El drama de las familias, el  día después de la tormenta

La lluvia se desató de un momento a otro. Parecía que el cielo se venía abajo. Lo peor es que el granizo dañó los techos de muchas viviendas precarias de la zona oeste alta y los vecinos padecieron las consecuencias de la primera gran tormenta de esta parte del año.

"Se nos mojó todo: los colchones, las frazadas. Mi hija no tiene qué ponerse", le dijo a El Tribuno Lucía, al borde del llanto. Ella es una vecina del barrio Bicentenario, que sufrió los embates de la lluvia del miércoles por la noche.

"Mi marido se tuvo que ir a trabajar con la ropa mojada", dijo la mujer, quien ayer por la mañana concurrió a las instalaciones del espacio NIDO de barrio Bicentenario. Allí, la comuna entregaba ropa seca a las familias afectadas.

Otra de las vecinas contó ante las cámaras de este diario que se vivieron momentos de desesperación. "Se rompió el techo, se mojaron los colchones, se desarmaron las camas y perdimos todos los electrodomésticos", afirmó la mujer, mientras buscaba ropa seca en el espacio NIDO.

Las calles de la barriada eran ayer un lodazal. La gente apenas se podía desplazar. Damiana, otra de las vecinas afectadas, invitó a El Tribuno a ver cómo quedó su casa: muebles arruinados por el agua y mientras escurre un colchó para mostrar que aún tiene agua, cuenta que en una pieza tuvieron que dormir unas 10 personas en los colchones secos que le dieron la noche del miércoles.

Asistencia

La Municipalidad desplegó un amplio operativo de asistencia en la ciudad, tras la intensa tormenta registrada, que dejó un total de 21,8 milímetros caídos, de acuerdo a la estación meteorológica INTA Salta.

La intendenta Bettina Romero recorrió ayer la plaza Gurruchaga, tras la fuerte tormenta del miércoles. En la recorrida, se corroboró la necesidad de obras complementarias. Luego mantuvo una reunión con la Secretaría de Integración Socio Urbana de Nación, Fernanda Miño y hablaron de los barrios  populares.
 

La ráfaga más intensa del temporal, con 56 km/h, provocaron la caída de árboles, de ramas de gran porte, de postes de servicios públicos y daños en algunos domicilios.

Desde la Subsecretaría de Gestión Integral de Riesgos, con los equipos de Preventores Urbanos y Operadores de Emergencia se relevaron los puntos críticos del Mapa de Riesgo, las acciones comenzaron la noche del miércoles incluyendo los principales ríos que recorren la ciudad, canales, desages pluviales, bocas de tormentas y sectores donde se producen anegamientos.

Hasta ayer al mediodía, se habían registrado un total de 130 llamados ingresantes al número 105 de emergencia. En total los operadores recibieron 17 incidentes relacionados directamente con caída de árboles y ramas en la vía pública.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...