Por el nivel de contagios,  comenzarán los testeos en barrios capitalinos

Estos días de aislamiento social preventivo obligatorio en gran parte de la provincia dejaron un espacio a las autoridades sanitarias para acomodar de mejor modo la estrategia para enfrentar la pandemia, sobre todo con la disposición de más cantidad de testeos. La mayor preocupación por los casos de COVID-19 ahora está centrada en capital y alrededores. 

En el norte provincial se registra un notorio descenso de los contagios luego de la explosión en la cantidad de pacientes que colapsó el sistema médico sobre todo en Orán y que fue una de las razones, entre otras, del despido de la exministra de Salud, Josefina Medrano.

En la capital salteña, los casos positivos de la enfermedad de coronavirus se mantienen en las últimas dos semanas en un promedio de 250 afectados por día.

“Los números siguen estabilizados en capital, lo importante es que no aumentaron y donde nosotros estamos observando una mayor proporción de negativos es en localidades del norte. Es un hilo de esperanza, de respiro, pero en capital se mantiene alta la cantidad de positivos”, explicó a El Tribuno, el jefe del programa de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud Pública, Francisco García Campos.

Desde el viernes pasado hasta hoy se implementa en Cerrillos el dispositivo Detectar, con el que se busca casa por casa, en determinados barrios con alta prevalencia de COVID-19, a las personas que presenten al menos un síntoma compatible con la enfermedad o sean contactos estrechos de positivos.

Ese programa arrancará mañana en la zona norte de la ciudad de Salta, con cuadrillas de 35 agentes. La medida resulta fundamental para contener el avance del virus y un cambio en la óptica para enfrentarlo: en vez de esperarlo en los hospitales, se lo va a buscar.

El primer y último sondeo de casos sospechosos en capital se realizó en julio pasado en ocho barrios colindantes a la avenida Paraguay y no se encontró ninguna persona con coronavirus. Para la campaña que inicia esta semana el resultado seguramente será diferente.

“En capital vamos a tener días que van a dar más casos y otros con menos, todavía estamos en una situación fluctuante. El promedio de 250 casos diarios aún no se sabe si es un valor que subirá o ya está estabilizado”, advirtió García Campos y aclaró que la pandemia en la ciudad “recién está comenzando”.

Desde la semana pasada también se empezaron a incorporar los testeos masivos al personal de Salud, de las fuerzas policiales y de los hogares para adultos mayores, que era un largo pedido por parte de los trabajadores más expuestos a la COVID-19.

Se montó una carpa gigante en el sector del helipuerto del hospital Materno Infantil donde funciona un centro de testo con capacidad de tomar hasta 1.000 muestras diarias que son analizadas en el laboratorio que tiene la Universidad Nacional de Salta.

Lo que funciona

El descenso en la cantidad de casos de COVID-19 en el norte salteño, principalmente en Tartagal y en el departamento Orán, tiene al menos tres razones para el epidemiólogo de la Provincia.

“Son localidades más chicas, han comenzado con el aislamiento social preventivo y obligatorio hace más de un mes y están incomunicadas esas ciudades, más una serie de restricciones que se aplicaron”, dijo el funcionario. “Cada municipio en forma conjunta con los hospitales han puesto todos sus esfuerzos e hicieron cerrojos epidemiológicos”, agregó. 

Señaló que en el departamento Rivadavia hubo focos puntuales en Santa Victoria y Morillo.
 

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...