Una madre y su  versión sobre un  crimen a reconstruir

La madre de uno de los cinco detenidos por el crimen de la maestra Sandra Palomo aseguró ayer a El Tribuno que esperaba alguna resolución que se ajuste a "la verdad" en cuanto a cómo se sucedieron los hechos. La docente fue asesinada en agosto del año pasado y hay cinco imputados.

Adriana Carrizo, mamá de H, dijo que tras corroborarse el rol de cada uno de los detenidos con respecto al supuesto autor material del crimen (un joven inimputable de 15 años), en la reconstrucción del crimen, a su hijo "le aumentaron las imputaciones aún cuando quedó establecido que el mismo no tuvo ninguna comunicación previa con el chico de 15, por ninguna red telefónica ni social".

"Fue el primero en abordar la camioneta, y lo hizo desconociendo lo sucedido con la mujer, ya que el chico de 15 pasó por su casa, pidió permiso para el baño, lavó sus zapatillas y le pidió ropa prestada, aduciendo que había peleado".

La mamá relató que el 1 de septiembre en la mañana su hijo junto con otro menor se reunieron en el centro y fueron ellos los que se llegaron a una sede policial para denunciar que su amigo, con quien habían compartido unas horas el vehículo robado a la maestra, había cometido el crimen. "Mi hijo colaboró desde el primer momento", aseguró. "Después declaró todas las veces que se le solicitó y dio precisiones absolutas sobre tiempo y lugar de cada uno de los actores que acompañaron al homicida en su raid por diversas partes de la ciudad", agregó.

Luego afirmó, junto con su abogado defensor, que lo que él le relató se ajusta perfectamente a la verdad que se reconstruyó e incluso aportó un video que le realizó al supuesto criminal en el mismo momento que llegó hasta su domicilio. "Está más que claro que el cuerpo de la maestra estaba oculto bajo el cobertor de la camioneta y la sangre en la cabina estaba camuflada con tierra, eso se puede apreciar claramente cuando la cámara del teléfono filma el interior de la Toyota".

Según su versión, lo que el chico le contó es que ninguno de los cuatro acompañantes sabía qué había en la caja de la Toyota hasta que llegaron luego de un largo periplo al lugar donde el joven descartó el cuerpo y los hizo descender para informarles que "la camioneta era robada y que su trabajo era deshacerse del cuerpo".

"De allí hasta que se separaron en la puerta de una fiesta en la zona sur, ya a la noche, comenzó a hilvanar la manera de denunciar lo sucedido, cosa que mi hijo junto a otro de los muchachos en las primeras horas del día subsiguiente, posibilitando el esclarecimiento en parte del complicado caso", aseveró.

La reconstrucción los alejó del hecho en sí

Palomo desapareció el 31 de agosto de 2019 y al día siguiente fue encontrada sin vida en las márgenes del río Arenales. De la reconstrucción realizada el 27 de junio también participaron familiares de la víctima, personal de la Fiscalía, miembros de la División Homicidios, personal del CIF. Dio inicio en el supermercado de Tres Cerritos, donde Palomo había concurrido a realizar sus compras el pasado 31 de agosto, y se realizó el recorrido que se habría hecho con la camioneta de la víctima por distintos puntos de la ciudad hasta que fue abandonada.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...