Gallardo y un manto de dudas sobre su continuidad en el millonario

El entrenador de River, Marcelo Gallardo, volvió a arrojar “títulos” por todos lados en una jugosa conferencia de prensa previa al viaje que realizó el plantel millonario ayer por la tarde rumbo a Brasil, para disputar la revancha de la semifinal de Copa Libertadores con el Palmeiras, en busca del milagro y la hazaña.

Las especulaciones sobre un supuesto “cansancio del Muñeco en medio de una mini-crisis futbolística del plantel, tras el empate 2-2 con Boca en la Bombonera, la durísima derrota 0-3 con el Palmeiras en la ida y un nuevo cachetazo el pasado fin de semana, esta vez por la Copa Maradona, con la caída 0-2 con Independiente, comenzaron a asomar. Y el mismo Muñeco reconoció que tras la Libertadores analizará y definirá su continuidad -o no- en River, donde lleva 6 años y medio dirigiendo sin pausas.

“No vine acá para hablar de mi continuidad. Cuando termine mi participación en esta Copa Libertadores haremos el análisis con mayor detenimiento y que me da razones para seguir o para no seguir. Cuando termine este mes hablaré con mi cabeza para ver cómo seguimos. Habrá que esperar un tiempito”, fue la inquietante respuesta del Muñeco que dejó preocupados a los fanáticos riverplatenses.

“No somos un desastre”
“Tenemos un partido que vamos a tener que remar porque vamos de atrás, contra un rival difícil y me quiero aferrar a esas posibilidades que tenemos”, lanzó Gallardo, a modo de mensaje positivo.

“Si somos efectivos, probablemente estemos en partido, nada más a eso nos tenemos que aferrar, hay que resumirlo a eso. Fue un partido de fútbol, donde cometimos errores y los pagamos caros. Ahora puede ser totalmente diferente. Esperemos salir rápido de la frustración, del bloqueo mental, en eso tengo que trabajar”, apostó el Muñeco para enviarle en el final de su alocución un mensaje contundente a sus detractores.

“Los que me están esperando, me van a seguir esperando. En todos estos años no nos hemos enaltecido o chapeado de lo que hicimos, porque no es nuestra manera de ser. Entonces en estos momentos no es una situación crítica, es un partido de fútbol que jugamos mal y perdimos. No somos un desastre. A lo largo de estos años aprendí a no comerme los elogios desmesurados que vienen cuando ganás y te enaltecen de una manera exagerada. Esto es fútbol”, concluyó el Muñeco.
 

Banderazo de River y “agrande” del rival

Tal como ocurrió en la ida de la semifinal, los hinchas de River protagonizaron un tradicional banderazo en Ezeiza para brindarle el último aliento al equipo de Marcelo Gallardo antes de que emprenda su viaje hacia Brasil, donde partió en horas de la tarde en vuelo chárter y donde enfrentará al Palmeiras con la mente puesta en lograr la épica.

La delegación recibió todo el cariño y apoyo de sus hinchas cuando salió en dos micros del predio de Ezeiza para dirigirse al aeropuerto internacional.

Por otra parte, mientras en River predomina la fe, en el Palmeiras hay confianza desmedida: ayer plotearon las tribunas de su estadio con una Libertadores más.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...