¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
5 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Desgarrador relato de una mujer que sufrió atrocidades en manos de líderes Umbanda

El tribunal quedó estupefacto con las atrocidades tras lo narrado por la víctima. Sufrió castigos a latigazos y quemaduras en rituales que se realizaban a orillas del río .
Lunes, 16 de enero de 2023 01:28

Antes de la feria judicial por el receso de fin de año, el Tribunal Oral Federal N°2, que tiene al juez Domingo Batule como presidente, llevó a cabo dos audiencias con una fuerte carga emotiva. En una de ellas, se escuchó el desgarrador testimonio de una de las víctimas, la mujer contó los episodios de maltrato y sometimiento que sufrió bajo la autoridad de los líderes espirituales del culto umbanda.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Antes de la feria judicial por el receso de fin de año, el Tribunal Oral Federal N°2, que tiene al juez Domingo Batule como presidente, llevó a cabo dos audiencias con una fuerte carga emotiva. En una de ellas, se escuchó el desgarrador testimonio de una de las víctimas, la mujer contó los episodios de maltrato y sometimiento que sufrió bajo la autoridad de los líderes espirituales del culto umbanda.

Se trata de Juan Jorge Soria Villalba y su pareja María Ester Arroyo, quienes son juzgados por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual, agravado por el uso de intimidación y por la calidad de ministros religiosos de las personas imputadas, y concursa de forma real con lesiones leves.

El tribunal se completa con los jueces Gabriela Catalano y Abel Fleming. Por la acusación, en tanto, interviene el fiscal general Eduardo José Villalba. También participa del debate el titular de la Defensoría Pública de Víctimas, Nicolás Escandar.

El juicio comenzó el 15 de diciembre pasado, ocasión en la que un testigo, ex pareja de una víctima, anticipó los cruentos episodios que se vivían dentro del santuario de San la Muerte, dirigido por Soria Villalba y Arroyo, desde una casa ubicada en villa San Antonio, a pocos minutos del casco céntrico.

En la audiencia siguiente, el 29 del mes pasado, el relato de una víctima –dado a conocer a través de un video para evitar la revictimización- superó con creces lo relatado por el testigo, pues contó en primera persona las atrocidades que sufrió a manos de los acusados.

Su testimonio, dejó al descubierto el rostro más aterrador del delito de trata de personas en Salta, muchas veces, imperceptible; máxime dentro de un culto religioso, donde la vulnerabilidad de los fieles está a flor de piel, como el caso de esta víctima, quien llego en busca de ayuda espiritual después de un divorcio marcado por la violencia de género.

Sin poder ver a sus hijos y con intentos de suicidios, la testigo reconoció haber llegado al santuario de los acusados con “el juicio nublado”. Afirmó que, en un inicio, Soria Villalba y Arroyo, parecían “buenas personas”, pues le brindaron el apoyo anímico que ella buscaba.

Más adelante, sin embargo, todo comenzó a cambiar. De pronto, las palabras de aliento se convirtieron en órdenes que debían cumplir, siempre con la excusa de que las peticiones que se le hacía provenían de entidades espirituales, de las cuales solos los acusados podían interpretar.

Fue así como los acusados la convencieron de que el mal que padecía provenía de su propia familia, por lo que debía separarse de ellos. También le dijeron que el local comercial que tenía, y que era su sustento de vida, tampoco era bueno para su vida, por lo que tenía que venderlo.

“Me aconsejaron que me aparte de la familia, ya que no era buena; y que debía cerrar su negocio porque no era viable, que las personas que me habían hecho daño estaban alrededor mío. Ellos eran videntes y supuestamente veían todo el daño que sufría”, relató.

De esta manera, la víctima fue aislada y quedó a merced de los imputados, quienes la sometieron a castigos físicos, humillaciones y actos denigrantes que jamás pensó que existían, pero que no se percató de ello hasta que logró huir.

“Todo fue una farsa para sacar plata” y otros beneficios a su costa. “Con otros hermanos que salimos de ahí, nos pusimos a hablar de lo que sucedía y eso no era religión. Con una vara te decían que estaba mal estar con tu familia, pero con la otra, con la teoría, enseñaban que la familia era lo primero que debíamos tener” afirmó.

