En 2005 el exintendente de Pichanal Julio Jalit ocupó de manera ilegal una porción de la finca del productor Mario Leal y lo convirtió en basural municipal.

A lo largo de este tiempo la Municipalidad pagó mucho dinero como consecuencia de ese obrar negligente de Jalit, por el cual se generó una suma que se calcula aproximada al monto por cual ahora fue embargado. "Lo que pretendemos es recuperar ese dinero y que vuelva otra vez a la Municipalidad para invertirlo en obras", expresó Ariel Ruiz, abogado que actúa como asesor legal de la comuna norteña.

El letrado explicó que "el embargo surge como consecuencia del obrar negligente del exintendente Jalit, en este caso la turbación de un terreno privado que pertenece a Leal".

"En ese momento, el intendente Jalit lo que hizo fue usurpar un terreno privado arrojando basura, haciendo canales con lo cual inundó la propiedad y con ello genero un juicio por el cual se le pedía que deje de arrojar residuos allí, saque la basura que ya había tirado y desvíe los canales. Pero lo que hizo fue caso omiso a la sentencia judicial de la doctora María Eugenia Ulivarri, por lo que se le aplicó a la Municipalidad multas de 3 mil pesos diarios que fueron pagándose a lo largo de la gestión del exintendente", explicó el asesor legal.

Sin duda, esta medida generó daños y perjuicios que debió pagar la comuna, recursos que salieron de las arcas municipales, generando con ello una gran pérdida de patrimonio, como consecuencia de todos los procesos judiciales que no lograron vencer la voluntad del intendente de aquel entonces. Por lo que la doctora Ulivarri, después de mucho tiempo, decidió dejar de aplicar la multa a las comuna y aplicársela al propio Jalit.

"De este modo, por varios años, la comuna pagó mucho dinero como consecuencia de ese obrar negligente. Así se generó aproximadamente un monto de 30 millones de pesos, por cual se lo está embargando a Jalit desde la comuna. Lo que pretendemos es recuperar ese dinero. La jueza valoró positivamente la presentación de que esos recursos vuelvan otra vez a las arcas municipales y con buen tino decidió embargar las cuentas particulares de Jalit por la suma de 30 millones de pesos", contó Ruiz a El Tribuno.

300 hectáreas inutilizadas

Se trata de 300 hectáreas, aproximadamente, que fueron afectadas. Las mismas están ubicadas detrás del cementerio, entre el campo santo, el río San Francisco (que corre al sureste de la ciudad de Pichanal, sobre la ruta provincial 5) y a dos kilómetros del centro de la ciudad.

En el lugar se construyó un canal que inunda tierras productivas y las convirtió en un pantano, arruinándolas por completo. Actualmente, allí está ubicado el basural a cielo abierto que contamina, además, el cauce del río San Francisco, que apenas más allá desemboca en el río Bermejo.

Respecto del arreglo alcanzado, Sebastián Domínguez explicó: "Hemos llegado a un acuerdo con los propietarios de esas tierras y durante seis meses, no le cobrarán a la nueva gestión la multa impuesta por la Justicia, plazo que vencerá en diciembre".

Los lixiviados del basural ilegal arruinaron 300 hectáreas

Un nuevo vertedero será habilitado en poco tiempo

Jalit intentó expropiar las tierras, pero la Justicia no le dio la razón nunca.

El intendente de Pichanal, Sebastián Domínguez, explicó que en el plazo de gracia logrado con los dueños “nos comprometimos, en una primera etapa, a hacer un canal directo hacia el río San Francisco para que drene el pantano existente y a dejar la basura en el vertedero municipal que se está acondicionando detrás del predio del consorcio de la planta asfáltica”.

“La segunda etapa tiene que ver con la recuperación de esas hectáreas ahora arruinadas, así que la Municipalidad trabaja para realizar un saneamiento ambiental, porque esas tierras se tornaron improductivas, están todas contaminadas por el desagüe irregular”, finalizó el jefe comunal actual.

Intento de expropiación

Cabe recordar que el inmueble rural está localizado sobre la ruta provincial 5 e identificado con las matrículas 15.077 y 15.078 del departamento Orán.

Allí, a poco de asumir el primero de sus cuatro mandatos, Jalit ordenó volcar los residuos urbanos. Así, parte de la finca privada fue convertida en un enorme basural a cielo abierto, que hoy ocupa cerca de 10 hectáreas, mientras otros sectores del campo terminaron arruinados por las descargas de dos deficientes y descuidados canales para lixiviados.

Para sacarse la soga del cuello, el todavía intendente Jalit empujó un proyecto de expropiación, que fue sancionado por la Legislatura salteña en 2014. La ley promulgada por el Ejecutivo provincial abarcaba una fracción de las tierras afectadas, en la que se proyectaron viviendas para familias originarias, junto a un nuevo vertedero de residuos sólidos urbanos, una planta depuradora de líquidos cloacales, un matadero de ganado menor y la ampliación del cementerio.

Las acciones iniciadas por el demandante Mario Adolfo Leal y su apoderado, Pablo Macarón, desembocaron años después en una sentencia que fue incumplida por el intendente Jalit. Por eso, la Justicia aplicó las sanciones económicas diarias contra las que el Ejecutivo municipal de Pichanal interpuso una apelación.

En febrero de 2019, en una audiencia, Jalit y el apoderado de la Municipalidad Joaquín Vélez, propusieron gestionar en un plazo de 120 días un nuevo proyecto de expropiación de la totalidad del catastro 15.078 de Orán, para su tratamiento y promulgación. Como alternativa, para dar por concluidas todas las acciones derivadas de la ocupación y afectación de la finca El Piquete, ofrecieron gestionar a través de un trámite compensatorio entre el Gobierno y el demandante una superficie rural o urbana en carácter de permuta, acción que nunca prosperó.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...