La Iglesia argentina pidió perdón a las víctimas de Zanchetta

Esta tarde, el Episcopado Argentino pidió perdón a la víctimas del exobispo de Orán, Gustavo Zanchetta, quien fue condenado a cuatro años y medio de prisión efectiva por abuso sexual.

“Queremos manifestar nuestra cercanía con las víctimas y expresarles un fuerte y sincero pedido de perdón en nombre de toda la Iglesia”, afirma el comunciado que lleva la firma de monseñor Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, y del secrtetario general de la CEA, monseñor Alberto G. Bochatey.

A mediados de 2018, Zanchetta, entonces obispo de Orán, se alejó intempestivamente de la diócesis que estaba a su cargo. Adujo problemas de salud y se asiló en Corrientes. 

A fines de ese año, una investigación de El Tribuno dio a conocer los motivos del intempestivo alejamiento: 5 sacerdotes de su diócesis habían denunciado a Zanchetta ante la Nunciatura por desmanejos económicos, abuso de poder y abuso sexual a seminaristas. Ayer, cuatro años después de esas denuncias, fue condenado a prisión por el último de esos delitos.

Tras conocerse el fallo de la Justicia de Orán, el Episcopado argentino sostuvo que “estos dolorosos acontecimiento nos renuevan en la tarea comprometida y urgente de erradicar este tipo de conductas abusivas y continuar trabajando arduamente por la implementación de las medidas que la Santa Sede ha pedido a las Diócesis de todo el mundo en la búsqueda de la verdad y la justicia”.

Por último, pidió “a la Virgen María que consuele el inmenso dolor de las víctimas y sus familias”.

La Diócesis de Orán también se pronunció

"Ante la sentencia dictada por la justicia contra el Obispo emérito, Gustavo Zanchetta, junto a lo expresado por mis hermanos en el Episcopado, renuevo mi solidaridad y cercanía para con las víctimas y con todos aquellos que se sintieron afectados durante todo el proceso judicial", dice el comunicado que emitió la diócesis de Orán.

"Junto al pedido de perdón a las víctimas y a los seminaristas, quiero llamar a la comunidad diocesana a una sincera reconciliación ante las heridas provocadas por los gestos y actitudes de autoritarismo y de abuso de poder".

"Quiero convocar a toda la Iglesia de la Nueva Orán a renovar nuestra comunión fraterna, aprendiendo a “cargar con las fragilidades de los hermanos”. Que los futuros beatos Mártires del Zenta nos alienten en el camino del servicio y entrega a los últimos y olvidados", completa el escrito firmado por el Fray Luis Antonio Scozzina, Obispo de la Nueva Orán.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...