Unión de artistas echa a andar la solidaridad en tiempos de pandemia

La virtualidad que impuso la pandemia por coronavirus fue el viento en las alas del proyecto “Pueblos rotos”, que alía el arte de 43 escritores, fotógrafos, directores de cine, documentalistas, deportistas, músicos y actores de todo el país. 
El libro “Pueblos rotos” se imprimió en alta calidad en noviembre de 2018 en Río Negro, compilado por el escritor Nacho Larrañaga, y se presentó el 9 de mayo de 2019 en la 45 edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. 
Fue concebido como un libro solidario, cuya recaudación en ventas sería destinada a comedores comunitarios, merenderos e instituciones que se dedican a mejorar las condiciones de vida de personas carentes de recursos económicos. 
Luego de la segunda reimpresión, esta vez en Tierra del Fuego, el recambio de gobiernos provocó el parate de las publicaciones en papel. “Después de que el Estado dejara de imprimir el libro, me sentía solo en medio del desierto. Todo ese trabajo de haber tenido que explicar uno a uno a los artistas en qué consistía mi idea y que se había transformado en 43 responsabilidades, porque cada artista venía con sus exigencias y con su ego, propio de la profesión, parecía que iba a perder impulso”, contó a El Tribuno Larrañaga. 


Además, por las restricciones aplicadas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Área Metropolitana de Buenos Aires la venta y el envío de los libros que tenían en existencia se volvía dificultosa e improbable. “Los protocolos para encomiendas son atroces y nos desesperábamos por ayudar, porque veíamos que la necesidad aumentaba veloz y en forma generalizada”, expresó Larrañaga. A la par, recibieron señales de que los vínculos con la lectura durante los días de aislamiento social, preventivo y obligatorio en algunos lares y de nueva normalidad en otros hacían surgir otras formas de circulación del material artístico. Supieron entonces que venían tiempos de preponderancia de iniciativas virtuales.
Por ello, pasaron el contenido a un formato digital y reabrieron el proyecto. 

Los destinatarios

Colaboradores de "Enciende una luz", en plena tarea. 

Para colaborar, hay que ingresar a la página web pueblosrotos.info y elegir el proyecto solidario al que se quiere aportar entre dos opciones que cambian cada mes. En julio los fondos irán al merendero “Enciende una luz”, de Salta Capital, y al merendero “Abuelo Juan”, de Viedma (Río Negro). 
Luego se copian los datos de la cuenta bancaria allí consignada y se dona el importe deseado a través de home banking, colocando como asunto de la transferencia “Pueblos rotos”. Por último, se envía un correo electrónico a pueblosro tos@gmail.com, con el comprobante de la transferencia en adjunto y se espera la respuesta con el libro en formato PDF. El dinero va sin intermediarios a la entidad beneficiada. 
“Funcionamos a pulmón, no tenemos ninguna ayuda del Gobierno, agrupación o fundación. Los mismos vecinos que vienen acá están colaborando con lo que pueden para completar la olla. Sería buenísimo recibir colaboración de todos ustedes”, expresó Sergio Limache, encargado del merendero “Enciende una luz”, ubicado en la manzana 4 lote 22 del asentamiento San Justo. 
El merendero se encuentra a cielo abierto y la afluencia de gente, 80 niños, amerita la construcción de un tinglado donde guarecerse del frío. También necesitan tablones y bancas, platos, tazas, cubiertos, ollas de gran tamaño, cucharones, espumaderas, coladores y repasadores.
“Nos vendría bien una carpa y perfiles. Cuando hace frío los chicos tienen que ocultarse del frío, si hace calor del sol y cuando llueve no podemos hacer nada porque se nos mojan los niños y se hace un barrizal acá. Estamos sobreviviendo como podemos”, detalló. 
Por su parte, Ángeles Cabrita señaló que precisan una cocina y un horno que funcionen a leña “para capacitar a las madres, así ellas pueden hacer pan para sus familias y obtener un sustento también”. 

La obra

Portada del libro que reciben quienes colaboren con el proyecto. 

La antología incluye colaboraciones de Claudia Piñeiro, Antonio Birabent, Albertina Carri, Lisandro Aristimuño, Juan Terranova, Zuleika Esnal, Cufa Roll, Francisco Bochatón, Estela Cerati, Paula Kleiman, María Eva Albistur, Diego Frenkel, Tito Bonano, Félix Bruzzone, Vivian Dragna, Selva Almada, Pablo Di Marco, Ariel Idez, Leonardo Sabatella, Salvador Biedma, Damián Huergo, Daniel Guebel, Cecilia Romana, Ramón Tarruela, Luciano Lamberti, Pablo Procopio, César Sodero, Gastón Marioni, Jorge Castañeda, Noemí Frenkel, Lola Berthet, Pablo Tolosa, Enrique Nanti, Kurt Lutman, Carolina Fernández, Fernando Spiner, Maxi Bort, Chino Moro, Nicolás Pousthomis, Irina Werning, Urko Suaya, Andrea Cherniavsky y Nacho Larrañaga.
Los contenidos son exclusivos y se ajustaron al leit motiv de “pueblos rotos” como consecuencia de la “desintegración de las culturas”, consigna que les dio a los participantes Nacho Larrañaga. 


Al hojear el libro, los cuentos, poemas y fotografías constituyen un conjunto de voces simultáneas en que cada uno expresa la idea con la que emparentó “pueblos rotos”, pero que forman con las demás un todo armónico que se resignifica en tiempos de desolación y pandemia. 
“Esa carita de luna/ sus ojos inocentes me acechan/ desde la pantalla sus ojos no me miran/ atraviesan mi sopor/ me denuncian sus ojos/ que miran más allá/ en brazos de su madre tan joven/ fresca/ al calor de la amenazante estufa/ sus ojos dulces que miran lejos/ y lo penetran todo” dice el poema de la actriz Noemí Frenkel, que denota aquella verdad de que “a quien le duele, le duele” la realidad. Y a pesar de que por mucha parte que se tome en los males de alguien, nunca es tanto el dolor como de aquel que lo padece, la empatía no debe menguar en tiempos de pandemia y menos en ese camino de ida -nunca de venida- que es la solidaridad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...