El coronavirus no cede en la Argentina. El ritmo de contagios sigue creciendo y es similar a los peores momentos de la pandemia en el país. En el Gobierno están preocupados y temen un desborde, por lo que analizan medidas restrictivas en la circulación y las actividades nocturnas. En la Costa Atlántica, en tanto, reforzaron los controles para evitar las fiestas clandestinas.

Alberto Fernández recibió a Axel Kicillof y a Horacio Rodríguez Larreta. La reunión sorprendió porque no estaba en la agenda presidencial, sino que fue convocada de apuro. El motivo: definir los pasos a seguir ante el crecimiento exponencial del índice de casos en las últimas semanas, sobre todo entre los más jóvenes, la franja etaria donde los contagios se multiplican.

De hecho, el Gobierno ya lanzó una campaña que apunta al público de entre 20 y 30 años, el grupo más afectado por el virus y con mayores descuidos. En ese sentido, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero publicó un particular spot en su cuenta de Twitter. “Practiquemos la ciudadanía para evitar la segunda ola de COVID-19”, alertó el funcionario.

“Toque que queda sanitario”, una de las posibilidades

En el encuentro, del que también participaron el titular de Diputados, Sergio Massa; el legislador oficialista Máximo Kirchner; y el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, el Presidente comunicó la opinión de los especialistas que lo asesoran y sugirió la posibilidad de tomar cartas en el asunto. Por ahora, el Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO) rige en el país hasta el 31 de enero, pero la adopción de un nuevo rumbo para evitar un desmadre parece cuestión de tiempo.

Uno de los integrantes de la mesa de expertos con voz y voto en la Casa Rosada, el infectólogo Eduardo López, aseguró este sábado que si los casos siguen subiendo, “va a haber medidas restrictivas importantes”. E indicó que consideran implementar un “toque de queda sanitario a partir de las 22 horas”.

“Francia lo hizo a partir de las 18 horas y España a partir de las 20”, comparó el especialista.

Las fiestas clandestinas y el crecimiento de casos

Una de las principales preocupaciones en medio de los rebrotes es el crecimiento de las fiestas clandestinas en diferentes puntos del país. Entre las celebraciones por el Año Nuevo y la llegada masiva de jóvenes a la Costa Atlántica, los encuentros se multiplicaron y resultan uno de los principales focos de contagio.

Es que el crecimiento de las fiestas clandestinas en todo el país coincide con la suba de infectados, que a su vez encierra un dato: hay un incremento de casos en jóvenes de entre 20 y 30 años, que son los que más circulan y tienen mayor cantidad de contactos sociales diarios. Y son, en definitiva, los que más contagian.

Temor por la temporada de verano

En paralelo, el inicio de la temporada de verano y el traslado de una gran cantidad de turistas a las localidades balnearias generan una mayor preocupación en las autoridades.

Mar del Plata, principal destino turístico del país, registró en los últimos días la mayor cantidad de casos desde octubre. Y los destinos más chicos corren un riesgo todavía mayor, si se repara en que los lugares frecuentados por los visitantes son más acotados y la infraestructura sanitaria es mucho más reducida.

“Si hay un brote en una ciudad chica, enseguida la saturación hospitalaria se evidencia. Yo temo que una familia, ilusionada después de un año duro, quiera vacacionar y, de repente, un intendente dice. no entra más nadie a mi pueblo”, sentenció Luis Cámera, médico clínico e integrante del comité de expertos que asesoran al Gobierno.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...