¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
25 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Caso Jimena Salas: prisión preventiva para el Chino Saavedra

Finalmente, el Juzgado de Garantías 7 resolvió que el hombre de 33 años intentó matar a uno de los policías.
Jueves, 06 de octubre de 2022 00:00

La Justicia de Salta dictó ayer la prisión preventiva para uno de los tres detenidos por el femicidio de Jimena Salas, asesinada de más de 40 puñaladas en enero de 2017 en su casa de la localidad de Vaqueros, por haber atentado contra el personal que lo trasladaba tras su captura. El fallo de la jueza interina de Garantías 7 salteña, Claudia Puertas, recayó sobre Javier Nicolás Saavedra (33), quien está acusado de "homicidio calificado en grado de tentativa, calificado por el medio utilizado contra un miembro de fuerzas de seguridad".

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La Justicia de Salta dictó ayer la prisión preventiva para uno de los tres detenidos por el femicidio de Jimena Salas, asesinada de más de 40 puñaladas en enero de 2017 en su casa de la localidad de Vaqueros, por haber atentado contra el personal que lo trasladaba tras su captura. El fallo de la jueza interina de Garantías 7 salteña, Claudia Puertas, recayó sobre Javier Nicolás Saavedra (33), quien está acusado de "homicidio calificado en grado de tentativa, calificado por el medio utilizado contra un miembro de fuerzas de seguridad".

El hombre había sido detenido durante un allanamiento ordenado por el Juzgado de Garantías 5, a cargo interinamente de la jueza Ada Zunino, donde se tramita la causa por el femicidio de Salas (44). El pasado 21 de septiembre, Saavedra fue trasladado desde Tartagal hacia la capital salteña a bordo de una camioneta policial luego de ser detenido en la localidad de Santa Victoria Este.

Durante el trayecto, cuando atravesaban el departamento de General Güemes y por el carril contrario circulaba un camión de grandes dimensiones, el detenido se abalanzó contra el conductor del vehículo y provocó que gire hacia la izquierda. El chofer del vehículo logró volver a su carril y Saavedra, que estaba esposado, fue reducido en ese momento por los dos oficiales que lo custodiaban.

Al analizar lo ocurrido, la jueza Puertas aseguró que llegó a la plena convicción de la existencia de un "peligro procesal", ya que entendió que si el imputado recuperara su libertad podría intentar eludir la acción de la Justicia, juzgamiento y eventual cumplimiento de una sentencia que se dicte en su contra. La magistrada agregó que, frente a esta situación de riesgo, debe mantenerse la privación de libertad del hombre y ordenó su prisión preventiva.

El 20 de septiembre Saavedra fue detenido en el norte salteño, donde trabajaba como voluntario en el marco de una fundación haciendo obras de solidaridad, mientras que sus hermanos Guillermo y Damián Saavedra fueron capturados en la capital salteña.

Los tres hombres fueron acusados provisoriamente del delito de "homicidio calificado por alevosía, ensañamiento, criminis causa, por el concurso predeterminado de dos o más personas y femicidio".

Estas detenciones se produjeron luego de que el pasado 8 de abril el procurador general de la Provincia, Pedro García Castiella, dispusiera la creación de una unidad fiscal para continuar con la investigación del caso.

Esta nueva unidad se integró con la fiscal penal especializada en Femicidios, Mónica Poma; su par de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Leandro Flores, y el fiscal Penal de Derechos Humanos, Gabriel Alejandro González, quienes realizaron un análisis minucioso de los datos e informaciones ya incorporados al cuerpo del expediente, lo que les permitió llegar a los hermanos Saavedra.

En ese marco, un cotejo de ADN permitió acreditar una coincidencia entre las muestras de uno de los tres detenidos con uno de los perfiles genéticos tomados en la escena del crimen.

El femicidio de Salas fue descubierto el 27 de enero de 2017, cuando Nicolás Cajal llamó al 911 y alertó que, al arribar a su domicilio, ubicado en Vaqueros, a unos 11 kilómetros al norte de la capital salteña, halló el cuerpo sin vida de su pareja.

El cadáver estaba en la cocina comedor y presentaba signos de violencia provocados por el uso de arma blanca. Según el expediente, Salas fue asesinada con más de 40 puñaladas; en la casa encontraron, sanas, encerradas en un baño, sus hijas mellizas.

 

PUBLICIDAD