Escala el conflicto en el PO por la expulsión de dirigentes

En los peores términos, el Partido Obrero (PO) de Salta atraviesa un divorcio. Como suele suceder cuando termina un matrimonio, no parece haber marcha atrás en la separación de las partes por más que el fundamento que alguna vez las unió siga intacto, en este caso, la representación de la clase trabajadora, aunque ese término parezca un anacronismo en una provincia signada por el desempleo, la precarización laboral y la pobreza.

Se sumó un nuevo capítulo a la disputa por el sello del PO salteño que mantienen desde 2019 el sector conformado por Claudio Del Plá, Cristina Foffani y Pablo López frente al que representan Violeta Gil, Gabriela Jorge y Julio Quintana. Foffani y López encabezaron ayer una conferencia en la que repudiaron sus expulsiones del partido (que todavía está en proceso) junto a la Del Plá. Comunicaron, además, que apelarán "hasta las últimas instancias" esa decisión, que fue tomada por un tribunal de disciplina de la organización obrera.

VIOLETA GIL - FOTO: PABLO YAPURA

 

El anuncio de esa conferencia fue una de las notas más leídas en el portal web de El Tribuno y eso es, también, una noticia. El interés que despertó la pelea política en el PO puede leerse con el foco puesto en 2013, cuando el partido de izquierda obtuvo un resultado histórico y sorprendente en las legislativas provinciales con la elección de 9 concejales capitalinos, tres diputados y la senaduría por Capital; un par de semanas antes había logrado llevar a Pablo López a la Cámara Baja nacional. Las precarias condiciones socioeconómicas y la crisis de representatividad política de aquel año son similares a las actuales. Lo que fue el "voto castigo" capitalizado por el PO hace 8 años se podría estar conformando para las elecciones previstas para el 4 de julio próximo y de ahí es el atractivo que genera lo que pasa en la agrupación trotskista. Es una teoría.

Aún así, está claro que con el nivel de conflictividad que exhiben los dirigentes del PO, será muy difícil que ese partido pueda repetir una hazaña como la de 2013. Más bien, desde ese momento en cada siguiente elección le fue peor hasta llegar a la más deficiente en 2019, cuando ni siquiera pudo lograr una banca en el Concejo Deliberante capitalino.

Fuego cruzado

Foffani, López y Del Plá (actual diputado provincial) fueron expulsados bajo el argumento de que armaron otra agrupación distinta a la del PO.

"Armaron un expediente policíaco con un tribunal de disciplina, con un congreso trucho, resolución que fue anulada por la Cámara Nacional Electoral, por lo tanto consideramos que todo lo actuado por ese grupo es completamente nulo, esta expulsión llega en momento en el que se van a empezar a discutir las participaciones electorales, por lo que también creemos que tiene que ver con eliminar la competencia posible de quienes en la interna de 2019 hemos derrotado y duplicamos los votos de este grupo que viene nuevamente con maniobras de usurpación", dijo ayer Pablo López.

En tanto, Violeta Gil dijo a El Tribuno que Del Plá, Foffani y López "han constituido una corriente electoral, el FUT (Frente Unidad Trabajadora), con lo cual eso inviabiliza su pertenencia al Partido Obrero.

"Frente a esta situación, debemos actuar ante un cuadro que es hostil al Partido Obrero, ellos desarrollaron desde hace más de dos años atrás una política escisionista, ellos han abandonado la organización en 2019 y eso se consuma casi dos años después con la presentación del FUT, el corolario del abandono", agregó.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Política

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...