Después de muchos años de funcionar en precario, la Confederación General del Trabajo Regional Salta normalizó su funcionamiento. Tras el Congreso celebrado la semana pasada, nuestra organización cuenta con un secretariado surgido de la voluntad libre y democráticamente expresada por la inmensa mayoría de las organizaciones confederadas.

Esta es, sin duda, una buena noticia para las trabajadoras y los trabajadores e incluso para el mejor funcionamiento de las instituciones de Salta y del aparato productivo provincial.

Tenemos una conducción apegada a nuestras consignas históricas: Unidad, Solidaridad y Organización. Que cuenta, además, con un mandato claro: bregar por el trabajo decente (OIT) y por la plena vigencia de la Constitución y los Tratados Internacionales que dan fuerza y eficacia a los Derechos Humanos Laborales.

A lo largo del proceso de normalización hemos sentado las bases de nuestro accionar. Un accionar que tendrá en cuenta las necesidades y los derechos tanto de los trabajadores y las trabajadoras que cuentan con un trabajo, como las de aquellos compañeros y compañeras que no lo consiguen o van quedando excluidos de los derechos más elementales.

Haremos lo que tenemos que hacer para reducir el trabajo en negro. Haremos lo que tenemos que hacer para mejorar las condiciones de trabajo, comenzando por las condiciones de salud laboral.

Ayudaremos a quienes carecen de trabajo a que lo consigan y puedan capacitarse para huir de aquello que las condena y los condena a la marginalidad y a la desesperanza.

La CGT Regional Salta fomentará la solidaridad entre todas las organizaciones confederadas y entre las trabajadoras y trabajadores que ellas representan. Simultáneamente orientará su accionar para extender esa solidaridad hacia las compañeras y compañeros que sufren las consecuencias de una crisis crónica, que permanecen anclados y ancladas en la pobreza o en la indigencia. Que sufren desigualdades. Que viven hacinados (Salta figura a la cabeza de este indicador de miseria), sin acceso al agua potable ni a las redes cloacales.

La CGT Regional Salta se organizará para incidir en el mejoramiento de los servicios esenciales que utilizan las trabajadoras, los trabajadores y sus familias. Sabemos que las diferencias en la calidad de la educación y la salud y que la falta de acceso a una Justicia Laboral independiente y especializada y a los seguros sociales generan sufrimiento que, si no reaccionamos, padecerán -amplificado- las futuras generaciones.

Vamos a exigir al gobierno de la Provincia la constitución de una Mesa Multisectorial para tratar las urgencias, pero también para hablar sobre el futuro de Salta, sus riquezas naturales y sus habitantes. Ofrecemos capacidad de diálogo y vocación de llegar a acuerdos. Y exigimos reciprocidad de las organizaciones representativas de la producción, y de los tres poderes del Estado y de las autoridades municipales. Y confiamos en que las universidades de nuestro medio se sumarán con todos sus recursos a esta Mesa Multisectorial.

La hora del capitalismo de amigos, opaco y autoritario debe llegar a su fin. La CGT Regional Salta es firme partidaria de la participación, del diálogo y de los consensos. Esperamos que el resto de los actores sociales y políticos abandonen malas tradiciones (aquellas que nos empobrecieron y que nos alejan de las cláusulas de progreso de nuestra Constitución).

Entre todas las organizaciones obreras confederadas estamos construyendo una CGT representativa y preparada para colaborar con todos los trabajadores, con las nuevas organizaciones que emergen reclamando cambios.

Trabajaremos codo con codo en el diagnóstico de los graves problemas sociales que tienen Salta y sus habitantes, y en el diseño de las soluciones alternativas que nos inserten en una senda de progreso, de justicia social y desarrollo social y ambientalmente sustentable.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...