¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
5 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Señalan a la Central de Policía como un centro clandestino

Le colocaron un cartel que indica que en ese lugar se cometieron crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar.
Martes, 28 de marzo de 2023 02:51
Fotografías: Jan Touzeau

Ayer se realizó el acto de señalización de la Central de Policía de Salta como sitio del horror, como un sitio clandestino de detención, secuestro, torturas y asesinatos. Se trata del antiguo edificio ubicado en Gral. Güemes 750.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Ayer se realizó el acto de señalización de la Central de Policía de Salta como sitio del horror, como un sitio clandestino de detención, secuestro, torturas y asesinatos. Se trata del antiguo edificio ubicado en Gral. Güemes 750.

El acto, que comenzó a las 11, se realizó en la calle y estuvieron presentes víctimas de los crímenes cometidos por el terrorismo de Estado en nuestra provincia, referentes de las organizaciones de derechos humanos de Salta y autoridades nacionales, provinciales y municipales. Faltó el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti.

"Estas señalizaciones forman parte de una política pública de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación con el objeto de valorar el ejercicio de la democracia y seguir construyendo memoria", dijo la directora nacional de Sitios y Espacios de la Memoria, Lorena Battistiol.

"En Salta hubo unas 240 personas desaparecidas y otras cientas fueron detenidas por las fuerzas de seguridad, que, junto al ala judicial y civil, fueron partícipes necesarios para llevar adelante los crímenes del terrorismo estatal. Más del 90 por ciento de esas víctimas de lesa humanidad de nuestra provincia pasaron por la Central de Policía, por lo que es muy importante para señalar las atrocidades que acá se realizaron", dijo Cristina Cobos.

Las referentes de la Mesa de Derechos Humanos de Salta, integrada por Familiares de Detenidos-Desaparecidos por Razones Políticas y Gremiales, Asociación Coca Gallardo, Asociación Lucrecia Barquet, HIJOS Salta y la Liga Argentina por los Derechos Humanos destacaron el trabajo realizado de cara a los 40 años de la recuperación de la democracia.

"Nosotros sabemos que somos hijos e hijas del terrorismo de Estado, pero las nuevas generaciones necesitan saber qué pasó. Esta señalización de la memoria nos sirve para seguir explicando, contando, recordando que acá secuestraron, torturaron y asesinaron a personas", dijo Mariana Gamboa, de HIJOS Salta.

El que la contó el primera persona fue Fernando Mamaní, que tenía 18 años cuando fue secuestrado y encerrado en la torre que da a la intersección de Güemes y Balcarce. El hombre la mira, la señala y siente el dolor cuando recuerda las torturas y el encierro.

"A mí me detienen por militar en la Juventud Guevarista. Primero me llevan a la seccional V, por la tarde, y a la noche me traen aquí (Central de Policía). En la primera noche me llevaron a donde están todos los presos. Luego se dieron cuenta y me sacaron de ahí y me metieron a la parte donde estaban los servicios de inteligencia, que ahora ya no está porque la remodelaron. Luego es me traen a esa torre donde me tienen 5 meses en un pozo con una reja, en donde no podía estar bien parado; estaba como en cuclillas y sentado en un tarro, tenía piojos de todos los colores y en los primeros 15 días me dieron dos veces de comer, y de las sobras de los presos comunes. Las torturas físicas y psicológicas era de todos los días", recuerda el hombre.

La víctima recuperó la libertad en 1981, tras estar 4 años encerrado, y volvió a su casa de barrio 20 de Junio, donde tuvo que aprender a sobrevivir con la estigmatización de ser un "preso político" o "subversivo". Casi nadie le daba empleo, así que tuvo que irse de Salta para poder tener un trabajo. Con la recuperación de la democracia volvió a nuestra ciudad.

Fotografías: Jan Touzeau
  Fernando Mamaní recordó el horror que vivió cuando tenía 18 años.

Hoy, con el tiempo transcurrido, habla e interpela la memoria. Lo hace de frente a todos los funcionarios, políticos y militantes presentes.

"Esto de la memoria es como parte de un folclore que apela solamente a recordar lo que pasó. Lo que debemos hacer es el ejercicio de pensar por qué pasó todo este horror del terrorismo de Estado. Y pasó porque la militancia pedía un mundo mejor, pedíamos mejores salarios, bajar la cantidad de pobreza, bajar la edad jubilatoria, el respeto por los pueblos indígenas, mejor educación. Hoy, a casi 40 años de recuperada la democracia seguimos manteniendo los mismos pedidos, y en muchos casos estamos peor. Entonces es ahí en donde tenemos que practicar la memoria, en los reclamos y pedidos de todas las víctimas del terrorismo de Estado que hasta el día de hoy no se cumplieron", concluyó emocionado Mamaní.

Lo que dice el cartel

Según testimonios obrantes en el Archivo Nacional de la Memoria y en Causas Judiciales con sentencia, allí estuvieron secuestrados hombres y mujeres perseguidos por su militancia política, social y sindical. En la mayoría de los casos provenían de otros centros clandestinos de detención de la provincia.

"Las víctimas eran ingresadas por la puerta de acceso de la calle Santiago del Estero y permanecían secuestradas en celdas pequeñas, en las que solo podían estar de pie o sentadas. Eran sometidas a interrogatorios bajo tortura, para luego ser liberadas o trasladadas a otros lugares de detención, como la Delegación Salta de la Policía Federal, la Unidad Penal de Villa Las Rosas o el Destacamento de Exploración de Caballería de Montaña 141. Muchas de las personas que pasaron por aquí fueron asesinadas o continúan desaparecidas", reseñó la Secretaría de DDHH de la Nación respecto de la Central de Policía. Esa jefatura integraba el Área 322, bajo dependencia de la subzona 32.

Hoy señalizan en Orán

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación junto a la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Salta señalizarán el Escuadrón 20 Orán de Gendarmería Nacional como sitio de memoria del terrorismo de Estado.

En ese lugar funcionó un centro clandestino de detención antes y durante la última dictadura cívico-militar (1976-1983).

Los actos se realizaron hoy, a partir de las 11, en Misión Zenta S/N, de la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán. Las organizaciones dejaron una invitación abierta.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD