La perra Wanda ayudó a encontrar y atrapar a un femicida en Tucumán

Un hombre fue detenido como sospechoso de haber asesinado a una joven de 22 años, que fue hallada muerta en una finca donde tenía plantaciones de verduras, ubicada en una localidad del norte de Tucumán, informaron ayer fuentes policiales.

La detención del sospechoso del crimen de Nivia Gabriela Giménez, identificado con el apodo de "Johnny", se concretó durante un rastrillaje realizado en la localidad de Choromoro por personal policial de la Unidad Regional Norte (URN).

Si bien inicialmente las fuentes dijeron que el cuerpo de Giménez no presentaba a simple vista signos de violencia, por lo que no se sabía si había sido víctima de un crimen, en las últimas horas nuevos elementos se sumaron a la pesquisa y la investigación se orientó a un asesinato con un sospechoso identificado y ahora detenido.

"Se realizó un trabajo arduo, teniendo en cuenta las inclemencias del tiempo y la dificultad del terreno. Contamos con el despliegue de más de ochenta efectivos y veinte móviles de todas las unidades especiales de la policía, además de controles vehiculares para evitar el escape del sujeto", detalló el comisario Damián Soria, jefe de la URN, quien supervisó el operativo.

Pero en todo momento la policía de Tucumán no pudo evitar darle todo el crédito de la caza del femicida a la impresionante labor de un can adiestrado en búsqueda de personas vivas, Wanda.

La perra fue llevada por los policías de la vecina provincia hacia la zona de Choromoro, una intrincada geografía cercana al río Chuscha, y con solo oler una prenda del sospechoso condujo a los policías a través de campos, serranías y senderos con agua hasta señalar dónde estaba el prófugo, que al sentir los ladridos del can quiso huir cruzando el río.

Fue fundamental el trabajo de Wanda, la perra policía adiestrada en el rastreo de personas. El arresto se logró en la zona de Chuscha, a la altura del kilómetro 10 de la ruta 312, donde el hombre fue divisado y, al ser rodeado por la policía, intentó cruzar el río, aunque fue rápidamente aprehendido, sostuvo Soria.

Giménez fue hallada muerta el miércoles por la tarde en la finca Aragón, situada en la localidad de Choromoro, del departamento de Trancas, donde sus familiares la vieron por última vez el lunes.

Los investigadores señalaron que el detenido, oriundo de Bolivia, trabajaba como sereno en la finca que la víctima arrendaba junto a su cuñado.

En un primer momento la policía había informado que "Johnny" compartía el arrendamiento de tierras con la víctima, aunque luego se supo que era el cuidador de la noche.

Fue precisamente él quien se contactó con los familiares de la joven y le informó que la había encontrado muerta en la finca.

Familiares acudieron al lugar, junto a la policía, y hallaron el cuerpo de Giménez, mientras que "Johnny" ya no estaba, lo que generó sospecha a los investigadores que inmediatamente organizaron un operativo de búsqueda. El jefe de policía sostuvo que "es la única persona aprehendida y fue puesta a disposición de la justicia, pero la investigación continúa abierta".

.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...