Donald Trump, uno de los presidentes más polémicos en la historia de Estados Unidos, salió hoy de la Casa Blanca por última vez como mandatario y se instaló en Florida, dejando detrás un legado de caos y una nación fracturada.

"Estos fueron cuatro años increíbles. Hemos logrado tanto juntos (...) Nuestro Gobierno no fue normal", dijo el republicano en declaraciones de despedida en la base aérea de Andrews, cerca de Washington, al pie del avión presidencial que luego lo llevó a su club de golf Mar-a-Lago, donde planea residir.

"Volveremos de alguna manera", señaló, repasando lo que consideró sus principales logros: "la reconstrucción de las Fuerzas Armadas", el "mayor recorte de impuestos de la historia" y el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus en tiempo récord.

Sin mencionar por su nombre a su sucesor, el demócrata Joe Biden, y luego de tomar la decisión sin precedentes de no asistir a su investidura de hoy, Trump deseó suerte al futuro Gobierno del país, al tiempo que lanzó un mensaje a sus partidarios.

"Siempre lucharé por ustedes. Estaré vigilando. Estaré escuchando, y les digo que el futuro de este país nunca ha sido mejor", declaró.

"Deseo al nuevo Gobierno mucha suerte y mucho éxito. Tienen los fundamentos para hacer algo realmente espectacular", agregó, citado por CNN.

El mandatario saliente agradeció a la primera dama, Melania Trump, y a toda su familia, que lo miraba desde un costado del atrio, por su respaldo.

El avión presidencial Air Force One despegó mientras de fondo sonaba a todo volumen la versión de Frank Sinatra de la famosa canción "A mi manera".

Poco antes, junto a la primera dama, Trump salió caminando de la Casa Blanca y saludó a las cámaras sobre una corta alfombra roja, antes de abordar el helicóptero oficial Marine One en dirección a la base de Andrews, estado de Maryland.


Cuatro años después de su propia investidura, en la que presentó a Estados Unidos como un país en decadencia, Trump deja el cargo sometido a dos juicios políticos, con millones de desocupados adicionales y más de 400.000 muertos por coronavirus.

Tras su mandato, el Partido Republicano perdió la Casa Blanca y ambas cámaras de Congreso, y ahora enfrenta un futuro incierto marcado por las divisiones internas en torno a la figura de Trump y sus ambiciones electorales futuras.

El presidente saliente será recordado para siempre por el acto final de su Presidencia: incitar el asalto al Capitolio de una muchedumbre de partidarios para frustrar la certificación del triunfo de Biden en las elecciones del año pasado.

Cinco personas, entre ellas un policía del Capitolio, murieron en los escandalosos desmanes, que horrorizaron a la nación y derivaron en la apertura de un segundo juicio político a un mismo presidente, algo sin precedentes en la historia de Estados Unidos.

 

 

Trump será el también el primer presidente de la historia moderna en boicotear la ceremonia de investidura de su sucesor, aún enojado por su derrota y manteniendo en privado que Biden y los demócratas le robaron la elección.

Funcionarios republicanos de varios estados y miembros de su propio Gobierno, entre ellos su exfical general, rechazaron esos argumentos, también desestimados por decenas de jueces de todo el país en respuesta a decenas de demandas interpuestas por Trump.

De todos modos, Trump decidió no participar de ninguna de las simbólicas tradiciones de traspaso pacífico del poder, incluyendo la acostumbrada recepción en la Casa Blanca de la nueva familia presidencial, un día antes de la investidura.

En el momento de la asunción de Biden, Trump ya estaba en su nueva residencia en Palm Beach, donde llegó tras darse un despedida con alfombra roja, banda militar y 21 salvas de cañón en la base de Andrews.

Asesores habían aconsejado a Trump pasar los últimos días en el cargo tratando de destacar los logros de su Gobierno, como la aprobación de recortes de impuestos, eliminación de regulaciones estatales y normalización de relaciones en Medio Oriente.

Pero se negó y, en cambio, decidió hacer un único viaje a Texas para visitar la construcción del muro que ordenó extender en la frontera con México y difundir ayer un video en el que prometió a sus seguidores que "el movimiento que creamos apenas comienza"

Trump, de 74 años, se retirará en Florida con un pequeño grupo de exconsejeros de la Casa Blanca para delinear un futuro político que aparece muy diferente al de apenas hace dos semanas.

Antes del asalto al Capitolio, se esperaba que siguiera siendo el líder de facto del partido, con enorme apoyo popular -74 millones de votos en las elecciones de noviembre pasado- y grandes posibilidades de volver a candidatearse en 2024.

Pero ahora aparece con mucho menos poder, abandonado por muchos en su partido, enfrentado a un nuevo juicio político de comienzo inminente y vedado del acceso a Twitter, la red social que usó como forma de conectar con sus bases y comunicar sin el escrutinio de la prensa, así como de arma contra sus rivales.

En caso de ser condenado en el Senado por "incitación a la insurección" contra el Congreso, el magnate podría ser inhabilitado para ejercer cargos públicos y, por lo tanto, impedido de presentarse como candidato a presidente dentro de cuatro años.

Su último acto como presidente fue indultar a 74 personas, incluyendo a su exconsejero Steve Bannon, anunció la Casa Blanca.

Una hora antes de dejar el cargo, indultó también a Albert Pirro Jr, el exmarido de la jueza y presentadora de Fox News Jeanine Pirro, condenado por cargos de conspiración y evasión de impuestos.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...