Bautismo, aportes y castigo

“Seguía yendo al santuario, donde me enteré de que también se practicaba el culto de Umbanda, lo que a mi me interesaba, así que pegunté si podía ingresar y me dijeron que sí, pero debía pagar una sesión. En ese momento pague unos cinco mil pesos”, explicó.

Luego de ello, le ofrecieron hacerle un “trabajo de limpieza”, el que tampoco era gratis, sino que debía “pagar la consulta”, todo con la promesa de que así tendría éxito en su trabajo. Más adelante, se bautizó. Fue un 23 de abril, pues se trataba de una fecha importante para ese culto.

Con el bautismo, "empezaron más obligaciones, aportar más trabajo y vivir en el santuario con más responsabilidades. La plata que recibía -producto de su trabajo- se debía aportar al santuario, unos 800 pesos de cuota mensual y si había una fecha de alguna entidad (similar a un santo) se debía aportar para las ofrendas”.

Dado que también era devota de San la Muerte, también tenía que aportar par el santuario. “Tenía que buscar hacer cosas para generar más plata, cuando ingresé era un lugar chico, era la parte de adelante del inmueble y ellos (por los acusados) decían que querían agrandar el santuario”.

“Querían reformarlo para que albergue más devoto, así que comenzamos a hacer de todo, rifa, venta de empanadas, todo para que se junte esa planta, además de pagar la cuota y lo de las ofrendas”, recordó la testigo, quien aportó dinero por 5 o 6 años a los acusados.

Al pedirle que actualice los aportes que hacía, indicó que “hoy en día, serían unos 20 mil pesos por mes. También estaba la fiesta de San la Muerte, para la cual se debía aportar y así cumplir con lo que el pae y la mae (Soria Villalba y Arroyo) querían para esa festividad, por ejemplo, un conjunto de música, DJ y otras muchas cosas. Era una fiesta que se hacía a orillas del río”.

En su testimonio, alternado con fuertes picos de emotividad y sollozo, la testigo se refirió a la presión ejercida por los acusados, especialmente en lo vinculado con el dinero. “Se debía aportar para todo, así que casi no veías tu dinero ni para comer”.

Y también fue bastante explícita respecto a qué pasaba sino aportaban. “Tenías castigos. En mi caso, en una sesión de kimbanda, me quemaron con la cera de la vela en mi cuerpo, me echaron tierra y agua del cementerio y me pedían que me auto flagele”, describió.

Entre lágrimas, siguió con el recuerdo de esos episodios. “En otra ocasión, me dieron siete latigazos y me quemaron los pies con brasas de carbón, lo que me causó una ampolla enorme que hasta el día de hoy tengo secuelas, fueron una infinidad de cosas que pase”.

Al explicar las razones de estos padecimientos, mencionó varios motivos que no sólo no justificaban tales penitencias, sino que eran irrisorios y dieron muestra del nivel de sometimiento que habían logrado, en este caso, sobre la testigo.

Entre otros motivos, remarcó que los castigos respondían al nivel de los aportes de dinero. “Otras veces, era porque te olvidabas de algo, como un paquete de cigarro para la entidad o una vela, cosas así”.

“Sino hacías el pago semanal, era un castigo. También me castigaron por ponerme en contacto con mi familia, cuando mi padre cayó enfermo. No eras dueña de pensar ni de actuar. Cuando les dije que quería ver a mi familia, me dijeron: para qué vas a ir, si tu familia no te quiere; te van a echar la culpa de todo, pero mi padre estaba mal y si lo veía, era un castigo, ya sea dinero o físico”, dijo con la voz quebrada.

Indicó que valiéndose de las promesas de porvenir que las entidades espirituales de ese culto representaban, los acusados, en su calidad de videntes, obtenían lo que querían. “Tenían una facilidad de hacerte creer tanto de las cosas que llegabas a pensar que estaba bien, pero para eso, primero te interrogaban de todo, veían tu estado tu Facebook y así sabían todo de uno. Actualmente tengo pesadillas por los muchos castigos que padecí por no acceder a sus pedidos”.

Por último, y a modo de reflexión, consideró que “de haber estado acompañada por su familia, como estoy ahora, no hubiera pasado lo que pasé”.

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD