Finalmente, el Ente Regulador de los Servicios Públicos de la Provincia autorizó una suba tarifaria a Edesa del 21,78%, que los usuarios deberán empezar a pagar con las boletas que lleguen en febrero. La empresa de distribución de energía había solicitado un incremento del 35,4%, en base al aumento de los indicadores de costos que componen la factura del servicio eléctrico.
La diferencia entre lo que concedió el Ente y lo que pedía la firma no tiene que ver con discrepancias técnicas en el cálculo de la actualización tarifaria, sino en los meses que se tomaron en cuenta para aplicar la adecuación de precios. Edesa solicitaba una revisión para el período comprendido entre marzo de 2019 y noviembre de 2020. El Ente, en cambio, aceptó la suba hasta marzo pasado. Esto anticipa la posibilidad de que en este año se vuelva a conceder un nuevo aumento para la compañía.
“El aumento debería haber sido en mayo de 2020 y se pospuso hasta enero, así que, según la metodología, lo que normalmente se espera es que haya 12 meses de diferencia de costos. Ahora, si están reconociendo hasta marzo pasado, la nueva actualización debería presentarse en abril o mayo con costos hasta marzo de 2021. Nosotros estamos con los costos actualizados y corresponderá pedir en esa fecha una revisión y el Ente verá cuándo será la conveniencia de esa adecuación”, explicó a El Tribuno el gerente de Administración de Edesa, Jorge Salvano.

Durante la audiencia pública para el aumento de la boleta de Edesa, hubo fuertes reclamos de usuarios del norte provincial por recurrentes fallas en el servicio eléctrico.


Hay una fórmula que se aplica desde 2017 para la actualización tarifaria. Se determina mediante indicadores básicos: el índice de precios al consumidor que mide el Indec todos los meses, el tipo de cambio, el índice de variación salarial y la inflación mayorista. Hasta este año el resultado de ese cálculo era automáticamente concedido por el Ente y se llevaba a las boletas. Lo que cambió ahora es la implementación de una audiencia pública previo al aumento, pero, en definitiva, no hubo modificaciones con respecto a los indicadores que se tomaron en cuenta para implementar la suba.

Resumen

Salvano compartió un listado con el promedio de la actualización de precios de acuerdo a los usuarios de Edesa.
Los clientes residenciales con un consumo promedio de 104 kilovatios hora por mes (kwh/mes) pagaron $658 en su última factura por el servicio eléctrico y en febrero pasarán a abonar $797. La diferencia será de 139 pesos y se aplicará a unos 181 mil usuarios (el 57% de la cartera de clientes de la empresa y el cálculo del consumo siempre es en promedio).
A quienes tienen un consumo de 306 kwh/mes, que son unos 110 mil usuarios (35% del total), se les subirá el precio en $351 y sus boletas llegará a $2.210. 
El Ente Regulador también determinó un plan de pago para los usuarios que adeudan hasta seis boletas y están comprendidos dentro de las excepciones implementadas para las familias más afectadas económicamente por las restricciones impuestas por la pandemia de la COVID-19.
Para ellos el organismo provincial ordenó planes de pago de hasta 6 cuotas sin interés; 12 con tasa pasiva y 18 con tasa activa. En el caso de que se adeuden más de 6 facturas se deberán acordar planes de pago directamente con la empresa.
El plazo para la adhesión a las facilidades de pago será hasta el 31 de marzo, hasta cuando también quedarán suspendidos los cortes de servicio.
La empresa también deberá implementar una campaña para que los usuarios se capaciten e informen sobre la forma adecuada de leer sus facturas y así ejercer sus derechos.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

De 7 a 8.30 los colectivos será de uso exclusivo para alumnos, docentes y personal de salud y seguridad. ¿Estás de acuerdo con la medida?

Importante ahora

cargando...