Emotivas honras a la Virgen de la Candelaria y San Pedro Nolasco

La comunidad católica de los Valles Calchaquíes se congregó el último fin de semana en Molinos, honró a la Virgen de la Candelaria y San Pedro Nolasco. Se trata de una de las expresiones de fe más emotivas y tradicionales del interior de la provincia. Cientos de peregrinos caminaron desde los poblados más alejados del departamento para llegar hasta el templo, ofrendar su sacrificio y sus oraciones a los santos patronos.

"Es emocionante ver tanta fe y tanta entrega. Aquí vivimos estas celebraciones con mucha alegría, pero también con profundo recogimiento. Honrar a nuestros protectores es uno de los momentos más importantes del año y constituye un tiempo de encuentro", expresó el intendente Walter Chocobar.

La celebración religiosa atesora también antiguas costumbres coloniales, que el pueblo conserva y revive cada año como la "batida de banderas", llegada desde el Alto Perú. Se lleva a cabo en el atrio de la iglesia y está a cargo de los Alféreces de la Virgen. El ritual que consiste en hacer ondear sus estandartes con motivos familiares o religiosos, conservados por muchas generaciones en poder de las distintas familias, a modo de tributo, sumisión y fidelidad a la Virgen y San Pedro Nolasco.

La historia cuenta que antiguamente eran grupos de alféreces los que se turnaban para rendir cultos a los santos, un grupo por cada noche de la novena. Pero en la actualidad solo quedan tres grupos de gauchos, de familias tradicionales de la localidad. La costumbre hace que cada grupo reciba una imagen de la Virgen copia de la que se venera en el pueblo, por algunos días en sus respectivos domicilios, que poseen un espacio reservado para tan magno acontecimiento.

 

Ese lugar o cuarto de la estancia familiar es adornada puntualmente con los estandartes de las familias, de sus apellidos o con banderas bordadas con motivos religiosos.

"Las fiestas se viven desde los días previos a la celebración central, ya que a las actividades religiosas se suman una serie de eventos gastronómicos, culturales, deportivos y recreativos. Todo esto nos une, nos llena de entusiasmo. Lo vivimos como una verdadera fiesta", recordó Chocobar.

 

actividades centrales se desarrollaron el domingo último desde las primeras horas de la mañana en la plaza central y en el templo parroquial. Contaron con el acompañamiento de toda la comunidad y de fieles devotos de distintos puntos de la provincia y de turistas que se encontraban visitando la localidad. Los actos fueron encabezados por el intendente Chocobar, el sacerdote Julio, autoridades provinciales y nacionales. Pasadas las 10 se celebró la misa y luego dio inicio a una multitudinaria procesión con las sagradas imágenes. Posteriormente arrancó un desfile cívico, protagonizado por agrupaciones gauchas y representantes de todas las instituciones del pueblo. Finalizada la liturgia, todos compartieron un almuerzo criollo y una jornada de destrezas criollas y baile popular.

.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...