El camino olímpico, de Orán al sueño cumplido de Tokio

Antes de cumplir 14 años Ramón Quiroga era un joven más de un barrio humilde de Orán que pensaba en el día a día, sin mucho más futuro que eso. “Lo que hacía era juntarme en la esquina con la vagancia”, dijo el salteño tratando de resumir aquellos años, donde no había un leve indicio sobre lo que le iba a tocar vivir años después. Por suerte tuvo a alguien que le pudo mostrar otro camino y hoy vive el satisfactorio momento de haber clasificado a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. 
El oranense clasificó a la mayor cita del deporte mundial gracias a su ubicación en el ranking del Comité Olímpico Internacional en la categoría de 52 kilos. Es el sueño que comenzó a palpar desde aquella vez que su hermano Gabriel lo sacó de esa “esquina con la vagancia” para llevarlo a un gimnasio, donde comenzaron a presentarse oportunidades que construyeron su carrera. 
A los 23 años, Ramón es uno de los mejores púgiles amateurs del país y desde hace varios años integra el seleccionado argentino de boxeo. Señaló que sin el boxeo su vida “iba a ser diferente. Uno va aprendiendo de sus errores, y de a poco fui viendo la realidad en ese momento, antes de comenzar con el boxeo y me doy cuenta que estaba mal”. 
El Hormiga vivió en Orán hasta los 18 años. De su ciudad natal partió hacia Mendoza para trabajar bajo las órdenes de Pablo Chacón, excampeón mundial pluma de la Organización Mundial de Boxeo y medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Salir de Orán fue necesario para encontrar herramientas y profesionales que pudieran potenciar su carrera en el deporte de las narices chatas.
De la mano de Chacón comenzó a ganar terreno, llegó a la Selección argentina y en 2018 obtiene la medalla de bronce en los Juegos Odesur que se realizaron en Cochabamba. En 2019 volvió a colgarse el bronce, esta vez en los Panamericanos de Lima. 
Ya en 2020 participó del certamen “Campeones del Futuro” organizado por la Asociación Mundial de Boxeo en Medellín, Colombia; ganó varios combates que servían de preparación para el Preolímpico de boxeo camino a Tokio. Antes de la realización de esa competencia aparece la pandemia con toda su fuerza, se cancela el Preolímpico y se postergan los JJOO. 
Ramón pasó a entrenar en un departamento de Pilar, Buenos Aires, donde convive con su hermano Jesús, tenista y que llegó a ser número uno del ranking argentino en 2019. El aislamiento no le quitó las ganas y en cuanto se levantaron las restricciones volvió al ring. 
En marzo de este año regresó al campo internacional compitiendo en Turquía; ganó otra medalla de bronce y se preparaba para un nuevo Preolímpico. La pandemia otra vez le dijo no al clasificatorio olímpico. Los cupos del continente se definieron por ranking y así el salteño se ganó el lugar que siempre buscó, el de representar a Orán, Salta y el país en los Juegos Olímpicos. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...