Güemes, centro vital del corredor  bioceánico

Hace pocos días la Legislatura salteña sancionó una ley que autoriza a la Provincia a donar al Gobierno nacional 40 hectáreas para construir un nodo logístico intermodal y puerto seco en proximidades del Parque Industrial, de la Zona Franca y de la Central Térmica, vecinos a la ciudad de General Güemes. 
La decisión de construirlo en ese departamento deriva de un Convenio Marco de Cooperación entre el Gobierno de Salta, el Ministerio de Transportes nacional y la empresa Belgrano Cargas SA, con un acuerdo específico a los efectos de ejecutar el proyecto. 
El espacio donado tiene por finalidad exclusiva emplazar, operar y explotar un nodo multimodal que constará de una terminal ferroviaria, estacionamiento de camiones, playa de contenedores y puerto seco con depósitos fiscales. 
Se calcula una inversión de US$19 millones. El perimetrado, nivelación y construcción de accesos ya los lleva a cabo la Provincia; más adelante Belgrano Cargas edificará la estación de trenes. Todo estaría concluido en cuatro años, generando decenas de puestos de trabajo actuales y futuros.
En casi todos los países del mundo la logística se ha organizado -desde principios de los ’80- por medio del “transporte multimodal”, caracterizado por el traslado nacional o internacional de mercaderías en más de un tipo de transporte (carretero, ferroviario, aéreo, marítimo, fluvial) o mediante combinaciones de una misma transportación, con un contrato único por ruta y destino.

Geoestrategia explícita 

En mi consideración, la construcción del nodo tiene para la geoestrategia salteña una significación equiparable a la aún desvalida propuesta de aprovechamiento integral del Bermejo, dada su vinculación con el Corredor de Capricornio. 
La Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA) es un foro internacional creado en una cumbre sudamericana (Brasilia, 2000), con el objetivo de promover la integración regional mediante financiamiento del BID, de la Corporación Andina de Fomento y del Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata. 
Entre las “iniciativas” definidas está la del corredor que unirá el puerto de Santos con los de Antofagasta/Mejillones e Iquique (distantes a 3.200 km), aprobado en diciembre de 2015 por el Consejo del Mercosur -Declaración de Asunción-. 
Cruzará la sabana paraguaya por la ciudad Capitán Peralta, entrará a territorio argentino por el paso de Misión La Paz, bajará por Tartagal y se bifurcará hacia los pasos de Jama, Sico y Socompa, en dirección del Pacífico. 
Así, el nodo integrará la región del Norte Grande Argentino con el Centro Oeste Sudamericano, es decir Zicosur, para proyectarse al resto de Hispanoamérica. Se justifica ampliamente en función de una construcción colectiva con objetivos estratégicos de mediano y largo plazos, aún poco definidos en varios aspectos. 

 Vértice estratégico 

Aparte de los beneficios que genera la construcción de los distintos sectores de servicios, el nodo mejorará la logística y abaratará los costos de transportes. Pero es bastante más que eso.
Su ubicación realza la condición estratégica de la capital departamental como zona de enlace norte-sur y este-oeste, atravesada por la ruta 34, los ramales del FC Belgrano a La Quiaca, a Barranqueras por Avia Terai, a Socompa y a Pocitos; y por disponer de conexión aérea desde El Cadillal y El Aybal. 
Güemes es también un eje de integración provincial, en tanto una autopista conecta el Valle de Siancas con los valles de Metán y Rosario de la Frontera, los cuales a su vez articulan hacia la llanura chaqueña. 
El nodo atañe no solo a la ciudad de General Güemes, al departamento y a nuestra provincia, también involucra a la provincia de Jujuy. Por eso cabe prestar especial atención al cuadrilátero geoestratégico, cuyos lados van de 60 a 100 kilómetros, con vértices en las ciudades de Salta, San Salvador, San Pedro y General Güemes. 
Esa área involucra directamente a los departamentos salteños de Gral. Güemes, Capital y La Caldera, y a los departamentos jujeños de Manuel Belgrano, Palpalá, El Carmen, San Pedro y San Antonio, y a sus respectivas áreas de influencia. Dentro de sus 11.390 km² habitan alrededor de 1.260.000 personas con historia e idiosincrasia idénticas. 
En esa subregión de características geográficas similares, compartimos cuencas hídricas, se produce tabaco, caña de azúcar, maíz, porotos, electricidad, cemento, aceros, cría de ganado mayor y menor, maderas, cítricos y hortalizas. 

