Murales de La Scaloneta agitan la esperanza de Argentina campeona

"Sean eternos campeones". Minutos antes de que comenzara el partido de Argentina contra México en Qatar -el miércoles pasado a las 16- el artista plástico Mario Estrada (44) daba ágiles pinceladas en negro para componer una misiva a la que dotaba con el vigor de una profecía.

En su dibujo rodean al capitán de la Selección argentina, Lionel Messi, los jugadores Lautaro Martínez, Ángel Di María y Rodrigo De Paul, y el DT Lionel Scaloni. Fresca estaba la imagen cuando se dio el vibrante triunfo de los albicelestes, quienes buscarán mañana otra victoria para clasificar a los octavos de final de la Copa del Mundo, esta vez ante Polonia como adversario.

Estrada nació en Chicoana, estudió la Licenciatura en Criminalística en La Plata (Buenos Aires), ejerció como perito dibujando rostros y fue policía hasta que

optó por el retiro voluntario. Él ya había retratado a Messi en 2019, en una muestra prepandémica también montada en El Palacio Galerías (Mitre 37-Caseros 662). Fue una serie figurativa expresionista, influenciada por el arte pop, en la que, además de representar a La Pulga, pintó a Madonna y Frida Kalho, entre otros.

Señaló que desde la administración del paseo de compras recibe encargos para ilustrar el camino visual de los transeúntes en fechas conmemorativas y fiestas patrias. Luego explicó por qué el rostro de expresión fiel y concentrada de Messi se destaca en su obra. "Lo elegimos no solo por el contexto del Mundial, sino también porque como figura central fue uno de los artífices de la última Copa América", afirmó y reconoció que para elegir a los escoltas de quien lleva la casaca número 10 se inspiró en la serie documental "Sean eternos: campeones de América", disponible en Netflix, que prestan sus testimonios al director de la serie, Juan Baldana.

También precisó que su "lienzo" mide 2,60 por 5,50 y que intervenirlo le insumió ocho horas de siete jornadas.

Puesto a comentar su proceso para realizar un mural, dijo que, aunque parezca obvio, todo inicia al "identificar una pared, un espacio físico, que puede ser de distinto tipo de materiales". Añadió que él para esta ocasión había trabajado sobre madera y que existen algunas características que un muralista calificaría de ideales para "meter mano", un conjunto de relieves y formas propicias que a ellos los anima mucho; pero sí no, tienen que estudiar las dificultades que se les puedan presentar y después los materiales que emplearán, adaptados a las condiciones (exterior-interior) del lugar.

Mario Estrada apenas llegó a terminar su mural antes del partido Argentina vs México.

"Una vez reconocido el espacio donde se va a realizar el mural, importante es hacer un recorrido de la zona. En este caso, pleno centro, sabemos que tenemos mucho contacto social y el espacio temporal en el cual lo estamos atravesando todos, es decir, tenemos que tener en cuenta la variedad de personas que pasan por el lugar para poder crear en nuestra mente una figura que pueda lograr un sentimiento de motivación en ellas", describió. Acerca de los incentivos propios para su arte en periodo mundialista, señaló: "Soy futbolero, pero no fanático". Sin embargo, como todo artista precisa de la mirada del otro para "completarse" y por ello destacó: "Te comento algo que sucede cuando es un lugar público al que concurren tantas personas de distintos lugares. El feedback que tenés con ellos es muy interesante porque está desde el aliento hasta la consulta de por qué se está haciendo eso". Y por último, dejó un soplo de buena suerte a La Scaloneta. "'Sean eternos campeones', así lo titulamos y ojalá que logremos el título preciado", dijo, mientras aún guardaba en sus retinas las reacciones de gozo tras el triunfo de la Selección ante México, cuando las personas se agolpaban para tomarse fotos con su obra.

Messi y el dementor

Martín Córdoba es dibujante, grafitero y muralista. Quince años atrás empezó a intervenir las paredes de la ciudad de Salta primero con Javier Cook y luego con Julien Guinet. Ha trabajado en diversas dimensiones utilizando técnicas que van desde el trabajo con aerosol y aerógrafo hasta la acuarela. Realizó muestras individuales y colectivas en museos y salas de la ciudad y participó en pintadas acompañando eventos literarios y musicales junto a bandas como el Barco del abuelo, Las Wi fi y Bort, en vivo en el Cafarock y en el Urbanfest de Cochabamba (Bolivia).

Para él, hay conceptos básicos en el muralismo que "uno tiene que saber". "Por ejemplo, el tiempo en el cual el espectador puede mirar el mural. Cuando hablamos de mural hablamos de la calle, de una persona que transita en auto, moto, colectivo o a pie. El mural tiene una visualización muy corta, entonces lo que uno pone tiene que ser específico y tiene que tener una lectura lineal. Es decir, vamos avanzando en un auto y vemos un mural. Serán solo tres o cuatro segundos viendo una pared de diez metros. Entonces hay que saber qué tenemos que poner y cómo disponerlo, cuándo hacer un detalle, qué calidad de detalle, qué trabajo de línea, si empobrece la visión o la enriquece. No es que vamos, hacemos un dibujo y listo. Hay que tener en cuenta la circulación visual del ojo humano. Entonces tenemos que saber llevarlo, saber hacer el recorrido del ojo en la pared. No podemos poner algo acá y después llevarlo para que tenga que volver hacia atrás. Debemos darle toda una circulación visual a la obra. La persona no puede estar condicionada a empezar otra vez, porque estamos hablando de un muro en la calle, que será visto por personas en tránsito o a bordo de un auto o un colectivo", expresó. Su preocupación acerca de la manera en que los ojos y el cerebro ven se relaciona con que el mural que hizo está ubicado en la calle Mariano Benítez y Mitre, frente al centro vecinal del barrio Vicente Solá. Responde a un encargo que le hicieron de una agencia de publicidad y de contenido, llamada Lateral, y tiene aproximadamente 12 metros de largo por cuatro de alto. Hacerlo le llevó tres días.

Un dementor intenta arrebatarle el balón a Lionel Messi, su nuevo "Harry Potter".

El 26 de junio de 2016, Argentina jugaba la final de la Copa América Centenario contra Chile en el MetLife Stadium de East Rutherford. Tras un empate sin goles en 120 minutos, ganó la Selección chilena 4-2 por penales. A pesar de su muy buen desempeño en toda la competición y de haber jugado un buen partido, Messi, que pateó primero, envió la pelota por encima del travesaño. A la salida del vestuario, "la Pulga" anunció que iba a retirarse de la Selección argentina, una decisión que ni siquiera les había anticipado a sus compañeros. Sin embargo, el 12 de agosto del mismo año emitiría un comunicado de prensa para difundir su regreso y que también iba a participar en los partidos de la clasificación para el Mundial 2018. Por ello, al Messi de Córdoba lo persigue un dementor propio de la saga "Harry Potter". "Me pareció que estaba bueno como para simbolizar los fantasmas del pasado de Messi, no toda su historia, sino el Mundial de fallidos y no concreciones. También lo quise representar como un mago luchando contra eso", precisó el artista, que reconoció no estar "muy futbolero" en este momento de su vida. "Estoy un poquito más alejado, pero sí veo los partidos de la Selección argentina y sufro también un poco, ¿no?", finalizó.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...