Hacer rendir al máximo lo que queda del tanque

El combustible es el elemento base para toda tarea agrícola mecanizada y representa entre el 18 y el 25 % del costo operacional total. "Sin gasoil no se puede funcionar", dijo Guillermo Marrón, director del Instituto de Ingeniería Rural del INTA Castelar, en el ciclo Agenda Aapresid, donde compartió tips para optimizar el uso de gasoil en una campaña marcada por faltantes y precios por las nubes.

­No pare, sigue, sigue!

"En principio, todo lo que sea disminuir las paradas es un beneficio en la optimización del uso del combustible y el costo horario", puntualizó Marrón, y agregó que, en tareas de pulverización, se puede lograr mayor eficiencia con un banderillero satelital, utilizando menor cantidad de agua o con aplicaciones dirigidas, por ejemplo. En este caso, "lo más sencillo es ir lo más rápido posible -siempre dentro de los parámetros que aseguren la calidad de la aplicación- aplicando la menor cantidad de producto y agua".

Para el técnico del INTA, en la siembra, ir más rápido también reduce el costo horario. Pero, sostuvo que para eso hay que tener el equipo y el tren de siembra en condiciones, además de mantener la carga constante del cuerpo de siembra, trabajar con dosis variables o con corte por sección. "Hoy en día hay tecnología disponible para lograrlo", advirtió.

Regulación y humedad

"Todo lo que no es grano adentro de la máquina, es mayor consumo de gasoil en cosecha", la clave está en una buena regulación del cabezal, señaló. Por otra parte, apuntó que hay que tener en cuenta el gasto extra asociado a sistemas como flexibles, flotantes o basculantes que se agregan al cabezal para poder captar la mayor cantidad de soja, por ejemplo. "Esto se traduce en consumo hidráulico que repercute en más gasto de combustible", destacó.

Como consejo práctico, apuntó a mirar la estabilidad de la cosechadora: "Si no se mueve el techo, quiere decir que el cabezal va haciendo un buen trabajo". "Por suerte, existen alternativas como el sistema Dual Stream que hace que el cabezal trabaje mejor, aumentando la capacidad de cosecha al mismo tiempo que disminuye el consumo de combustible", agregó.

Respecto de la influencia de la humedad específica al levantar los granos, explicó: "Cuando más cerca de la humedad de recibo cosechemos, menos se gasta en combustible, porque el rotor no hace tanta fuerza". Además, puntualizó que este menor esfuerzo va asociado a una menor rotura de piezas como correas, "que son muy costosas y no se consiguen".

"Para tomar dimensión de una correcta regulación del cabezal y humedad en la cosecha, en maíz esto permite ahorrar hasta un 8 o un 10 % de consumo horario", subrayó.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de El Tribuno Campo

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...