El automovilismo salteño recibió el viernes la noticia de que puede poner primera, puede comenzar a acelerar, aunque sea de manera recreativa. Como si fuera la pista misma, el Ministerio de Turismo y Deportes de Salta le dio luz verde al protocolo habilitando al Auto Club Salta y al Club Salteño de Kart a retomar la actividad a través de pruebas, con pautas específicas que deberán cumplir los pilotos y quienes se desempeñan en la zona de boxes. 
El automovilismo se suma a la ya extensa lista de deportes exceptuados en esta nueva normalidad que impuso la pandemia de coronavirus. Junto al deporte motor fueron también habilitados a retomar los entrenamientos todas las artes marciales, el fútbol y el handball. Hasta que llegó la cuarentena poco se había corrido en los dos principales circuitos que tiene la provincia: el autódromo Martín Miguel de Güemes, de capital, y el kartódromo Nicolás Vuyovich, de Campo Santo. 
Solo el karting pudo cumplir con una jornada, mientras que el Auto Club debió suspender el Zonal del NOA a días de disputarse la fecha inicial. Luego llegó el parate, las carreras virtuales que mantuvieron entretenidos a los pilotos, pero siempre alimentando la necesidad de volver al asfalto, de pasar del modo simulador al real. 
La habilitación del automovilismo fue como agua bendita para quienes dirigen el mundo de los fierros y para los pilotos. Ahora comienzan a diagramar la actividad que serán con turnos y con hasta seis personas, incluido el piloto, atendiendo una máquina en boxes. El que primero se movió fue el karting otorgando turnos para la próxima semana; ya son diez los corredores que tienen reservado su lugar en la pista de Campo Santo.
Poner a los monopostos en pista este fin de semana era algo apresurado; que la habilitación llegase el viernes pasado casi que no les dio tiempo para prepararse, pero ese mismo día el Club Salteño de Kart designó una persona para recibir los turnos.
Por su parte, el Auto Club Salta reunirá mañana a los referentes de cada una de sus categorías para darles a conocer el protocolos, una de las obligaciones que tiene antes de comenzar a girar. Allí se diagramará como se desarrollarán las pruebas, cuando comenzarán a otorgarse los turnos, el costo que tendrán y los controles a los que se deberán someter los pilotos y el personal de asistencia. 
El protocolo establece que en el ingreso al circuito se interrogará a toda persona involucrada en las pruebas sobre la existencia de algunos síntomas compatibles con la COVID-19. Se llevará un registro detallado de todos los asistentes para poder establecer la trazabilidad en caso de aparecer casos. 
Se autorizará un máximo de seis personas por box incluyendo al piloto por cada turno de prueba; tanto el piloto como los mecánicos deberán ingresar con barbijos. Además, se ofrecerá alcohol en gel a los practicantes al iniciar y finalizar las pruebas. 
Con respecto a los boxes el protocolo establece que todos los elementos deberán ser higienizados periódicamente con solución de lavandina al 20% y de alcohol al 70%; en tanto, el personal encargado del control de ingresos debe estar equipado con un traje tipo mameluco de pies a cabeza, con mascara facial, barbijo y guantes de latex. 
Con estas condiciones volverá el automovilismo a Salta. Es un comienzo después de varios meses sin actividad. El karting lleva cuatro meses parado, mientras que el Zonal no corre desde diciembre de 2019.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

En septiembre podría volver el fútbol, ¿irías a la cancha?

Si
No
No se
ver resultados

Importante ahora

cargando...