¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
20 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

La Rosaura de Pizarro vuelve a coplear y se "ocupa" de Jorge Rojas

Por un problema de salud Soledad Rojas, la guardaparque detrás del personaje, había dejado de hacerla y ahora sueña con volver a los festivales. 
Domingo, 21 de abril de 2024 16:30
La Rosaura de Pizarro se define como una comediante que se expresa a través de la copla. 

"Está bueno Jorge Rojas, es una obra de arte./ Y acá en Salta ya sabemos que lo bueno se comparte./ Jorge Rojas es como el mate, decía mi amiga Carina,/ se comparte y se disfruta, eso no se mezquina./ No la juzguen a la Barbie y a Jorge dejen que cante/ y de paso les confieso que yo también fui su amante". La Rosaura de Pizarro entona esta copla acompañada de su caja, firmada precisamente por el artista y que lleva una leyenda, marcada con tinta indeleble: "Para Rosaura con cariño, Jorge Rojas".

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

"Está bueno Jorge Rojas, es una obra de arte./ Y acá en Salta ya sabemos que lo bueno se comparte./ Jorge Rojas es como el mate, decía mi amiga Carina,/ se comparte y se disfruta, eso no se mezquina./ No la juzguen a la Barbie y a Jorge dejen que cante/ y de paso les confieso que yo también fui su amante". La Rosaura de Pizarro entona esta copla acompañada de su caja, firmada precisamente por el artista y que lleva una leyenda, marcada con tinta indeleble: "Para Rosaura con cariño, Jorge Rojas".

Días atrás vio la luz el romance que habría vivido Jorge Rojas con una modelo mendocina llamada Barbie Muriel quien, a través de sus redes y después en un móvil con Intrusos, aseguró que su decisión de hacer pública esa relación estaba motivada por el duelo de la pérdida de un hijo en común, ocurrida seis años atrás y que ella recién estaba elaborando ahora.

Pero la polémica se originó en que el músico está casado desde hace doce años con Valeria Rojas, la madre de sus dos hijos menores; en que Luis Ventura reveló que esta última había sido primero novia de Nicolás, el segundo vástago del cantante (de su primera pareja, que fructificó en tres descendientes); en que el affaire de Barbie y Jorge se extendía por dos décadas y, por último, en que todos los involucrados conocían la situación.

"¿Sabés por qué le tengo tanto aprecio a Jorge Rojas? Porque la primera vez que actúe en la Serenata a Cafayate lo hice justo después de él.Yo había ido un jueves y participado en un concurso de coplas. Luego de haberlo ganado subí al escenario el viernes, después que él. Fue mi primera experiencia en cantar ante una gran cantidad de gente. En la primera copla que canté lo nombré a él y me gané el aplauso de todas 'las rojeras'", recordó Soledad, que así se refirió al 2012, cuando recibió una distinción por haber ganado la preserenata.

Compás de espera

La Rosaura de Pizarro se volvió viral en marzo de 2016, cuando versionó el tanque del por entonces último disco de Ricky Martin, "La Mordidita". Ella aprovechó la coyuntura de que el boricua había actuado en Salta ese mes, el hecho de que la pareja Isabel Macedo y Juan Manuel Urtubey, amada y criticada por aquella época, había estado entre el público asistente y una declaración en la revista Gente de la actriz, en la que señalaba que había rezado por hallar al amor de su vida y decía haberlo encontrado en el político salteño.

Sin embargo, el cumplimiento de labores en la Reserva Nacional Pizarro más el diagnóstico de diabetes la hizo relegar a la Rosaura. "Mi enfermedad me impactó mucho emocionalmente y me costaba encontrarme con esa parte alegre y graciosa de mí. Entonces dejé de viajar a festivales y hacía de la Rosaura de vez en cuando. Por ahí para la familia y los amigos, o para las redes sociales, pero hoy me gustaría volver a los escenarios, porque creo que estoy lista para volver", expresó.

Es conocido por todos que las fiestas del folclore tienen su lado B, pero Soledad se mostró agradecida por lo vivido. "Fui muy, pero muy bien recibida, incluso las veces cuando me presenté en otros lugares tuve la contención del público y también de grandes artistas como Alma Carpera, Paola Arias, Lucía Guanca y Marcela Ceballos. Siempre me abrieron las puertas del mundo artístico, que me era desconocido, y me llevaban de viaje a Buenos Aires, a Córdoba como invitada de ellas", expresó. También guardó un lugar destacado para la comediante Graciela Quipildor, con la que actuaron juntas en esta ciudad.

Una imagen del clip que la volvió viral a la Rosaura en 2016. 

Las redes sociales

Por el momento, la Rosaura desgrana coplas de su autoría en sus cuentas de TikTok e Instagram. También en Parques Nacionales hace gala de su talento, de voz potente y profunda, como coplera urbana, que aúna el canto ancestral con temas actuales. Allí transforma los versos en herramienta didáctica para instruir sobre la flora y la fauna del lugar, la cultura de los wichis, la vida de la comunidad criolla y el cuidado del medio ambiente. Parafraseando a Peteco Carabajal, la Rosaura hace que "lo cotidiano se vuelva mágico". En este punto de la charla salió al paso la humildad de Soledad. Citó a Mariana Carrizo, la coplera que se abrió al mundo y le restañó al género su esencia integradora y emancipadora, y quien dijo una vez que en la copla fluye con mucha fuerza el espíritu de cada lugar. "Yo no soy coplera y no canto bonito como la genia de Mariana Carrizo. Hago coplas desde el humor. No me considero cantora, simplemente una humorista que utiliza la copla para hacer reír, para sacar la alegría del corazón de los demás", reflexionó.

La copla sagrada

Dijo Soledad que cree en el humor como aquello que permite mantener la cabeza fuera del agua aunque el temporal arrecie. Y también que enarbola la bandera de ejercerlo con respeto. "Jorge Rojas me parece un artista sumamente importante, que ha trascendido llevando consigo nuestra tradición, cultura y arte adonde quiera que vaya", señaló. Además, ponderó que haya surgido de "uno de los lugares más pobres de nuestra Argentina y llevado la riqueza de su lugar a todos los rincones de la Argentina y de otros países". Así como Graciela Quipildor bromea con un parentesco inventado con el consagrado Zamba Quipildor, a Soledad le tironea el corazón llevar el mismo apellido que el ex-Nochero. "Mis coplas tienen que ver con lo que está pasando, pero no puedo hablar de Jorge Rojas, Wanda Nara o Pampita como personas, porque siempre respeto y admiro la trayectoria de la gente", indicó. La Rosaura apunta a temas que están en danza y de los que todos puedan opinar o sentirse identificados, por eso tampoco les huye a las delicadas fibras de la política. "Lo mío es hacer reír y reírme con el otro desde lo cotidiano y lo simple. Y es una forma de ser solidario esto de compartir un poquito de luz, paz y alegría, tan fundamentales para la vida", se despidió.

La Rosaura usa la copla también en su actuación como guardaparque de la Reserva Nacional Pizarro.

Coplera urbana

Soledad es de General Pizarro, una localidad del departamento Anta ubicada a 300 kilómetros de la capital. Además de humorista trabaja como guardaparque en la Reserva Nacional Pizarro. Consultada acerca de cómo llegó a entonar el canto ancestral de la copla explicó: "Me surge de las historias que me contaban en mi familia mis abuelos y mi mamá. Ellos me dijeron que los domingos se reunían a tomar mate y cantaban coplas con las copleras que pasaban por el pueblo". Agregó que la vocación se le empezó a agitar en el pecho cuando conoció a María Antonieta. "Ella venía el 1 de septiembre, día de la Virgen, a Pizarro, se subía a un cantero de la plaza y cantaba, y con mi familia la escuchábamos. Me encantaba a mí", dijo.

Temas de la nota

PUBLICIDAD