Sergio Massa también avalan al jefe del Palacio de Hacienda, pero por lo bajo mantienen sus reservas. Las mismas reservas que no tienen otros que circulan a diario por Casa Rosada, el Congreso, la city financiera, el establishment local, la Unión Industrial Argentina, la CGT y hasta bonistas de Wall Street.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...