Por las nubes: el kilo de manzana se vende a 1.200 pesos en las verdulerías

Comer sano representa un duro golpe al bolsillo de los salteños. "Es increíble que se necesiten casi dos billetes del máximo valor en nuestra escala monetaria para comprar solamente un kilo de palta y algo similar está pasando con la manzana", expresó Carlos Quipildor, propietario de una verdulería ubicada en la zona sur de la capital salteña. La frase "la plata no alcanza" se repite a diario en su local, así como también en otras verdulerías de la zona. Es que los billetes emigran velozmente de los bolsillos de los vecinos por un motivo preponderante: la alta inflación que arrastra Argentina hace décadas y que cerro el año pasado en 94,6 por ciento.

La manzana es una de las frutas que más subas registra. "Hay de diferente calidad y la mejor se fue por las nubes, porque llega a los mil pesos, incluso puede sobrepasar y tocar los 1.200. La palta puede costar hasta dos mil pesos. Es una locura lo que estamos viviendo", señaló Carlos, quien hace más de 20 años que tiene un local sobre la avenida Roberto Romero, entre los barrios Intersindical y El Tribuno.

La mitad de una sandía vale unos 800 pesos y un melón tiene un precio similar: entre 700 y 800, según la variedad, tamaño y calidad. "Ahora no lo tengo. No estoy trayendo melón porque todos los que hay están verdes. Esa es la clave también: saber comprar", precisó.

Con relación al mango, otra de las frutas de esta temporada, cuesta entre 400 y 500 pesos el kilo.

En otra verdulería, ubicada en cercanías al barrio Juan Pablo II de la zona sur, Paola Quispe, la dueña, señaló que en cuestión de frutas y verduras "ya no se encuentra nada barato".

"Quizá las que están un poco más económicas son las bananas, que cuestan entre 400 y 500 la docena, y las naranjas, que están a 700 la docena", precisó.

Atrás quedaron aquellos tiempos en los que la gente acostumbraba a comprar por kilo. Hoy solo llevan una, dos o como mucho tres unidades, solamente para el día.

"Mil pesos no alcanzan para nada. Antes de las fiestas fue muy complicado todo, porque semana a semana había subas. Ahora se normalizó un poco, pero cubrir costos sigue siendo difícil. La verdura se la trae de Jujuy y son horas de viaje. Se paga chofer, que debe tener los papeles al día como corresponde. Los viáticos como comida, agua, gaseosa, el combustible, todo eso encarece el producto final y esto mucha gente no lo tiene en cuenta", indicó.

Añadió que detrás de cada cajón de fruta y verdura hay una cadena de gastos. "Ni hablar de los impositivos, como la DGI, Rentas, municipio. Es como tener un hacha, todo el tiempo, sobre nuestra nuca", dijo.

Imposible comer saludable

Carlos, un verdulero de experiencia, expresó que comer saludable se complica por el nivel de inflación creciente en los precios de los productos saludables, como frutas y verduras, pero que además los salteños no están acostumbrados a estos hábitos alimenticios. "No hay concientización y vi muchos casos en los que mis clientes comienzan a comer sano cuando ya tienen una enfermedad encima como diabetes, tiroides, hipertensión, obesidad", refirió.

Destacó la necesidad de que haya concientización de padres a hijos sobre una alimentación saludable para que a futuro sean conscientes y tengan buenos hábitos.

Contó que algunos de sus clientes optaron por hacer sus propias huertas en casa. "Un cliente me contó que tiene lechuga en su patio y me parece bárbaro. Hizo la huerta con cosas sencillas: un motorcito casero, abono, y por lo menos puede hacerse su propia ensalada", finalizó.

Sin stock

Algunos comerciantes, como Martín Canasa, optan por no comprar frutas y verduras caras. "A la palta no la traigo porque está carísima", contó.

Añadió que mucha gente se acerca a su puesto a preguntar los precios, pero no compra nada y las ventas están frenadas. "Lamentablemente las ganancias ya no existen, son cosa del pasado y la plata que uno puede hacer al día es solo para comer. A veces pienso en cerrar la verdulería, pero sigo aguantando como puedo. Hace cuatro años que la tengo", culminó.

Todos los vendedores consultados contaron que lo que más venden día a día son: papa, cebolla y tomate. El kilo de papa cuesta unos 160 pesos, el de cebolla y tomate 180.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...