Frezzotti, una “topadora” con experiencia para Gimnasia y Tiro

Gimnasia sigue sumando pesos pesados, con el sueño intacto del ascenso. Así, mientras realizaba la pretemporada que finalizó el viernes pasado en Jujuy, se les sumó Alejandro Frezzotti, un experimentado mediocampista con un buen rodaje internacional y principalmente que comparte el “Proyecto Demaldé”.
Frezzotti se incorporó el jueves pasado en la ciudad de Perico al conjunto de la Vicente López y solo hizo la parte física como puesta a punto.
Pero, quién es este cordobés de la ciudad de Monte Buey que desembarcó en Salta para aportar toda su experiencia a un joven equipo albo.
“Topadora”, como se lo conoce a este mediocampista viene de jugar recientemente en Manta FC de Ecuador, país en donde también jugó para Aucas, Barcelona y Deportivo Cuenca, en donde logró un título internacional en Hong Kong. 
Además jugó en San Luis de Quillota de Chile, el Treviso de Italia y en Sporting Cristal de Perú.
Y por el Dínamo de Tirana, el Albania tuvo un paso fugaz, tan fugaz que no llegó a calzarse los botines, porque en Argentina ya lo esperaba Lanús, club que marcó sus inicios profesionales.
También jugó gran parte de su carrera en Gimnasia y Esgrima de Mendoza, Chararita Jr, Gimnasia de La Plata, Boca Unidos, Temperley y en Gimnasia de Jujuy. 

¿Conocés a tus nuevos compañeros?
Sí, a algunos. Con Walter Busse compartimos equipo en Gimnasia de Jujuy; también conozco a Ignacio Zanabria y a Raúl Chalabe. Además jugamos con Ricki Villar en Chile.

¿Y al técnico Demaldé?
Con Ever tenemos gente en común y recién lo conocí acá unos días antes de las fiestas de Fin de Año. Tuve charlas con él y me gustó mucho la forma de pensar y ahora lo estoy viendo cómo trabaja y la verdad es que me convenció mucho esto para venir a jugar en Gimnasia.

¿Desde cuándo estás en Salta?
En 2012 nos casamos con mi esposa, que es salteña, pero solo veníamos a Salta de vacaciones porque trabajábamos afuera. Veníamos un tiempo a Salta y otro a Córdoba. El jueves llegué a Salta y me fui directamente a Perico para sumame a la pretemporada de Gimnasia.

¿Qué significa tu llegada al albo?
Llegar a Gimnasia es para mí todo un desafío muy importante y lindo en mi carrera. Es seguir creciendo y demostrar que estoy y me siento muy bien físicamente. Hoy Gimnasia me lo permite y estoy muy agradecido y voy a dar el ciento por ciento por esta camiseta que es un orgullo de los salteños.

Tus mejores épocas...
Cuando jugué en Chacarita me tocó lograr el ascenso. En Cuenca viví años muy buenos, más allá que el club estaba en esos momentos económicamente muy mal. También fue muy bueno en Barcelona y después en Gimnasia de Jujuy. El año pasado en Manta también fue excelente. Lo bueno que siempre he tenido rendimientos muy buenos, pero en algunos lugares les agarré más cariño.

¿Cuánto conocés del fútbol salteño?
Conozco bastante porque lo seguía cuando estaba en Gimnasia de Jujuy y porque la familia de mi esposa es toda de Gimnasia y Tiro y siempre hablamos e intercambiamos posiciones.

¿Qué le falta para crecer al fútbol salteño?
Yo creo que son momentos, así como alguna vez Gimnasia estuvo en Primera y Juventud Antoniana llegó a un paso de ascender a la máxima categoría. Creo que se dieron los resultados, las formas, la gente que acompañaba ese proceso hizo las cosas bien. Ahora Gimnasia y Tiro tiene un gran proyecto a largo plazo para volver a lograr el ascenso. Creo que los clubes de Salta se tienen que volver a proyectar para hacer bien las cosas. Todos sabemos que Salta es una plaza muy futbolera y que si se propone hay muy buenos jugadores en la provincia para lograr los objetivos.

¿Cuánto vas a aportar al equipo y los juveniles que se incorporan a Gimnasia?
Uno trata de aportar todo. Vi jugar a Gimnasia en Jujuy y a muchos jóvenes y lo que uno puede aportar es el profesionalismo a la hora de entrenar, del conocimiento, del respeto y muchas cosas más. Siempre hay que apoyarlos y enseñarles, porque el crecimiento de los más chicos también se va a ver reflejado en el crecimiento de los más grandes.

Y los apodos...
(risas) “Topadora” me dicen por la máquina y es como me ven jugar y porque me llevo por delante todo lo que se cruce. Me lo puso el técnico de mi pueblo natal cuando comencé a jugar. “Vikingo” fue en Ecuador y por el pelo largo y “Montañita” fue por la ciudad de Ecuador que leva ese nombre y porque sus habitantes usan todos pelo largo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...