Un tercio de las cañerías de Aguas del Norte está  "totalmente destruida"

Como parte del plan de obras que la empresa estatal a cargo del servicio de agua y cloacas proyectó para este año, se encaró una auditoría sobre el estado de las cañerías que arrojó que un tercio está obsoleta. Luis María García Salado, presidente de Aguas del Norte, detalló que se trata de un "estudio nunca antes realizado" sobre las redes y que se "detectó un altísimo porcentaje totalmente destruido".

La mayoría de las redes con problemas, según indicó, pertenece a la capital, donde hay cañerías que ya no se usan en el mercado o implican un riesgo a la salud porque tienen elementos como el asbesto de cemento, que está prohibido desde el 2000 por resolución 845/00 y 823/01 del Ministerio de Salud de la Nación. En cambio, en el interior, al ser más nuevas las obras, las redes están en un mejor estado.

Las manifestaciones espontáneas de vecinos se multiplican en verano. Hay zonas que ya se volvieron tradicionalmente problemáticas en cuanto a la provisión del servicio, como el norte provincial o San Luis.

Aguas del Norte se lleva el 23 por ciento de los reclamos que se realizan ante el Ente Regulador de Servicios Públicos por problemas en la provisión.

Según dicen desde la propia empresa, se pierde un 55 por ciento del volumen de agua en la distribución y hay una deuda de la anterior gestión de 350 millones de pesos. Con deficiencias económicas y de servicio, el panorama de la empresa estatal es al menos desafiante.

Luego de asumir, García Salado denunció que "hubo falta total de gestión" y "ocultamiento de montos y determinaciones de obras". También recordó que el último año de gestión fue electoral. Su antecesor fue Lucio Paz Posse, que había sido candidato a intendente.

En este contexto, la empresa emprendió el análisis de situación para encarar el plan anual de obras para 2021. Se prevé un recambio de 343 mil metros lineales de cañería en capital y más de 600 mil cañerías de agua en el interior, sobre 4.876.369 metros de cañería de agua y 2.621.863 metros de cloacas.

El plan de obras que se proyecta para este año tiene previsto el recambio de cañerías según se informó. La licitación se realizará en marzo y los trabajos comenzarán por Solidaridad y Tres Cerritos.
 

El nuevo sistema ya no se hará por la calle, como históricamente, sino por la vereda. De esta manera se prevé que ante una posible falla, al no tener que romper las calles, las soluciones serán más prácticas.

La licitación para el recambio de redes será convocado en marzo. "Comenzaremos en barrios donde están más afectados por la rotura de servicios, como Solidaridad y Tres Cerritos, arreglando eso vamos incorporando más caudal mejorando el servicio", aseveró García Salado.

Las obras demandarán más de 2.600 millones de pesos y se proyecta absorberlas con la tarifa. Según el titular de Aguas del Norte, la tarifa va en camino de tener una desactualización de dos años y la revisión tarifaria integral que el Ente ordenó finalizaría a mitad de año. El último incremento fue en julio de 2019.

Además, Salado sostuvo que lo que se paga por el servicio, no se paga en "ningún lado". El tarifario de agua y cloacas se divide en tres zonas: la zona 3 de "barrios periféricos", donde se paga $700 ($500 corresponden al agua); la zona 2, compuesta por barrios sociales como los construidos por el IPV, donde se paga $800 ($510 por agua) y la zona 1, que incluye a Tres Cerritos y el paseo Gemes, donde cuesta $1.100 ($820 por agua). "En una casa de 4 personas, cada uno paga $150. Si nos permitían el incremento del 20%, el aumento sería de entre $80 y $200. Todo el mundo pide servicios, pero la única obra que podemos hacer es con tarifa", aseveró.

Solicitarán subsidios

Con un millonario plan de obras y a la espera de la revisión tarifaria integral que no se hace desde unos dos años, desde Aguas del Norte proyectan solicitar un subsidio.
Aseguran que, según los índices que marca el Ente Regulador de Servicios Públicos, el incremento debería ser del 60%, sin embargo, desde la empresa son concientes que este aumento no será autorizado. “Nosotros pedimos que hasta tanto se decida el porcentaje final, se nos autorice un 20 por ciento, pero fue rechazado”, explicó. 
En este orden de cosas, Luis María García Salado aseveró que “la Provincia va a tener que subsidiar. Supongamos que pida 10 para el incremento y digan te damos seis... Alguien tiene que poner el resto. Yo no tengo ningún subsidio, pero sí se le da, por ejemplo, a Saeta”, señaló.
Para resaltar la necesidad del subsidio, el titular de Aguas del Norte se refirió a las prestaciones y los costos que maneja la empresa, los cuales considera desequilibrados. En este sentido aseguró que, de las más de 140 localidades que hay en Salta, la empresa presta servicio en el 63%, “pero también en las localidades restantes“, advirtió en referencia al programa Atlas que se aplica en Santa Victoria y la Unión, entre otras localidades. 
En cuanto a los costos, Salado remarcó que el incremento del 22 por ciento que se autorizó para la luz, “incide en un 12 por ciento en los costos”, además de la modificación de las alícuotas del impuesto a las ganancias, por lo que “ahora Aguas tributa más”. También recordó que “faltan las paritarias”. Consultado por la polémica sobre los sueldos de los trabajadores que se generó a raíz de que se conociera el salario de un director de la empresa, Salado aseveró que “fue un recibo de sueldo extraodinario, que tenía items como vacaciones, que no se cuentan todos los meses. Hoy los sueldos de Aguas del Norte están por debajo de muchos sueldos de la Provincia”, dijo.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...