La UAR comienza a planear el regreso a la competencia

La Unión Argentina de Rugby (UAR) comenzó a planificar el regreso de la actividad a las canchas de todo el país después de un 2020 nulo en juego debido a la suspensión generalizada que causó la pandemia de coronavirus. Solo hubo actividad a grandes niveles con la participación de Los Pumas en el Tres Naciones, pero en cada provincia la guinda no picó creando un vacío que nunca se vivió en la historia de ese deporte. 
A través de reuniones, la UAR comenzó a bajar línea a las uniones provinciales para que estas sean las que establezcan sus formas de competencia cumpliendo siempre los protocolos y medidas preventivas para evitar el contagio entre los protagonistas del juego. 
Si bien no hay una fecha exacta para el regreso de los torneos juveniles de mayores, ya existe un sistema de pasos que se deben cumplir para que cada entidad inscriba o sume jugadores para participar en la temporada 2021. 
En los partidos, al ser actividades oficiales y tener cobertura del Fondo Solidario, se deberá utilizar la tarjeta electrónica de partido (TEP), donde se tendrá que registrar todo tipo de lesiones, entre otras incidencias. La sugerencia de la UAR es también monitorear el acondicionamiento de los jugadores, según los protocolos sanitarios.
Al momento de la inscripción el jugador deberá indicar si ha sido diagnosticado con COVID-19 positivo. El rugbier que confirma esta situación activará el protocolo en el sistema y quedará inhabilitado para cualquier tipo de actividad física, hasta tanto presente el apto cardiológico post COVID-19.
Los estudios y análisis que se requieran para este apto cardiológico serán indicados por el médico tratante. Al momento de presentar su evaluación precompetitiva, la misma deberá incluir la fecha de alta médica epidemiológica y deberá adjuntar un apto cardiológico post COVID-19. 
El club será el encargado de habilitar al jugador cuando cumpla con la presentación de la documentación. En tanto, el jugador que no ha sido diagnosticado con coronavirus positivo presentará su evaluación precompetitiva o su apto médico de manera regular. Si este jugador, una vez inscripto, recibe un diagnóstico positivo deberá informar inmediatamente a su club y será inhabilitado de toda actividad hasta que presente el apto cardiológico. 
En el caso de los jugadores que hayan tenido contacto estrecho con una persona que hubiera sido diagnosticada con coronavirus o hubieren estado con sospecha, la UAR sugiere la presentación de un apto cardiológico post COVID-19. 
Cabe destacar que estos requerimientos también alcanzan a los árbitros. Cada réferi deberá estar registrado en el sistema de la UAR por un club en actividad de la unión que pertenece. Deberán realizar la evaluación precompetitiva siendo la unión la responsable de que se cumplan todos los pasos obligatorios. 
El rugby argentino tuvo escasa actividad el año pasado hasta el momento que se suspendió. 
A nivel infantil se llegaron a realizar algunos encuentros, hubo partidos amistosos entre los planteles superiores y como única competencia oficial para la uniones estuvo el Campeonato Argentino Juvenil. El seleccionado salteño jugó la primera fecha, se aprestaba a salir a la cancha para enfrentar a Buenos Aires en la segunda pero mientras estaban en el vestuario llegó la noticia de la suspensión total de actividades.
No se jugó el Regional del NOA, tampoco las competencias locales y abundaron los certámenes virtuales. El rugby volvió a la cancha solo para entrenar manteniendo la distancia y evitando jugadas de contacto físico que son muy comunes en el juego como el scrum, ruck y maul. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...