Salta no es solo uno de los distritos con indicadores más críticos en cuanto a desempleo, trabajo en negro, condiciones de trabajo y falta de generación de puestos laborales en el ámbito privado, sino también la provincia se encuentra entre las que menos subsidios recibió desde Nación para el pago de sueldos en las empresas bajo el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), implementado por la pandemia del COVID-19.

Un reciente informe del Ieral, el instituto de estudios económicos de la Fundación Mediterránea da cuenta de que el 28% de los empleados privados salteños cobró parte de sus sueldos de abril con el ATP. Es la segunda provincia con menos aportes en relación con la cantidad de trabajadores formales. En el último lugar se encuentra Tucumán con el 26% de empleados subsidiados. Las empresas de Tierra del Fuego son las que más ayuda recibieron proporcionalmente (el 52% de sus empleados cobraron ATP), le sigue Neuquén (41%) y Buenos Aires (40%).

En todo el país, el 37% de los empleados recibieron el salario complementario correspondiente al cuarto mes del año. Son 2.400.000 trabajadores subsidiados.

En la provincia, 34.750 empleados cobraron un porcentaje de sus sueldos de abril y mayo con ATP. Significa $323 millones invertidos en la ayuda al sector privado local, principal afectado por las medidas de aislamiento que se impusieron para tratar de contener el avance de la enfermedad del coronavirus.

Según el Ministerio de Trabajo de la Nación, Salta perdió en abril pasado 4.600 empleos privados con relación al mismo mes de 2019. La caída fue del 4%. Con respecto a marzo, se registraron 7.800 trabajadores privados menos, lo que representa una merma intermensual del 6,7%. La mayoría de los nuevos desempleados estaba en el comercio.
 

Para los salarios privados de junio, la Nación reducirá la ayuda a las provincias que no se encuentran en la fase 1 de la cuarentena, como es el caso de Salta, que percibirá $21 millones menos en el ATP, porque solo pagará el equivalente a un salario mínimo vital y móvil ($16.875) por trabajador. En los dos meses previos se otorgaba hasta dos salarios mínimos para los sueldos más altos.

En detalle

El programa ATP planteó cuatro situaciones de ayuda para abril y mayo. A quienes ganan menos de un salario mínimo vital y móvil (SMVM), el Estado les cubrió el 100% del sueldo. Así se asistió a alrededor del 15% de los beneficiarios del programa nacional, según detallaron desde el Ieral.

Para los trabajadores privados que ganan entre uno y dos SMVM (entre $16.875 y $33.750) el Estado les pagó un SMVM. De ese modo, en los asalariados cuya remuneración está levemente por encima de $16.875, la cobertura por parte del Estado fue cercana al 100%, en tanto a quienes se acercan a dos SMVM la cobertura llegó al 50%. De esa manera se llegó al 28% de los beneficiarios de la ATP.

En tercer lugar, a quienes ganan entre dos y cuatro SMVM (entre $33.750 y $67.500) el Estado les cubrió exactamente el 50% del salario. Aproximadamente el 42% de los beneficiarios de la ATP estaba en esa situación. Por último, a quienes ganan más de $67.500 se les le cubrió un máximo de dos SMVM ($33.750). Alrededor del 15% de los asalariados beneficiarios de la ATP estaban en esa condición.

Sueldo de junio

Para junio las reglas cambiaron. El Gobierno nacional decidió continuar con el programa ATP a pleno en los distritos que están en la fase de mayor aislamiento: Buenos Aires, Chaco, General Roca (Río Negro) y Neuquén.

Para el resto de las provincias, que se encuentran en la etapa denominada de distanciamiento social, la ayuda para las empresas se unificará en el equivalente a un sueldo mínimo vital y móvil.

El IFE

El avance de la provincia en su situación sanitaria con respecto al COVID-19 (aunque en los últimos días empezó a haber un retroceso y algunos departamentos volvieron a fase 1 de cuarentena), también significó que sea relegada por el Gobierno nacional para el pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de $10.000 por cada beneficiario.

Cerca de 363.000 salteños recibieron o están por percibir esa ayuda económica correspondiente a abril y mayo, pero para junio fue suspendida porque se redujo la cobertura del subsidio solo para los distritos que se encuentran en zonas con aislamiento social obligatorio. Así, el Estado se ahorra en el programa un 54% de su costo inicial (aproximadamente $48 mil millones).

La inyección del IFE representó para Salta $3.630 millones que fueron destinados directamente a la economía doméstica. Ese mismo monto es el que se perderá tras el levantamiento de la asistencia económica que no deja de ser necesaria, vital en algunos casos, aún con la liberación de la mayoría de las actividades que estaban restringidas por la cuarentena.

De acuerdo al Ieral, el 4,1% del total de los bonos del IFE llegó a los residentes de la provincia, mientras que a Buenos Aires correspondió el 36%.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...