Endeudarse para crecer o para invertir "es imposible"

Argentina está atravesando un contexto económico y político complejo que eliminó el acceso al crédito privado a las pymes. Hoy, las pequeñas y medianas empresas del país, la única línea crediticia que tienen abierta son las que ofrece el Estado nacional con tasa subsidiada que por el momento escasean y no son accesibles para todos.

Actualmente, el mercado del crédito para las empresas nacionales es prohibitivo. Los intereses que tienen los créditos superan cómodamente el 80% anual y es complejo para una compañía poder sostener esos márgenes de rentabilidad para poder afrontar esos pagos.

El economista y profesor de Finanzas Lucas Dapena, en diálogo con El Tribuno, realizó un análisis sobre una herramienta que es clave para el crecimiento de una empresa, pero que en esta coyuntura con un proceso inflacionario es un riesgo.

"El financiamiento es muy bueno, pero hay que hacer una distinción. Una cosa es una economía normal, como la que tiene cualquiera de nuestros países vecinos, y otra es una economía que tiene una situación coyuntural complicada, como la nuestra. Al empezar por ahí, ya empiezan a cambiar ciertas cuestiones del financiamiento", expresó el especialista, que participará del ciclo Hablemos de la que viene. Pymes: financiamiento público y privado, propuesto por El Tribuno.

En una economía "normal" el financiamiento es para crecer, o sea el que es utilizado para una inversión. Es el pasivo de cualquier empresa pero es una deuda para poder lograr un crecimiento. Para el economista, es "importante" poder hacer esa diferenciación por este momento de nuestra economía que está marcada por una fuerte situación coyuntural totalmente atípica.

"Una cosa es financiarte para inversión, que es lo que hace la gran mayoría de las empresas de todo el mundo, y otra cosa es financiarte en el muy corto plazo para afrontar el día a día, en situaciones coyunturales complicadas como la nuestra", agregó Dapena.

Pero ¿qué es lo que quiere decir el economista al describir esta situación? Es que los empresarios argentinos se tienen que olvidar en este momento del financiamiento a largo plazo, a menos que se aprovechen las líneas públicas de financiamiento, o sea las que ofrecen los estados nacionales o provinciales, que tienen tasas subsidiadas.

"El financiamiento público no es lo mismo que el financiamiento privado porque al privado lo hacen entidades que tienen una intención de prestar dinero y obtener una rentabilidad, porque si no los bancos o quien te preste el dinero no funcionan. Mientras que el financiamiento público tiene dos objetivos que no son: la generación de empleo y el desarrollo económico. Aparte de tener un objetivo implícito que es un fin político", remarcó.

Hoy en día endeudarse para crecer o para invertir "es imposible" porque hay tasas anualizadas que están más arriba del 80%. El economista expresó que esto se debe a que hay un dólar "subvaluado" y que el mercado esperando a ver cuándo se devalúa.

"Primero, la tasa lo hace prohibitivo porque ninguna empresa consigue una rentabilidad como para pagar ese interés. Y segundo, tampoco te podés endeudar en dólares que tiene una tasa más baja porque en cualquier momento se devalúa y te duplica o triplica la deuda. Entonces, un financiamiento a mediano y largo plazo con intención de inversión no te conviene", destacó.

Dapena explicó que lo que "está dando vuelta" en la actualidad es el financiamiento a corto plazo para salir del día a día como consecuencia de que se rompe la cadena de pago, por ejemplo.

"En situaciones como las actuales, en las cuales no tenés un marco económico estable y previsible nadie quiere arriesgar nada. No es que los empresarios sean recontraconservadores, el empresario quiere crecer y que le vaya bien, lo que pasa es que sabe que muchas veces el riesgo de crecer un poco se puede llevar puesta la empresa. ¿Por qué? Por estas tasas de interés, por una devaluación, porque el mercado se da vuelta y no pueden acceder a préstamos porque se vuelven impagables. No es que los empresarios no quieren crecer y están escondidos... ya se quemaron con leche un montón de veces y saben que situaciones como las actuales son complicadas", expresó.

Al finalizar, el profesor en Finanzas explicó que no tengan forma de financiarse restringe el crecimiento y a las pymes. "El empresario prefiere no crecer, pero seguir vivo y no tomar una medida que tenga algún riesgo que ponga en peligro a su empresa", argumento.

.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...