Trabajan para mejorar la  seguridad del cementerio de Güemes

Desde hace varias décadas el cementerio local es utilizado como un lugar para el consumo de drogas y la ingesta de bebidas alcohólicas por parte de jóvenes y, lamentablemente, también por niños.
Aprovechando la vulnerabilidad del lugar ingresan en horas de la noche y las primeras horas de la madrugada en busca de elementos de valor para robarlos y venderlos a muy bajo costo.
Lo poco o mucho que logran recaudar es utilizado para satisfacer sus adicciones, práctica que llevan a cabo en el propio cementerio.
Debido a una rápida intervención del personal policial respondiendo a las alertas de vecinos cercanos en varias oportunidades se logró la detención de varios adolescentes, pero la detención fue solo por algunas horas y antes del mediodía la mayoría ya se encontraba de regreso en sus hogares y pensando en cómo volver a delinquir, lamentablemente, porque en la mayoría de los casos los detenidos eran menores de edad.

 Muchísimos nichos destruidos

En los años que el cementerio lleva siendo víctima de saqueos y destrozos la mayoría de los nichos ya sufrieron actos de vandalismo, como una respuesta a estos lamentables hechos, los familiares ya no dejan objetos de valor, la mayoría de los floreros son de plásticos o hechos con botellas descartables, las placas son confeccionadas sobre cerámicas en reemplazo de las de bronce, y las imágenes religiosas de metal son reemplazadas por imágenes en papel o fotos. Pero todavía quedan placas y objetos de metal que no fueron robados, por lo que el cementerio sigue siendo un atractivo para delincuentes.
Sobre las medidas que se van a tomar, el intendente Sergio Salvatierra anticipó que se va a incrementar la cantidad de serenos. “En lo inmediato lo que vamos a hacer es poner más serenos, pero el trabajo de ellos será simplemente avisar a la policía lo que pudiera estar pasando. Además, vamos a pedir a la policía que realice rondas más frecuentes”.
Con respecto a una solución definitiva al problema, el intendente reconoció que solucionar definitivamente “este problema es muy costoso. Tendríamos que cerrar con una tapia el fondo del lugar, reemplazando al alambre tejido actual, porque es por allí por donde ingresan. Existe un proyecto para ampliar el cementerio y para eso debemos acordar algunas cuestiones con el ingenio San Isidro. Si el proyecto sale, el tapiado habría sido un gasto inútil porque la ampliación es hacia el fondo del predio”.

 Hasta colchones dejaron

“Lamentablemente muchas personas ingresan como si estuvieran entrando a sus casas, hasta colchones encontramos en el interior”, expresó Salvatierra, quien lamentó las pérdidas de los objetos a manos de los vándalos.
“Todos contamos con un familiar descansando en el cementerio, es muy doloroso que destruyan nuestros recuerdos, vamos a trabajar en acciones que puedan minimizar los robos”, agregó.
El cementerio cuenta con un espacio de una hectárea aproximadamente, es muy grande para ser controlado por una sola persona sin que corra riesgos. Sobre este inconveniente un exsereno, Sergio, dijo que “para un sereno el cementerio es peligroso, estuve un par de años y pude comprobarlo, porque las personas que ingresan están bajo el efecto de las drogas o el alcohol, es un lugar muy grande para recorrerlo y si se sorprende a alguien no se sabe cómo pueden llegar a reaccionar, o si están armados”.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...