Tras 102 días surgen casos en Nueva Zelanda

El Gobierno de Nueva Zelanda confinó desde ayer y hasta mañana a 1,7 millones de habitantes de la ciudad de Auckland, la más poblada del país, tras confirmarse ayer cuatro casos de la COVID-19 tras 102 días sin detectar infectados por transmisión local.

Las autoridades de Nueva Zelanda elevaron la alerta al nivel 3 (restricción) en la ciudad de Auckland y al 2 (reducción) en el resto del país, vigente desde ayer hasta la medianoche del viernes.

El nivel 3 supone que los habitantes de Auckland vuelvan a aplicar el distanciamiento social de dos metros, se confinen en sus casas, con salidas limitadas, y reduzcan sus contactos a sus círculos cercanos.

Asimismo, se recomienda el uso de las mascarillas faciales, se limitan las reuniones a un máximo de diez personas y obliga a los restaurantes y bares a vender comida solo para llevar, mientras que los negocios podrán operar si no pueden hacerlo de forma remota, aunque sin clientes en sus instalaciones.

En el resto de los pobladores de Nueva Zelanda no estarán obligados a permanecer en casa, a menos de que estén enfermos, pero sí deberán respetar las medidas de distanciamiento social y limitar sus reuniones a un máximo de 100 personas.

Desde el anuncio de las medidas, los habitantes de Auckland acudieron a los supermercados y los centros de prueba para detectar la COVID-19, mientras que la Policía colocaba barreras en las carreteras alrededor de la ciudad.

Las autoridades sanitarias están investigando la misteriosa causa del rebrote, tras 102 días sin infecciones locales y haber cantado victoria contra el virus, con la hipótesis de que mercancías congeladas importadas podrían ser el origen de cuatro contagios detectados la víspera. "Estamos trabajando para encajar las piezas de este rompecabezas para saber cómo se infectó esta familia", declaró el director general de Salud de Nueva Zelanda, Ashley Bloomfield.

El Gobierno neozelandés, elogiado mundialmente por suprimir el nuevo coronavirus y restaurar prácticamente normalidad el pasado 9 de junio, anunció que cuatro miembros de una familia habían contraído la COVID-19, los primeros casos locales en más de tres meses, lo cual ha desconcertado a las autoridades, ya que ninguno de ellos había viajado recientemente al extranjero.

Por otra parte, examinarán las superficies de un centro de refrigeración de alimentos en Auckland, en el que trabaja una de las personas infectadas, para determinar si el origen de los nuevos casos procede de una carga importada.

Con 1.224 casos confirmados del nuevo coronavirus, entre ellos 22 muertos desde el inicio de la pandemia, el Gobierno neozelandés se mostró prudente al ordenar el confinamiento total de todos los centros para ancianos para evitar la muerte masiva.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...