Preocupan las picadas nocturnas de motoqueros

En la Ciudad Termal son muchos los jóvenes menores de edad que se congregan en algún camino de poco tránsito, para llevar a cabo las "picadas" en las motos. Cabe señalar que, además de estar prohibido, es una práctica muy peligrosa que pone en riesgo la vida de quien lo practica.

Por ese motivo, desde la Dirección de Tránsito, en conjunto con personal policial, realizaron controles en los lugares elegidos para hacer estas picadas. Dichos controles se intensificarán también este fin de semana.

Carlos Salinas Ponce, director de Tránsito municipal, señaló a El Tribuno que "estamos realizando desde hace unos días los controles antipicadas. Hemos comenzado por el camino a Termas, que es la zona en donde más se juntaban los chicos y también en el camino que va a Los Baños".

Indicó que los jóvenes "al ver que los controles se hacían en estos dos lugares, decidieron trasladarse al camino que va al barrio San Martín, ubicado en la ruta provincial N§ 25".

"Los hemos tomado por sorpresa, junto a personal policial, pero nuestro fin no es realizar persecuciones, sino evitar algo peor, por ese motivo la idea era encontrarlos en ese acto", dijo el funcionario.

El director, preocupado, señaló que quienes realizan esta riesgosa práctica, en un noventa por ciento, son menores de edad. "El problema es que la mayoría de las veces, son menores de edad y luego los padres se enojan o se molestan con nosotros. Por lo general, el padre nos felicita cuando hacemos estos controles, pero cuando ya está involucrado el hijo, ahí les molesta", enfatizó.

Lomos de burro y carteles

Para subsanar la problemática de las picadas, las cuales también se llevan a cabo en algunos lugares dentro del ejido urbano, el director adelantó a El Tribuno que en estos días "se instalarán siete nuevas lomos de burro, que ya hemos marcado con obras públicas".

"También vamos a instalar cartelería preventiva en puntos clave, tales como en semáforos y escuelas. El objetivo es que los jóvenes tomen conciencia de los riesgos que implica esta práctica", dijo Salinas.

El tema de las picadas no es algo nuevo en la Ciudad Termal sino que es una práctica que comenzó aproximadamente en los años noventa.

En sus inicios, tanto adolescentes como mayores de edad lograron una organización tal que hasta había "quioscos ambulantes". Mientras que las picadas se llevaban a cabo, en lujosos autos o motos de alta gama, se vendía hasta bebidas alcohólicas a los presentes, mientras disfrutaban del adrenalínico espectáculo.

El director recordó que en aquellos años, "las picadas se hacían en la ruta, pasando el barrio San Martín. Corrían en vehículos y en motos, con el tiempo la policía se encargó de disolverlos, de a poco".

"El problema es que hoy en día, hay muchas motos y los adolescentes no usan la moto como una herramienta para trasladarse, sino que la ven como un elemento de diversión o una distracción, no se piensa con responsabilidad".

Por ese motivo, Salinas Ponce insistió en la importancia de las licencias para conducir. "Son otorgadas de acuerdo a las edades. Se las puede obtener cuando el futuro conductor se supone que está apto, maduro y responsable", señaló.

Y advirtió que "hay un punto muy importante: por más que se lleven a cabo numerosos controles; el principal gestor de la educación vial es la casa. Si los padres en sus casas no educan a sus hijos, difícilmente nosotros vamos a poder controlar esta situación".

Educación Vial en escuelas

Por todos los motivos mencionados, el director contó que próximamente, en las escuelas, junto a la jueza de Faltas, dictarán cursos de educación vial dirigidos a alumnos del cuarto y quinto año del secundario.

"La idea es realizar en las mismas escuelas los cursos para conducir, de manera tal que los chicos ya tengan su certificado el día que quieran sacar su licencia", informó.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...