Rº de la Frontera: Las aguas servidas inundan, una vez más, el barrio Santa Ana

En el humilde barrio Santa Ana las aguas servidas inundan muchas de sus calles, provocando además de olores nauseabundos un verdadero peligro para el tránsito de todo tipo de vehículos.

Motivo por el cual los vecinos reclaman a Aguas del Norte el arreglo de cañerías y, por otro lado, a Obras Públicas de la Municipalidad de la Ciudad Termal por el mal estado de las calles del barrio.

Preocupados por la problemática, la cual se agrava al estar en plena época de lluvias, convocaron a El Tribuno para realizar un recorrido por los pasajes y calles más afectadas.

La caminata comenzó por la calle Avellaneda, bajando hacia Figueroa Alcorta, una de las esquinas más afectadas por el derrame de las aguas servidas.

Luis Sueldo, un humilde jubilado que vive en el Santa Ana, manifestó que la pérdida "ya tiene muchos años. Meses atrás, luego de innumerables reclamos a Aguas del Norte, se acercaron y solucionaron, pero resulta que hacia la derecha ahora hay otra pérdida".

En cuanto a los olores nauseabundos que inundan prácticamente todo el barrio, el vecino aseguró: "Esos olores son permanentes. Cuando llueve hay menos olor pero luego se vuelven a estancar las aguas y es lo mismo de siempre".

"Cuando hicimos los reclamos en la Municipalidad nos dijeron que esos arreglos les corresponden a Aguas del Norte. Lo ideal sería que esta empresa coloque cañerías nuevas en todo el sector".

"Sabemos que es un trabajo que no se hace de un día para el otro, que hay que levantar algunas calles unos centímetros para contener las aguas y los residuos de las cloacas, pero con eso se terminaría el problema", aseguró el vocero.

Desniveles notorios en las calles

Otro de lo problemas que tiene el barrio es el profundo desnivel que hay en muchas de sus calles y pasajes.

En torno a esto, el vecino consultado señaló que "nos dicen que los arreglos no los pueden hacer porque hay mucho desnivel, y que es difícil levantar las aguas, pero hay clases de bombas que se las instala, se las programa y trabajan solas", dijo con autoridad.

"Cuando el pozo se está llenando la bomba saca el agua, descarga el pozo y así funciona. No lo hacen porque no quieren", agregó convencido.

Respecto a la falta de cordones cuneta en algunas calles dijo que "también hemos reclamado la construcción de los cordones cuneta, al menos por la Alvarado, donde está la bajada, porque cuando llueve el agua entra a las casas".

"Hace como cuatro años empezaron la construcción del cordón cuneta pero no lo terminaron. Supuestamente era que ya volvían con las herramientas, que estaba pendiente, pero todo sigue igual".

"El problema es que al haber tanta agua servida, con las tormentas se inunda todo, es imposible entrar o salir. De hecho cuando alguna de las personas que vivimos en los pasajes nos enfermamos ni la ambulancia puede entrar a socorrernos", se lamentó.

Hacia el final de la calle Figueroa Alcorta hay una pequeña cancha de fútbol, otro de los lugares que resultó inundado por la lluvia y las aguas negras en los últimos días.

"Acá, además de estar inundado todo el sector representa un verdadero peligro al caer la noche. Al no haber iluminación, cualquiera que baje en una motocicleta se cae, se quiebra un brazo o directamente se mata", acotó el hombre.

"Por eso es que los vecinos insistimos con que las aguas servidas no deben existir sobre las calles y que a estas últimas hay que abrirlas, darles forma, hacer cordón cuneta y no como acá, que están las calles prácticamente pegadas a las casas y cuando llueve nos inundamos con porquería".

El jubilado recordó también que "meses atrás vinieron de la Municipalidad y rellenaron un poco, pero con las lluvias ese material de relleno se diluyó y todo el barrio quedó peor que la primera vez".

Un reclamo de 15 años

Los vecinos aseguraron que los reclamos de mejora de la infraestructura en el barrio Santa Ana cumplieron quince años.
El Tribuno pudo observar la colocación de bolsas de arena en las entradas de los domicilios, que los vecinos usan para contener las aguas. 
“Tuvimos que poner esos bordes de arena para que el agua no entre a las casas”, detalló un vecino.
“Necesitamos que traigan una máquina niveladora y es urgente despejar las calles de los pasajes, ya que no se puede entrar de tantos yuyos. 
Hay que tener en cuenta que estamos en época de lluvias y las alimañas no nos dejan en paz. Corremos peligro hasta de contraer dengue, acá estamos expuestos a todo”, dijo.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...