La logística para amortiguar el  impacto de la variante Delta

El Gobierno argentino, junto al Ministerio de Salud de la Nación firmaron un convenio con Aerolíneas Argentinas para el traslado al país de vacunas, sueros y otros elementos. El costo total rondará los 36 millones de dólares.

La empresa aérea seguirá siendo protagonista del arribo de vacunas e insumos a la Argentina, ya que en el Gobierno planifican la logística para los próximos 12 meses.

A cambio de millonaria cifra, se prevén 115 operativos especiales a diversos puntos del planeta.

La colocación de las ciudades de Miami, Dallas y Atlanta responde a las actuales negociaciones que el Gobierno mantiene con laboratorios estadounidenses como Pfizer, Johnson & Johnson y Moderna.

Sin embargo, en el Ministerio de Salud se mostraron cautos y ante la consulta solo atinaron a responder que "los destinos son de las plantas de producción de vacunas que están aprobadas actualmente".

La Argentina ya cerró un contrato por 20 millones de dosis para 2022 con Moderna para el próximo año.

El haber arribado a buen puerto con esta firma fue posible gracias a los cambios en la Ley de Vacunas que la Casa Rosada impulsó a través de un DNU, en el que quitó la palabra negligencia como atributo de responsabilidad del proveedor y reemplazó los términos "maniobras fraudulentas y conductas maliciosas" por "conductas dolosas", concepto incluido en el artículo 1724 del Código Civil y Comercial de la Nación.

El convenio tendrá una duración de un año y las partes deberán guardar confidencialidad respecto de toda la información que se proporcionen con motivo de las tareas encomendadas. Las facturas se presentarán en dólares, pero se pagará el monto calculando el tipo de cambio según la cotización del  Banco Nación.
 

Según el convenio marco, los aeropuertos desde donde se recogerán las vacunas e insumos estarán ubicados en las ciudades de Miami, Dallas y Atlanta, en los EEUU; Moscú, en Rusia; Seúl, en Corea del Sur; Amsterdam, en Países Bajos; San Pablo, en Brasil; México DF; Hyderabad, Delhi y Mumbia, en India, y Guangzhou, Shanghai y Beijing, en China. Algunos de estos sitios ya son conocidos por los pilotos de la línea de bandera, ya que allí fueron en busca de insumos durante la primera ola.

Ahora volverán a traer elementos médicos, biológicos y equipamiento para una nueva etapa de la lucha contra la COVID-19, que plantea el desafío de lidiar con la variante Delta, el linaje más peligroso de todos.

En cada requerimiento, Aerolíneas Argentinas deberá indicar tipo, peso, dimensiones de la carga, fecha y aeropuerto de retiro y contacto del freight forwarder y/o shipper.

El acuerdo se selló el 24 de junio pasado y lleva las firmas del presidente de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, y la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti. Desde la línea de bandera aclararon que el convenio aún no fue adjudicado y que el acuerdo busca "poder tener un esquema vigente y simple para cuando el Ministerio de Salud requiera los vuelos". Los voceros de la cartera ubicada sobre 9 de Julio dijeron que el acuerdo se activará en base a las necesidades futuras del ministerio. Durante buena parte de la primera ola los costos de los vuelos a Rusia y China por vacunas se mantuvieron ocultos, el costo que se pagará por estas nuevas operaciones trepa a los 36 millones de la moneda estadounidense.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...