A un mes del crimen, a la familia de Giné le  cuesta creer que el  nieto predilecto sea  el asesino

Mañana se cumplirá un mes del asesinato de María Leonor Giné (70), el sangriento hecho sucedió en uno de los pisos del edificio ubicado en calle Belgrano al 900, entre Sarmiento y 25 de Mayo. Hay tres personas detenidas por el crimen: Agustín Morales (21), nieto de la víctima; Federico Leonardo Detzel, amigo del primero, y Tania Rocío Aguirre, una prostituta trans que había sido contratada la noche del homicidio. La familia de Tita, como le decían a la víctima, no sale de su consternación y aún no logra creer que uno de sus nietos, el predilecto, haya sido el autor del crimen.

Por algún motivo que se investiga a cargo de la fiscal Ana Inés Odorisio, de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, el asesinato de la mujer de 70 años se habría perpetrado con una saña extrema al punto de suponer que fue torturada. Distintos golpes y varias puñaladas en diferentes partes del cuerpo, incluso dedos de sus manos mutilados, son parte del cruento homicidio.

El mismo sábado 28 de marzo en que trascendió el brutal crimen, fuentes de la investigación consultadas por El Tribuno dejaban entrever que uno de los principales sospechosos es el nieto de la mujer. Dicha hipótesis se desprende del diálogo que un familiar de la víctima habría mantenido con el nieto minutos antes de descubrir el cadáver. Cuando subió al primer piso del departamento "A" encontró a Giné sin vida, tras bajar Agustín Morales ya no se encontraba en el lugar, apuntaron fuentes consultadas por este medio.

Según las fuente, el nieto de la víctima consumió entre el viernes y el sábado, tiempo en que se perpetró el homicidio, unas 150 dosis de paco. El joven de 21 años consumía en promedio 40 dosis de pasta base a diario. Registraba al menos cuatro ingresos a lugares de rehabilitación todos abandonados, es decir se habría fugado de esos centros (en Córdoba y en la ciudad de Cerrillos, Salta).

Otro de los supuestos

Entre quienes componen el núcleo familiar de María Leonor Giné, divorciada en dos oportunidades y madre de cuatro hijas, y teniendo en cuenta la adicción que tiene Agustín Morales a la pasta base y ese tipo de sustancias, sospechan que en medio de un contexto de consumo con un amigo Detzel- y una invitada Aguirre- no se habría percatado del horror perpetrado en el piso de su abuela.

El abogado del joven descartó que haya existido una complicidad entre Detzel, Aguirre y su defendido. "Agustín tenía un profundo amor por su abuela y jamás iba a realizar un hecho semejante", le dijo a El Tribuno Héctor Solaligue, defensor técnico de Morales. La hipótesis del letrado apunta a que el hecho de sangre pudo haber ocurrido aquella noche sin que su defendido se enterara, dada la cantidad de pasta base que habría consumido durante las horas previas. Desde su detención, el joven no recuerda con claridad lo ocurrido aquella jornada, manifestó su defensor.

Filtraron información    

“La División Homicidio está filtrando información y todavía la familia de la víctima no tiene un abogado querellante presentado; sin embargo, están recibiendo información por alguien de esa división”, sostuvo Héctor Solaligue, abogado defensor de Agustín Morales. En ese sentido, el letrado, como la defensa de Rocío Aguirre, a cargo del doctor José Ignacio Lazarte, correrían en desventaja al momento de trabajar en la defensa de sus clientes. “Muchas veces los auxiliares de Justicia actúan con una impunidad tremenda, en este caso hacemos referencia a una persona de nombre Diego”, dijo Solaligue.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...