La historia de las dos vírgenes peregrinas que llegan a Salta

Arquímedes Pignataro es el hombre que, de alguna manera, comenzó a tejer el hilo de la historia para la llegada a Salta de la Virgen Peregrina de Luján junto a nuestra Señora del Milagro, y otras tantas imágenes que se fueron sumando, luego de una odisea de más de 1600 kilómetros, por medio país.

Porque muchos saben que viene la Virgen del Luján con la Virgen del Milagro, pero no todos saben cómo (o por qué) es que se organizó para este bicentenario del paso a la inmortalidad de nuestro héroe libertario don Martín Miguel de Güemes una cabalgata gaucha con las imágenes ensilladas. La idea de gauchos vinculada a la Virgen siempre van de la mano.

Entonces fue que recurrimos a Arquímedes que es más conocido en Luján como "Poli", un hombre colorido de casi 74 años, ex docente, que cuando comienza a hablar fluyen historias de encuentros y coincidencias tan mágicas que sólo se pueden dar en un cuento de Osvaldo Soriano. Porque no se puede entender entonces que el hombre haya compilado un libro escrito por miles de testimonios de fieles cristianos dedicado al Papa Francisco y que, en su presentación promocional, en la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, haya conocido a Fernando García Bes, quien es uno de los gauchos salteños que traen las imágenes por las pampas y los cerros en una cabalgata de 50 días.

 "Eso sucedió hace 7 u 8 años cuando yo andaba presentando el libro: Papa Francisco. Argentina reza por vos. Escrito por tu pueblo que te ama.  Ahí lo conocí Ferdi (Fernando García Bes). Luego tenía que venir a Salta porque andaba recorriendo las provincias y la idea era llegar hasta el Perú, pero cuando llegué a la ciudad me quedé en la casa de Ferdi quien me mostró todo el recorrido guemesiano, los fortines y esta unión tan fuerte que existe entre el pueblo salteño con la Señora Patrona de Salta. Comenzamos una amistad que se mantuvo durante todos estos años", explicó Poli, desde su casa en Luján, cómo una cosa fue llevando a la otra.

"En enero de este año (2021) hubo un contacto con Ferdi y Boti Lecuona en donde me contaron sobre la idea de la cabalgata de la Virgen del Milagro desde Buenos Aires hasta Salta con motivo del Bicentenario de la Muerte Güemes. Ahí fue donde yo me animé, vaya uno a saber por qué cuestión o si será por mandato divino, a decirles que iba a preparar una réplica de la Virgen de Luján para que viajen las dos vírgenes peregrinas recorriendo la mitad de nuestro país", explicó el hombre.

"En mi casa me quisieron matar", ríe. "Pero yo lo mismo le dí para adelante con la palabra empeñada y pude cumplir", contó. Lo cierto es que el plan primero programaba una salida para el 14 de abril desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), pasarían el 16 del mismo mes por Luján y tomarían para el norte rumbo a Salta para llegar el 7 de junio. Lo cierto es que luego las disposiciones de restricciones preventivas por el coronavirus hicieron que les prohíban salir desde CABA y decidieron que la partida sea desde la localidad bonaerense el día de la fundación de la ciudad de Salta, el 16 de abril.

Ese día fue todo complicado. Las restricciones condicionaron todos los actos protocolares que se armaron con menos de 20 personas. Eran las autoridades de la ciudad más los gauchos y nada más. "Estaban los gauchos peregrinos, las imágenes, el intendente Leonardo Boto y nadie más. El Himno Nacional Argentino en el Cabildo, las bendiciones en la Basílica y los gauchos partieron. Yo fui el encargado de preparar a Nuestra Señora de Luján. La hicimos como la réplica exacta con un yeso especial que aguante el trajín del viaje. Tiene un ensillado de lujo que vino de la mano de la Sala Permanente de Malvinas y de empresas que nos ayudaron. Amigos que se prendieron en esta aventura como Silvestre Hoffman que hizo la plataforma de madera en donde transporta la Virgen y la imagen que fue realizada por Miguel Ángel Cárdenas, quien es el artistas que hizo también y hace años la réplica que hoy está en la Catedral de Salta. Se le hizo a nuevo una corona, un manto y una rallera. Esta impecable Nuestra Señora", dijo Pignataro.

Así salieron el 16 de abril, hace 50 días, para recorrer más de 1600 km. "Hay dos instituciones que trabajaron para que nuestra Virgen de Luján, Peregrina de a caballo, haya podido acompañar a los gauchos de Güemes en la Marcha del Bicentenario. La Agrupación Virgen Gaucha de la ciudad de Luján, con su presidente don Juan Miguel Rodríguez, fue la encargada de la recepción de los gauchos salteño. Daniel Martínez fue el encargado de hacer todo el ensillado y el carpintero Silvestre Hoffman hizo la plataforma donde va montada la Vírgen de Luján. Ellos fueron los anfitriones y se debe decir que el punto de partida de la Marcha del Bicentenario fue del predio la Virgen Gaucha de Luján. Luego se hicieron los actos protocolares en la Basílica de Luján. Sin su participación hubiera sido difícil que la Virgen de Luján haya podido cabalgar hasta Salta. La segunda institución es la Federación de Centros Tradicionalistas de la Provincia de Buenos Aires, con su presidente Darío González a la cabeza. Ellos los recibieron en cada pueblo por donde fueron dentro de la Provincia y estuvieron dentro de la logística y de la seguridad rural que acompañaron a los gauchos salteños el territorio bonaerense. Debemos agradecer a estas dos instituciones", declaró Pignataro.

En el camino continuó la sucesión de hechos dignos de la Divinidad en donde se le fueron sumando adhesiones, gestos de fe constantes, páginas en los diarios, y también otras imágenes acompañantes en la peregrinación.

"La Virgen de Luján es la patrona de todos los argentinos y en esta peregrinación demostró que su espíritu de fe federal. Una fe que une a todos los devotos de la Virgen del Valle, del Cura Brochero, de la Virgen de Sumampa, de Loreto y de tantas otras localidades que tienen a Virgen local, pero que la de Luján nos hermana a todos en una misma sintonía de fe argentina. Es un despertar de federalismo religioso único", dijo Poli entusiasmado.

Las vírgenes peregrinas pasaron por Córdoba y se les sumó un Cura Brochero, por Santiago del Estero una Virgen de Sumampa, una de Loreto y una Mama Antula.

Sobre las condiciones de prevención epidemiológicas asegura que "hay que seguir cuidándonos. No es necesario que salgamos a recibir a las imágenes por que eso traerá gran congestionamiento de personas y no es lo recomendable. Yo no puedo aún creer toda la movida que se armó en torno de esta peregrinación. Inicialmente la comenzaron los gauchos de Güemes, pero hoy ya es de todos, no sólo de los salteños, sino de la Argentina toda", concluyó.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...