"No sabemos cuándo abren el centro de recuperación"

"Nos dijeron que ya se va a habilitar el Centro, pero no dijeron cuándo ni qué grado de participación vamos a tener los pueblos indígenas porque si en el sistema sanitario no participamos vamos a seguir siendo un pueblo olvidado", cuestionó Abel Mendoza desde Santa Victoria Este.

El hombre conoce muy bien la situación de los puestos y pueblos del profundo Chaco salteño. "La situación en el monte es más complicada y ya tenemos la convocatoria para 40 caciques de la Unión Autónoma de Comunidades de Originarios del río Pilcomayo (Uacop) para definir cómo vamos a seguir con el histórico reclamo de todos nuestros pueblos", dijo Mendoza.

En el monte chaqueño, a unos 80 kilómetros de Santa Victoria, está ubicado Alto La Sierra. A 1 kilómetro de allí está Samuel Gilobero, que es el cacique de la comunidad wichi, El Algarrobito y que no para de pedir por lo más elemental. "No tenemos agua, no tenemos luz. De día hace 45 grados, hay sequía y no hay agua. El camión pasa por el frente nuestro y no deja agua porque hay cientos de puestos por donde tiene que ir. Sin agua no podemos tener higiene, no podemos armar una huerta. No tenemos frutas ni verduras. Solo nos llegan los bolsones", dijo Gilobero.

Una médica que recorre la zona dice que todo se hace imposible si no se hacen llegar alimentos como frutas, verduras y carnes. El grave problema es la conservación y la limpieza de esos alimentos. Nada se puede conservar sin luz ni agua. Entonces lo único que queda es utilizar la comida de los bolsones que son precisamente los menos nutritivos. La profesional plantea la necesidad de un circuito constante, el cual le asegure a la población alimentos sanos y nutritivos como frutas, verduras y carnes. Pero en El Algarrobito no hay luz ni agua.

Pablo Solís, abuelo del bebé Leonardo, le dijo Ancap que a Delma (su hija) "la tenían aislada, no la dejaron ver a su bebé. Mi hija pasó un momento muy difícil donde no ha sido asistida por la gente que debía haber estado al lado de ella en los momentos muy difíciles de su vida. Allá sola, aislada, muchas gracias a la gente que sí la vieron, que por lo menos le acercaron un poco de comida. Van a seguir estos casos. En este caso un chiquito se fue. Yo no me voy a callar", declaró Solís.

x

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...