 Algunas propuestas razonables 

Adolfo Koutoudjian, en Geopolítica argentina (Eudeba, 2021), considera que el de región es un concepto flexible: hay regiones provincias, regiones territorios, regiones países y regiones continentes. Esos modelos y sus realidades heterogéneas están implicados en la proyección del nodo de Güemes. Por tanto, debiéramos analizar sus implicancias desde las ópticas departamental, provincial, del Norte Grande, Zicosur, Mercosur, Cuenca del Plata, con visión de Polo Sudamericano. 
Entonces, sería importante implementar una comisión legislativa de seguimiento para verificar los avances de obra en tiempo y forma, y participe en la negociación de la futura administración de la terminal, que es todo un tema. A su vez, el Gobierno provincial tendría que procurar el acompañamiento de las demás provincias de la región Norte Grande Argentino, por los beneficios indirectos que les alcanzarán. 
A su vez, elaborado en marzo de 2016 un plan de logística provincial con carácter de política de estado, nuestro Consejo Económico y Social no puede estar ajeno a todo lo que involucre al nodo y a su funcionamiento posterior. Por lo que me atrevo a sugerir que en su seno también se promueva una comisión de seguimiento, involucrando a sectores intermedios directamente interesados, que son varios. 
Por último, urge una alianza estratégica con nuestra gemela Jujuy, plasmada en un tratado parcial de los previstos en el art. 124 de la Constitución Nacional. No solo se trata de minería, turismo, conexiones internacionales y tantos más temas comunes, sino de visibilizar aquel “Cuadrilátero” llamado a constituirse en uno de los principales polos de desarrollo de Argentina con visión regionalista. 
La sinergia salto-jujeña hará más fuerza a la hora de reclamar atención federal para su infraestructura comunicacional: el “fantasma” AMBA siempre sobrevolará... 
Mientras las dirigencias -todas, no solo las políticas- sigan mirando apenas a la distancia de un tiro de piedra, estaremos condenados a cargar la pesada piedra y subirla al monte para que vuelva a caer. Una y otra vez.
Rescatemos la reflexión geopolítica para producir un cambio cualitativo hacia una cultura política regionalista en estos difíciles tiempos, en que las obcecaciones ideológicas de ambas veredas impiden mirar el bosque y el largo plazo. 
 

¿Alguna vez nos hemos preguntado qué entendemos por soberanía? El 20 de noviembre se conmemoró el Día de la Soberanía Nacional rememorando la batalla de La vuelta de Obligado ocurrida el 20 de noviembre de 1845. 
Este fue paradigma de la férrea voluntad desplegada por nuestros patriotas en defensa del patrimonio de todos los argentinos.
Los tiempos recientes muestran personas que reniegan de ese supremo derecho que es la soberanía.
Es vergonzosa la desidia de un Ministerio de Seguridad que en su manifiesta apatía permite ocupaciones de terrenos en la más absoluta discrecionalidad e ilegalidad en el sur patagónico, so pretexto de que se trata de tierras pertenecientes a los ancestros de esos falsos mapuches. 
Las usurpaciones, ya totalmente fuera de control, son verdaderos actos terroristas explícitos cuyo destino final es comercializar esas tierras habiéndose detectado la presencia de inversionistas árabes que estarían convalidando operaciones inmobiliarias a futuro.
Los habitantes de esas tierras con justos derechos adquiridos de posesión ven hoy usurpados sus bienes y violentados esos derechos; mientras las autoridades provinciales reclaman por regularizar esas situaciones, son desoídas por las autoridades nacionales en sintonía complaciente con los usurpadores. Es inaceptable la inacción de un gobierno postrado hasta este denigrante nivel de entrega del patrimonio nacional.
 Se trata de acciones inequívocas de traiciones a la patria.
Se ha llegado a un punto de no retorno del ridículo, plasmado ello en el pedido del embajador en Chile, país este que despliega una acertada política en este terreno, solicitando la liberación de Jones Huala, un delincuente que opera bajo el disfraz pseudomapuche, responsable de comprobadas tropelías en el sur argentino.
 ¡Cómo habremos caído como sociedad que en este cambalache de valores que hasta la desvergüenza pareciera ser hoy meritoria o virtuosa o por lo menos es lo que nos pretenden hacer creer. Con el Gobierno actual la capacidad de asombro está desbordada, tanto como los aluviones de negligencia y mala intención.
 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...