Fuerte multa por una fiesta con pirotecnia de alto impacto

Una gran polémica ciudadana generó una fiesta navideña que se desarrolló en la cancha del centro vecinal del barrio Granadero Díaz, debido al alto volumen de la música y porque arrojaron pirotecnia de alto impacto.

El lugar había sido alquilado por la comisión directiva que preside Valeria Pulitta, quien además es una actual funcionaria municipal, a los organizadores de los festejos en los que se cobró entrada y se vendieron bebidas alcohólicas.

Pero lo que causó una gran indignación a algunos vecinos del sector fue que alrededor de las 6.10 de la mañana del sábado arrojaron pirotecnia de alto impacto.

En ese sentido, Aldo Mendoza, quien está a cargo de Inspección y Control de la Municipalidad, confirmó que se multó a los organizadores por arrojar fuegos artificiales sonoros, lo que está prohibido por ordenanza. "Las sanciones ya fueron enviadas al Tribunal de Faltas y las multas van desde las 1.000 unidades fijas", destacó Mendoza.

Cada unidad fija corresponde al precio actual de un litro de nafta súper, por lo que la multa podría superar los $100.000.

"Hay varios factores para analizar con respecto a lo que pasó en esa fiesta de Navidad. Yo creo que el municipio es uno de los principales responsables por autorizarla, cuando ellos mismos vienen trabajando en una campaña para que haya más luces y menos ruidos con la pirotecnia, que afecta a las personas con TEA, a los mayores y a los animales", dijo Antonio Martín, un vecino del barrio Granadero Díaz.

"La tranquilidad del barrio se perdió. La Navidad es una fiesta familiar, las autoridades del Centro Vecinal primero tendrían que haber convocado a una asamblea para ver si se podía autorizar, pero no lo hicieron y alquilaron el predio. La comisión está funcionando con mucho autoritarismo. Espero que esto no se repita", destacó.

Martín recordó que hay un conflicto institucional en el centro vecinal del barrio Granadero Díaz y que por ello, Inspección General de Personas Jurídicas había suspendido una asamblea en abril pasado.

Con respecto al cuestionado festejo de Navidad, la Policía local confirmó que hubo numerosos llamados para quejarse por el alto volumen de la música. También los vecinos advirtieron sobre la presencia de menores alcoholizados.

"Se hizo un contrato"

"Hubo un contrato de alquiler de una fracción del predio que tiene dos fechas, una para el 24 y otra para el 31 de diciembre. Se hicieron cargo los locatarios y la responsabilidad a partir de la firma del contrato corre por cuenta y riesgo de las personas que alquilaron el lugar", dijo el abogado de la comisión directiva del Centro Vecinal del barrio, Marcelo Salazar.

"El contrato tiene todos los resguardos legales para que el Centro Vecinal no vaya a tener ningún tipo de inconveniente. La comisión directiva ha cumplido con todas las normas correspondientes", destacó.

"Sobre las quejas, yo personalmente tengo familiares en el lugar a los que no les ha parecido mal que se haya desarrollado la fiesta. Hay un ensañamiento con esta comisión vecinal que me parece que esconde otra situación", indicó Salazar.

Parte del extenso predio fue alquilado para desarrollar fiestas en Navidad y Año Nuevo por la suma de $150.000 a Tomás Samuel García y Camilo Leonel García.

Tras la Navidad, trabajadores desarmaron las carpas y estructuras montadas en el predio vecinal, debido a los cuestionamientos que son de público conocimiento.

Con respecto a la suspensión de la asamblea para elegir autoridades dispuesta por Inspección de Personas Jurídicas, Salazar dijo que la resolución del organismo fue apelada y se encuentra en la Sala I de la Cámara Civil y Comercial de Salta capital.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...