Travesía a caballo en honor al  bicentenario güemesiano

Carlos “Boti” Lecuona, luchador y defensor de los derechos de las personas con discapacidad, orador especialista en motivación y actual coordinador de Accesibilidad en el Gobierno de la Provincia de Salta, organiza una travesía a caballo en honor al Bicentenario del Paso a la Inmortalidad del Héroe Nacional General Martín Miguel de Güemes, que se cumple este 2021. 
“Al hablar de nuestro general Güemes me dan ganas de largarme a llorar. Me emociona hablar de nuestra identidad salteña. No hay que olvidar de dónde venimos. Eso nos da el fundamento de nuestras vidas”, expresó Lecuona. 
Contó que el próximo 15 de abril un grupo de más de 10 salteños partirá desde el monumento a Güemes en la Capital Federal, Buenos Aires, y emprenderá un recorrido de 54 días, a lo largo del cual se sumarán más participantes. El trayecto incluirá el interior de esa provincia, Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero y Tucumán, hasta llegar a Salta. 
“Haremos alrededor de 40 kilómetros por día en promedio. Vamos a usar un caballo a la mañana y otro a la tarde. Habrá dos horas de descanso al mediodía y la idea es llegar a cada lugar a las seis de la tarde para poder hablar de nuestro general, de Salta y de nosotros con la gente. Transmitiremos nuestro mensaje y eso no tiene precio. Será un orgullo”, anticipó. 
Añadió: “Estoy muy contento por lo que vamos a hacer. El Gobierno de la Provincia, nuestro gobernador, Gustavo Sáenz, se puso a la cabeza de este desafío y nos colaboran. A mí me da placer esto”. 
Lecuona expresó que continúan buscando apoyo y que el próximo lunes harán un recorrido en auto para tratar temas relacionados al hospedaje, las paradas y logística. “El entusiasmo del interior de nuestro país es extraordinario. Debe ser que la necesidad de hablar de los valores de nuestro origen esta muy latente y el hecho de poder sacar a esa latencia, exteriorizarla, a mí me tiene muy contento”, destacó. 
Convocó a todas las personas interesadas en participar. “Quienes deseen hacerlo simplemente se tienen que comunicar con nosotros. Hay miles de maneras. La Agrupación Tradicionalista Gauchos de Güemes y su presidente Francisco Aráoz nos da la oportunidad de generar este esquema así que invito a todo aquel que quiera ser parte en todos los ámbitos posibles a que simplemente se ponga en contacto con nosotros”, dijo Lecuona. 

“La felicidad”

Boti Lecuona trabaja en defensa de los derechos de las personas con discapacidad desde hace muchos años. Fue funcionario municipal y actualmente provincial. También brinda charlas motivacionales.
A ser consultado sobre cómo comenzó en su labor, contó: “Soy un obsesivo de la felicidad. De ahí empezó mi trabajo por la discapacidad hace muchísimos años y en virtud de la consideración errónea, creo yo, de que la discapacidad es igual a desgracia. La discapacidad puede no ser una desgracia pero para que no sea una desgracia hay que trabajar, más que apuntado en la discapacidad puntualmente, a todas aquellas cosas buenas que se pueden sacar de ella o en aquellas no tan malas y digo esto porque hay una muy mala costumbre de siempre esperar y hablar de las cosas en perfectas condiciones, y las cosas en perfectas condiciones prácticamente no existen”. 
En este sentido destacó la importancia de encontrar un equilibrio. “Hay que buscar un término medio y pensar: yo estoy muy bien si estoy mejor que ayer. Estar mejor que ayer no quiere decir definitivamente estar perfecto, pero eso me ayuda y es lo que trato de inculcar”, remarcó. 
Y agregó que busca darle a las madres y padres de chicos con discapacidad la oportunidad de ver ese segundo camino. “A mí me funcionó y muy bien. Los primeros 18 años de mi vida me quejé mucho y, curiosamente, ese tiempo lo perdí hasta que resolví no quejarme más. Pasaron 22 años hasta que llegué a esa posibilidad de decir que soy un rengo feliz. Me costó realmente mucho esfuerzo. Creo que es un error de mucha gente el sentarse a esperar que las cosas se acomoden para poder considerar que son felices”. 
Aseguró que posee una suerte de receta para la felicidad. “Es sumar segundos de sonrisa. Que quede claro que no estoy hablando de carcajadas y momentos perfectos, sino de los segunditos de aquellas pequeñas cosas que me hace bien, que me motivan. Si soy una persona medianamente pícara ¿Qué voy a hacer? Voy a pensar: hoy me reí 18 veces, bueno vamos a tratar de reírnos 19 mañana”. 
Contó que afrontó 50 cirugías y que tiene 40 años. “Hace 18 años que no duermo porque la vejiga no me deja. Tengo la posibilidad de concentrarme en eso pero no quiero. Es una decisión personal. Es una realidad que sí vivo, que molesta, duele pero hay otra realidad en mi vida, depende de mí buscarla de manera obsesiva”. 
Hoy me pasa de que cuando tengo esas noches en las que no duermo, puedo concentrarme en pensar qué va a ser lo bueno que voy a hacer mañana y no quedarme pensando, como me pasé pensando muchos años de mi vida: “Que desgracia la mía, no duermo” Entonces cuando pude salir de ahí, realmente todo cambió. 
Con la queja uno no gana absolutamente nada, entonces desde ese lugar de haber encontrado pequeños caminos para poder mirar la vida desde otra perspectiva es que empecé a trabajar en mi relación con la discapacidad de otras personas”, finalizó. 

Derribar preconceptos equivocados

Boti Lecuona manifestó que hoy en día es común que la gente piense más en las desgracias antes que en lo positivo. “Cuando uno hace un clic se convence de que ese camino no lleva a ninguna parte. Insisto en que hay que buscar aquellas pequeñas cosas que te hacen bien. A mí, por ejemplo, me hace muy bien relacionarme con los animales. Vine acompañado por Coya, mi perrita que tiene cinco años y es mi sombra. El caballo también me genera un beneficio absolutamente extraordinario”. 
Lecuona relató una anécdota de 2016, en el marco del Bicentenario de la Patria. “Fuimos a Tucumán. Y soy completamente discapacitado. Tengo problemas en casi todos los órganos. Soy 1,70 metro de despelote, pero tengo el espíritu sano y por él fue que llegué, arriba de mi caballo. Todos ahí estaban convencidos de que yo no llegaba, esa es la consideración que quiero cambiar. Esos preconceptos equivocados que no ayudan porque cuando vos considerás que esa persona con discapacidad la está pasando muy mal, la mirás con pena y duele. ¿Por qué me vas a mirar con pena si yo tengo muchas más ganas de vivir que vos?”

“En el lugar del otro”

“Boti” Lecuona considera que si bien hoy hay un poco más de conciencia en la sociedad sobre la discapacidad, también hay miedo y falta mucho por cambiar. “Pero estamos en el trabajo. El preconcepto no es maldad, sino absoluta ignorancia porque hay una incapacidad absoluta de ponerse en el lugar del otro y comprender. Hay que trabajar para derribar los preconceptos. Esto que vamos a hacer durante 54 días se trata de eso”, hizo hincapié. 
 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

De 7 a 8.30 los colectivos será de uso exclusivo para alumnos, docentes y personal de salud y seguridad. ¿Estás de acuerdo con la medida?

Importante ahora

cargando...