Una camiseta amada y el pañuelo de Madres de Plaza de Mayo se quedaron con el 10 para siempre

Antes de los incidentes y de la polémica por el operativo de seguridad (el Gobierno nacional cuestionó a Horacio Rodríguez Larreta por la “represión” y lo responsabilizó por los desmanes), el presidente Alberto Fernández participó en Casa Rosada de la despedida de Diego Armando Maradona, en medio de un clima de profunda emoción, con saludos sentidos para la familia del astro y la ofrenda de una camiseta de Argentinos Juniors que colocó sobre el féretro, al igual que un pañuelo de las Abuelas de Plaza de Mayo.

Acompañado por la primera dama, Fabiola Yáñez, que entregó un ramo de rosas rojas, y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, Fernández arribó poco antes de las 11 de ayer a la sede gubernamental, con un traje y corbata negras en señal de luto por la muerte del astro.

En el Salón de los Bustos, Fernández se abrazó con el periodista Tití Fernández y se metió en el salón donde se encontraban los restos del astro futbolístico. Allí saludó con un sentido abrazo a la exesposa Claudio Villafañe y a dos de las hijas, Dalma y Gianina, además de otros familiares y allegados.

Acompañado por el presidente de Argentinos Juniors, Cristian Malaspina, y el actual entrenador del bicho, Diego Dabove, también colocaron una camiseta del club de La Paternal con el número 10 y el apellido Maradona sobre el féretro, donde ya estaban la de su despedida como futbolista con los colores de Boca y la del campeón del mundo de 1986 con la Selección argentina.

También el Presidente ubicó sobre el cajón dos pañuelos blancos de Madres de Plaza de Mayo y Abuelas.

La secuencia del Presidente abrazando a la exesposa de Maradona y sus hijas y colocando la camiseta de Argentinos fue trasmitida por los canales con unos minutos de demora, en un “falso vivo”, a fin de editar las imágenes y evitar que aparecieran los acongojados rostros de la familia del 10, que fue el pedido expreso de Claudia y sus hijas.

El jefe de Estado permaneció algo más de media hora frente al féretro, instantes antes de que tenga lugar el capítulo más lamentable de la despedida al ídolo: los conocidos disturbios, con la invasión de barras en el interior de la Casa de Gobierno.
 

En medio de los incidentes, llegó Cristina

La vicepresidenta Cristina Kirchner no se quedó afuera de la despedida a Maradona. La titular del Senado ingresó a la sede gubernamental pasadas las 14.30, en medio de intensos incidentes que se registraron en los alrededores.

Justo cuando la Policía de CABA intentaba bajar la tensión en las calles, Cristina Kirchner llegó a la Rosada, donde expresó sus condolencias a la familia del astro futbolístico. La presencia de la vicepresidenta junto al féretro llevó a que se cerraran momentáneamente las puertas al público en momentos en que cientos de hinchas pugnaban por acceder a la Casa Rosada.

La expresidenta colocó un rosario sobre el féretro de Maradona, en el salón donde diez años atrás fue velado Néstor Kirchner.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...