La campaña de prevención de dengue no será casa por casa

Esta semana comienza la temporada de vigilancia intensificada de síndrome febril agudo inespecífico, que caracteriza a las enfermedades transmitidas por mosquitos, como dengue, zika y chikungunya. Este año, la pandemia de coronavirus afectará las tareas de prevención, ya que, para evitar contagios en un contexto en el que hay circulación comunitaria viral en muchas zonas de la provincia, la capacitación familiar, en la que agentes municipales explican a los vecinos cuáles son los signos y síntomas, los sitios de criadero del mosquito y otros métodos preventivos, no se realizará casa por casa.

El jefe del Programa de Enfermedades Transmitidas por Vectores y Otros Reservorios de la Provincia, José Serrat, explicó que en este momento "esta tarea pasa a ser de riesgo".

Como no se puede tener mucho contacto con las personas, se evalúa que esta actividad se realice a través de los medios de comunicación. Las capacitaciones familiares puerta a puerta se hacían cada año en los municipios de alto riesgo, que son todas las comunas de los departamentos San Martín, Orán, Rivadavia, Anta, Metán y Rosario de la Frontera.

Para llevar adelante esta tarea, se está trabajando con médicos epidemiólogos e infectólogos.

Serrat aseguró, que a pesar de las limitaciones que impuso la pandemia, durante todo el año se trabajó en la prevención de dengue, zika y chikungunya.

En los municipios de alto riesgo, se terminó con la fase ovicida, que es la eliminación de huevos de Aedes aegypti y ahora comienza la etapa larvicida, para matar a las larvas, de los huevos que no murieron.

El funcionario explicó que el método más efectivo de prevención es el descacharrado, que busca eliminar todos los recipientes y elementos inservibles que puedan acumular agua.

Las intendencias, a través de agentes municipales, se encargan de esta tarea y del sellado de pozos ciegos durante todo el año y, donde no se hace de manera masiva, se hace de modo selectivo todos los días.

"La tarea preventiva de dengue es todos los días un poquito. Si hacés todo ahora, llegás tarde", advirtió y observó que esto no depende solo de los agentes estatales, sino también de los moradores de la vivienda. "Esto nos compete a todos", señaló.

El trabajo en Capital

Desde la Municipalidad de Salta informaron que aún no comenzaron las tareas de descacharrado, pero que se están limpiando canales y espacios verdes.

Serrat aseguró que estas tareas son importantes y explicó que lo que se hace en Capital es el seguimiento ambiental básico, que es el saneamiento ambiental de espacios públicos y el control de puntos críticos, como gomerías y cacharrerías.

Mencionó que este no es un municipio de alto riesgo para dengue por una cuestión climática, aunque suele tener muchos casos por el gran flujo de personas.

Comentó que, en abril, una comisión se preparaba para hacer un manejo integrado estacional, trabajando en cada estación en las distintas etapas de vida del mosquito.

Serrat mencionó que en la ciudad hay áreas muy puntuales con transmisión de dengue, como en la banda norte del río Arenales, donde la última temporada de vigilancia intensificada hubo 76 casos positivos, lo que representa más del 40 por ciento del total de casos que hubo en Capital.

De acuerdo con la información que acercó el área de Epidemiología a la Justicia en el marco de un amparo vinculado con el río Arenales, desde el 1 de octubre de 2019 hasta el 11 de junio último, los centros de salud de salud de los barrios aledaños notificaron 114 casos sospechosos en la zona, de los cuales se confirmaron 76 y 45, solo en el barrio Ceferino.

Durante la vigilancia intensificada de síndrome febril agudo inespecífico, se detecta fiebre alta, de más de 38 grados, y otros signos y síntomas típicos de enfermedades transmitidas por mosquitos.

Cuando se identifica al paciente, se contacta a los equipos municipales para las tareas de bloqueo y control de foco; a personal de Atención Primaria de la Salud (APS) en Salta, para la búsqueda de febriles y al equipo de las bases nacionales de control de vectores, para eliminar a los mosquitos adultos.

Este trabajo se realiza, en las primeras etapas, en las nueve manzanas más cercanas a la vivienda donde se dio el caso sospechoso. La realización de estas tareas depende de la cantidad de casos y del personal disponible.

Cuando hay un brote, inicia la etapa de contención y, a partir de entonces, se mantiene la actividad de control de foco.

“El dengue llena los hospitales”

Serrat evaluó que las medidas de restricción a la circulación para prevenir contagios de coronavirus podrían tener un efecto favorable en el manejo del virus del dengue ya que “limitaría la explosión en otras zonas”.
Comentó que los brotes de dengue siguen las direcciones de las rutas 34 y 81, en sentido norte-sur, debido al tránsito de gente.
 “La persona infectada se desplaza e infecta a mosquitos de otra localidad”.

Importados

El funcionario mencionó que los primeros casos de dengue en la provincia son importados y siempre se evalúan los antecedentes de viaje, que suelen estar vinculados con Paraguay, Brasil y Bolivia.
Explicó que el dengue tiene un comportamiento explosivo y advirtió que “llena los hospitales”.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...