“Vamos vamos, Argentina, vamos vamos a ganar, que esta banda quilombera no te deja no te deja de alentar”. Tronó el canto argentino en el Estadio Hockey Oi, de Tokio, Japón. Las Leonas celebraban así la clasificación a la final de los Juegos Olímpicos que terminaban de lograr al derrotar a la India en las semifinales. Todo un momento de desahogo tras un año inexplicable o no tanto. La pandemia puso todo patas para arriba y ellas pudieron expresar todo lo que vivieron en ese abrazo conmovedor del final.

El abrazo de todas y en particular el de Chapa y Micaela Retegui, DT y jugadora, padre e hija. Esa unión fraterna que emocionó a todos. “Es difícil pararse y hablar pero mas difícil es sentarse y quedarse callado”, dijo el entrenador una vez alcanzado ese gran objetivo. “Tercera final olímpica que tiene que ver con el premio al trabajo y a un proyecto del que estamos convencidos”, destacó.

“Si bien es mi viejo, lo veo como mi entrenador. Separamos todo, pero en los ratos libres, que son muy poquitos, tratamos de compartir momentos como padre e hija”, había contado la jugadora en medio de los festejos tras golear a Alemania (3-0), que significó volver a meter a la Argentina en la lucha por las medallas del hockey sobre césped, algo que entre hombres y mujeres no se corta desde Sydney 2000.

El llanto de Belén Succi

La arquera, ícono del seleccionado nacional, rompió en llanto apenas los árbitros decretaron el final del partido con la India que significó el pase a la final. Lloraba de emoción y alegría, y dejó una de las dedicatorias más emotivas:

“Mi hijo está en el colegio, quiero que lo saquen para poder decirle que mamá va a jugar una final que es de la vida porque si mamá lleva una medalla acá es una medalla de la vida después de haber pasado una pandemia juntos”.

Se abrazaban. Lloraban. Transmitían en redes la emoción del momento. Se miraban, convencidas y a la vez un poco incrédulas. Se aseguraron una medalla olímpica, pero quieren subir a lo más alto.

“No puedo procesar nada todavía, fue un partido durísimo. Las semis se juegan fuerte, India fue un rival durísimo, sabíamos que iban a salir con todo. No puedo más, creo que lo entregué todo, no puedo mantenerme de pie de los nervios, la emoción y el cansancio, estamos muy contentas, queremos disfrutar, bajar las revoluciones y pensar en lo que se viene, que es Holanda en la final y es durísimo”, dijo Agustina Albertario.

La Leona contó que “en este torneo no podés estar triste ni contento porque todo pasa muy rápido”, y recordó: “Solo nosotras sabemos lo que hicimos para estar hoy acá. Fueron dos años durísimos en los que casi no estuvimos en casa, pudimos seguir entrenando pero sin rodaje internacional”, repasó y sentenció: “Le agradecemos a toda la gente que nos apoyó porque eso se siente mucho”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...