Yariguarenda cuenta su mensaje de resistencia y de esperanza

Yariguarenda está ubicada 13 kilómetros al norte de Tartagal y allí residen unas 80 familias originarias guaraníes.

La reflexión, la defensa pacífica por su territorio, de sus costumbres y de sus saberes han sido una constante de esta comunidad que es aún más antigua que Tartagal, municipio al que pertenecen.

De hecho, Yarigua-rendá (lugar de los sapos) supo ser en los últimos años del siglo XIX una posta en la que viajeros que comercializaban con el sur de Bolivia solían permanecer en las noches entregados al descanso o evitando a los malvivientes que asolaban los montes norteños, en especial durante la noche más cerrada y que significaban un gran peligro en ese vasto territorio solitario y dominado por la naturaleza más agreste.

Hace algunos años los más jóvenes de la comunidad iniciaron un lento pero sostenido trabajo, con la paciencia que los caracteriza y con espíritu reflexivo: "Comenzamos a pensarnos a nosotros mismos a través de los relatos que fuimos recogiendo a partir de conversaciones, entrevistas individuales y grupales. Luego realizamos talleres participativos y visitas casa por casa e iniciamos un proceso de escritura colectiva que se terminó de realizar en agosto del 2012, con la participación de toda la comunidad", explican en una de las dos obras que con recuerdos, relatos y testimonios elaboraron para ellos mismos y para generaciones futuras.

Valiosos relatos

Los relatos que incluyeron en las dos obras tienen el valor de haber sido recogidos de quienes vivenciaron diferentes momentos trabajando, recorriendo los senderos, los cerros de ese bello lugar llamado Yariguarenda -no Virgen de la Peña como se intentó imponerles- y donde la feligresía del norte de la provincia venera a la advocación mariana desde hace más de un siglo.

"La historia del pueblo guaraní tiene una gran profundidad histórica. La historia de nuestra comunidad comienza cuando nuestros antepasados vinieron a habitar los territorios aptos para el cultivo del maíz, especialmente al pie de las serranías, que desde Bolivia y sobre el río Guapay se extienden hasta el río Bermejo en Argentina", explican en un comienzo del relato.

"El nombre de la comunidad, que en nuestro idioma denominamos Yariguarenda, significa lugar de sapos y fue puesto por nuestros mayores en alusión a la cantidad de sapos y ranas que, en distinto tamaño y variedad, se encuentran en esta zona. Yariguarenda forma parte del amplio territorio guaraní, situado entre Tartagal y Pocitos, ocupación tradicional de nuestro pueblo, que puede verse reflejada claramente por los nombres en nuestro idioma, tanto de comunidades y quebradas que han trascendido, como de otros espacios comunitarios menos conocidos para el no indígena, como Cuña Muerta, Yariguarenda, Yacuy, Aguay, Guandacarenda, Caraparí, Capirenda, etcétera", relatan.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...