Prendas con historias propias y colores de los Valles Calchaquíes

Desde antes de nacer, porque sus antepasados ya lo hacían, Mirta Gonza diseña, confecciona y tiñe ropa, como si cada prenda fuera una obra de arte.
En su taller de San Carlos, donde se aquerenció hace casi 20 años, la mujer se sorprende con los colores que le ofrecen las plantas y las cortezas de los Valles Calchaquíes.

El sábado próximo, a las 20.30, será la decimocuarta muestra de ropa artesanal, en el atrio de la iglesia del pueblo. Allí Mirta exhibirá el trabajo que hace: en esta ocasión, habrá más de 20 prendas, entre ropa de mujer, trajes de gaucho y atuendos para ballet; además de algunas sorpresas. En 2016, esta actividad que organiza la artesana fue declarada de interés por la Cámara de Diputados de la Provincia.
Tras haberse suspendido el año pasado, por la pandemia de COVID-19, ahora todo está encaminado para que se realice con estrictos protocolos. Mientras prepara cada detalle del evento, Mirta saca tonos nuevos para teñir más prendas.

En el taller rodeado de monte, Mirta trabaja con fibras nobles y puras, como el algodón, y con tintes naturales. Por lo general, obtiene colores terrosos y hace las terminaciones a mano. Los botones son de huesos de animales y los hace su marido, únicamente para estas prendas. 
Salvo los botones, Mirta hace todo lo demás: lava las telas, las corta, diseña la ropa y la tiñe. Es una producción personalizada y reducida, pensada con todos los detalles para que cada una tenga su propia identidad.

A las técnicas ancestrales de teñido y bordado Mirta las transporta en el tiempo a cada una de sus prendas. Cuando alguna la sorprende por sus tonos y matices, no le hace agregados, para que se luzca. “La prenda habla por sí sola”, manifestó.
A ella le gusta destacar los colores de la tierra y valora la generosidad de la naturaleza, que ofrece tinturas a través de elementos tan simples como la chala de cebolla o la yerba. “Tenemos que cuidarla. Fijarnos, mirar, observar”, expresó.

Para compartir sus saberes, el domingo pasado Mirta dio un taller virtual de tintes naturales que tuvo gran repercusión. Este servicio fue una contraprestación de la Beca Manta, incentivo para la producción artesanal, del Mercado de Artesanías Tradicionales e Innovadoras de Argentina (Matria), del Ministerio de Cultura de la Nación. La clase quedó disponible en internet para cualquier interesado: https://youtu.be /dl4fuxYP0gw. 

Familias artesanas

La historia de Mirta está hecha de hilos y de arte. Su familia materna llegó de España en barco alrededor de 1900: eran modistas, sastres y bordadores. La familia de su papá era de la laguna de Brealito: todos, tejedores y plateros.

Siempre muy curiosa, ella aprendió a coser, tejer y bordar al ver a sus abuelas y a sus tías. Su madre le enseñó los secretos de la costura.
Cuando era niña, hacía ropa y tejía para sus muñecas. Luego lo hizo para ella y, más tarde, para sus hijos. La calidad y el diseño de sus prendas le permitieron ganar clientes en las distintas etapas de su vida. 

Luego de pasar por distintos tipos de artes, como cerámica y telar, hace casi 20 años decidió dedicarse a la ropa artesanal.
Para su emprendimiento, buscaba un nombre que la identifique y finalmente se decidió por N.O.J, que son las iniciales de sus hijos: Naciancena, Octavio -quien partió al cielo- y Jazmín. Las chicas la ayudan con la tecnología y con las terminaciones de algunas prendas.

Tras la partida de su hijo, Mirta, quien es oriunda de Salta capital, sintió que debían hacer un cambio rotundo en sus vidas: San Carlos los eligió para que se mudaran allí. Hace casi 20 años se instalaron sin televisión por decisión propia y con la radio como compañía. Mirta confesó que es adicta a la AM 840.
Luego de las cosas difíciles que tuvo que pasar en la vida, Mirta aseguró que disfruta un mate y un vaso de agua como si fueran los manjares del mundo. Confesó que todo eso se refleja en su trabajo: “Cada artesano vuelca en su obra toda su vivencia y su estado de ánimo: esa es la diferencia del trabajo artesanal”.

Una prenda, dos historias

Mirta contó que el trabajo que realiza la llena de satisfacción, como cuando son las comuniones para la fiesta patronal o los desfiles de gauchos y la llaman para encargarle los vestidos y los trajes: “Detrás de cada traje hay dos historias: tanto la mía como la del gaucho o de la gaucha en sí. Es muy arduo el trabajo que hacen y les cuesta mucho ahorrar. Cuando me dicen: ‘Quiero que usted me haga el traje’, eso no tiene precio. Luego, verlos desfilar es una emoción muy grande”.

“Si supieran lo que cuesta hacer ese traje, lo que significa tanto para quien lo encarga como para quien lo hace... El trabajo de prendas artesanales la llena a una de satisfacción. Además de la paga, está esa otra parte”, reconoció.
Si bien muchos de sus clientes son salteños, sancarleños o vallistos, sus prendas se lucen también en Alemania, Francia, España y Japón.
La artesana invitó a los salteños a buscar los trabajos que realizan productores locales en distintos materiales: “Tenemos que aprender a consumir nuestros trabajos. ¿Qué prenda o qué obsequio llevo? Hay cerámica, metales...”.

Cómo contactarla

El emprendimiento de Mirta se llama N.O.J. Ropa Artesanal. El taller está en la ruta nacional 40, km 4.362.
Para conocer más, buscar por Facebook: “N.O.J. ropa rústica artesanal con tintes naturales”. En Instagram: @nojroparusticaartesanal. Para contactarse con ella, noj.mirta@hotmail .com y 3876850820.
Sus prendas están en el puesto número 2 del Mercado Artesanal (Av. San Martín 2555, Salta capital), junto a obras de otros artesanos de San Carlos.    
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...