Francisco Kvedaras: “Hay una muy buena oportunidad para crecer”

Francisco Kvedaras es gerente de AGV Servicios Mineros, una de las principales empresas que trabajan con la minería salteña, cuyo progreso fue de la mano del desarrollo de esa actividad productiva en la provincia. Por eso mismo, el panorama que brindó el directivo a El Tribuno es clave para entender la actualidad y el futuro de un sector en el que están puestas las esperanzas más fundadas de una mejora sustancial de la realidad económica y social de Salta.

¿Tras el cimbronazo del coronavirus, cómo se encuentra el sector que trabaja con la minería en la provincia?

En Salta el sector está con muy buenas perspectivas, a pesar de la pandemia y este contexto especial que vivimos desde hace prácticamente un año y medio. Si bien se sintió el golpe, en gran medida se siguió trabajando con los proyectos que estaban en curso. Por lo menos en nuestro caso continuaron las actividades, salvo algunas excepciones muy puntuales que se suspendieron. Al principio hubo algunas demoras, pero en definitiva gran parte de las obras y los proyectos siguieron su curso, adaptándose obviamente a la situación con el COVID-19, adoptando protocolos de viaje, aislamientos y estudios de hisopado, entre otros, que íbamos resolviendo.


¿Cuáles fueron las consecuencias de ese proceso de adaptación?

Demoras y lógicamente mayores costos que no se tenían contemplados, que son afrontados de común acuerdo entre las empresas. Se evaluó caso por caso y cada empresa fue adoptando su protocolo, asumiendo los costos y los contratiempos, en pos siempre de trabajar y concretar las obras que estaban en curso. Dentro de todo, hablando puntualmente de la pandemia, se incrementaron los costos, se dificultó un poco el trabajo, pero en general la mayor parte de las empresas siguieron trabajando a pesar de eso. Si bien al principio hubo un periodo de incertidumbre, luego se resolvieron.

¿Con qué tiene que ver esas bue nas perspectivas que mencionó al principio?

Podemos dividir a la minería en Salta en dos subcategorías: la parte metalífera y después todo lo que es la minería relacionada con el litio. En el sector metalífero ya hay una empresa trabajando, que hizo su inversión y contribución antes inclusive de la pandemia, que es Mansfield, que tiene un proceso productivo en marcha y sigue generando empleo con bastante estabilidad. Y después el sector del litio está en una etapa de definiciones, de empezar con construcciones. Hay muchas empresas que hicieron sus pedidos de estudio y construcción de plantas pilotos. En función de buenos resultados, varias compañías se decidieron a invertir a escala productiva, aunque todavía no hay ninguna que haya empezado la construcción en ese sentido, pero sí hemos recibido muchas consultas y solicitudes de cotización para arrancar con esos proyectos hacia finales de año y durante el año que viene.


¿Las compañías mineras que llegan a Salta buscan como primera opción a empresas locales para proveerles servicios o hay una competencia con firmas de otras provincias?

Hay una política y una concientización de parte de las mineras de que tienen que tratar, en lo posible, de buscar contactar a las empresas locales. La realidad es que también hay muchos proyectos que por envergadura o complejidad no pueden adjudicarse en su totalidad a empresas locales, porque técnicamente o por los tiempos que se manejan muchas empresas locales no cumplen con esos requerimientos, pero sí noto que hay un intención de parte de las compañías de buscar solucionar primero sus licitaciones con firmas locales. Lo que se está buscando también es que si las empresas salteñas no pueden llegar a cumplir los requerimientos, se busquen alianzas con las de otras provincias que tengan la capacidad, pero que cuenten como socio o subcontratista a las locales. De una u otra manera se va a tratar de darles la oportunidad de crecimiento y desarrollarse a los proveedores de acá. Y está en el desafío de las empresas salteñas tratar de cubrir esos estándares y la forma de trabajar que tiene el sector minero.

Es decir que todavía hay una gran posibilidad de crecimiento para el empresariado salteño....

Es una muy buena oportunidad para todo el sector privado relacionado con la minería en Salta, que provee servicios de distintos tipos, como movimiento de suelos, construcción, obras civiles y viales, el catering y la hotelería, todo siempre emplazado en la Puna. Creo que hay una muy buena oportunidad para crecer y desarrollarse.


¿Con cuántos empleados cuenta AGV?

AGV está compuesto por un grupo de empresas, de las cuales AGV Servicios Mineros, que es una de las principales del grupo, cuenta con 250 personas aunque hemos llegado a tener 350. En promedio estamos entre 250 y 300 trabajadores en plantilla. Entre todas las empresas del grupo hay alrededor de 500 personas trabajando.

¿Cómo están con las restricciones cambiarias, tienen dificultades con ese tema?

Definitivamente hay un déficit de disponibilidad de repuestos, equipos y maquinarias que son importadas, que hoy en día tienen escasez por las restricciones que existen a las importaciones. Eventualmente si uno demuestra que es un equipo que no existe en plaza, sin repuesto y es necesario para la actividad se termina liberando, pero los tiempos por la cantidad de burocracia producen muchos contratiempos. En uno de los temas a resolver de cara al futuro, si se quiere, por lo menos, que las empresas puedan desarrollarse. 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...