Repatriados de Orán denuncian maltrato y estafa del hotel donde realizan la cuarentena

Más de 30 trabajadores golondrina del departamento se encuentran realizando cuarentena en la capital salteña, obligados a recluirse en una pequeña habitación.
Cristian, un trabajador golondrina oriundo de Colonia Santa Rosa, cuenta un viaje de tortura para llegar a Salta a un aislamiento de privaciones básicas y estafa por parte del hotel donde realizan la cuarentena.
Detalló que son 23 personas que salieron de Mendoza, considerada una zona verde. El viaje inició el domingo 14 de junio y llegaron el martes 16. “Todo ese tiempo no nos dejaban bajar para nada en ningún lado, ni comprar comida ni usar los baños. Por eso, en algún momento muchos exigieron al chofer parar en la ruta para hacer sus necesidades en el campo”, relató.
Al llegar a la capital salteña los trasladaron hasta un hotel, lugar dispuesto por la Provincia para realizar la cuarentena. “Pero ahí comenzó otra odisea”, manifestó el trabajador.
“Nos pusieron en habitaciones chicas donde convivimos 3 o 4 personas y desde ese momento estamos encerrados, no abren las puertas para nada”, relató.
Los primeros días esperaron muchas horas para comer: “Llegamos a esperar de un día para el otro para comer, por lo que decidimos pedir un delivery, pero nos dijeron que no podemos darle nuestra plata por prevención. Sin embargo, ellos sí nos reciben el dinero si es que le compramos al bufet del hotel. El delivery nos cobra un almuerzo completo con postre $150 y el hotel una milanesa $450. Eso es un estafa y ya nos estamos quedando sin dinero”, dijo amargado.

Hay menores

Cristian también comentó, muy preocupado, que dentro del grupo hay menores que necesitan otro tipo de alimentación, como frutas, pero nadie respondió. “Cuando al fin nos dijeron que el Gobierno nos envió la comida, nunca apareció y mucho tiempo después nos informaron que la comida se había podrido”.
“Entonces nos ofrecieron el menú del hotel a un costo imposible de pagar para nosotros, que somos trabajadores y debemos procurar que los ahorros nos alcancen para los días que restan de la cuarentena, ya que las raciones de comida que recibimos son mínimas y eso provoca que muchas veces los chicos lloren de hambre”, aseguró el hombre sin tapujos.
“Sin contar que tenemos que mendigar por papel higiénico y otros elementos de higiene, y que tenemos que aguantar que nos traten como a leprosos”, definió con entereza Cristian.
El hombre dejó en claro que no se niegan al aislamiento y la cuarentena, pero no así. “Para eso nos hubieran dejado llegar a nuestros pueblos, donde tenemos familiares y conocidos, para que nos puedan llevar al centro de aislamiento comida, o ropa de abrigo, teniendo en cuenta que allá también hay escuelas donde hacer el aislamiento”, consideró.
Todos los integrantes del grupo aclararon que llamaron a la Municipalidad de Colonia Santa Rosa, de donde son la mayoría, para exponer la situación, pero hasta la fecha nadie les dio una respuesta concreta.
Para finalizar, este grupo de trabajadores del departamento Orán hizo hincapié en la preocupación que tienen sobre el día que deban regresar al norte provincial. “Esperamos que la Provincia no nos deje librados a nuestra suerte acá en la capital y ya sin dinero para volver”, concluyó Cristian.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...