¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
20 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Estuvo preso y no hizo Inferiores: la increíble historia de "Maravilla" Martínez

El delantero de la fecha, que sorprendió con un triplete y una asistencia en la goleada de Racing ante San Lorenzo, y un admirable ejemplo de superación.
Domingo, 11 de febrero de 2024 01:59

En su tercer partido en Racing, Adrián "Maravilla" Martínez fue el héroe de la goleada por 4 a 1 ante San Lorenzo por la cuarta fecha de la Zona B de la Copa de la Liga. El nacido en Campana llegó en este mercado de pases al club de Avellaneda y en poco tiempo se convirtió en la referencia de ataque.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En su tercer partido en Racing, Adrián "Maravilla" Martínez fue el héroe de la goleada por 4 a 1 ante San Lorenzo por la cuarta fecha de la Zona B de la Copa de la Liga. El nacido en Campana llegó en este mercado de pases al club de Avellaneda y en poco tiempo se convirtió en la referencia de ataque.

Pero detrás de este presente rutilante en la academia está la historia de alguien que no hizo Inferiores, estuvo preso y recién llegó a jugar de forma regular al fútbol con 23 años.

La "rompió"

Martínez fue la figura en la victoria de Racing, ya que marcó un triplete. El primero, por su optimismo, ya que en una pelota que pareció perdida, aprovechó el error de Carlos Sánchez en su intento por despejar, Maravilla la capturó y puso en ventaja a Racing.

El segundo tanto fue mejor, ya que recibió otra vez de Gabriel Rojas, cuyo centro fue preciso, pero complicado para el delantero por la velocidad de la pelota, aunque Martínez se las arregló con un gesto técnico para tocarla de primera y ampliar las diferencias antes de que termine el primer tiempo.

En el tercer tanto volvió a mostrar su olfato goleador después de un remate de Bruno Zuculini, que rechazó Jhohan Romaña, y ahí apareció Maravilla para firmar su "hat-trick".

Una dura historia

Pero esa noche gloriosa del sorprendente goleador no fue casualidad. Detrás está la historia de un joven que, salvo su experiencia en Villa Dálmine a los 17 años, no hizo Inferiores y solo había jugado en un club local amateur llamado Las Acacias. En ese entonces, trabajaba como recolector de basura y albañil, aunque un accidente en motocicleta lo hizo perder su trabajo.

En ese momento tuvo su momento más difícil cuando fue acusado junto a su familia de ingresar en la casa de quienes le habían pegado tres tiros a su hermano. Él negó eso y afirmó que fueron sus vecinos los que respondieron porque su familia es muy querida en su barrio. Aunque durante la investigación judicial estuvo preso siete meses en la Unidad 21 de Campana, donde "tuve que saber vivir, o sobrevivir", contó en una entrevista. Una vez que terminó el proceso de relevo de pruebas y al no poder vincularlo con el hecho del que se lo acusó, Martínez recuperó la libertad.

Su recorrido

Nada fue fácil para este atacante de 31 años que recién a los 23 se metió de lleno en el fútbol cuando aprovechó su chance en Defensores Unidos de Zárate. Siguió en el ascenso y pasó a Atlanta. Más tarde emigró a Paraguay, donde jugó en Sol de América, Libertad y Cerro Porteño. Estuvo un año en el Coritiba de Brasil y una vez que regresó a la Argentina comenzó a hacerse conocido con su gran faena en Instituto de Córdoba, donde marcó 18 goles y brindó 9 asistencias en 41 partidos.

"Siempre dije que no me gusta que me digan Maravilla, porque por ahí llegás a un club y no podés meterla, y el apodo es muy grande. Pero lo que hizo Dios con mi vida es una maravilla porque no sé cuántas personas más habrán salido de las cárceles y a los 23 años tener la posibilidad de jugar al fútbol y disfrutar de esto", destacó en charla con TNT Sports. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD