Carátula. El abogado defensor de las dos niñas quiere que la causa se caratule como abuso sexual simple agravado por la guarda.

La defensa del conductor de transporte escolar acusado de abusar de dos nenas en el caso que desató polémica por el informe que redactó el CIF (Cuerpo de Investigadores Fiscales), pidió la “probation” o suspensión del juicio, un beneficio para personas sin antecedentes. La causa trascendió porque un reporte describió a una de las víctimas como alguien que podía ser “objeto de deseo”.

Dos fuentes judiciales de las que se reserva la identidad confirmaron ayer que el hombre denunciado había solicitado la suspensión del juicio a prueba.

Si la Justicia llegara a concederle esta posibilidad, la causa quedaría desactivada y el acusado realizaría tareas comunitarias como una forma de reparar el daño.

El hombre está sospechado de haber cometido un abuso sexual simple contra dos nenas de 9 y 10 años en 2011.

En el marco de la causa, un informe del CIF concluyó sobre una de las chicas: “...finalmente, puede decirse que no se muestra como niña sino que se ubica más bien en un lugar de mujer mostrando un cuerpo desarrollado que puede llegar a ser objeto de deseo”.

El documento también señala que una de las niñas relata lo sucedido sin mostrar signos de “angustia” y que su madre tendría más “interés en el castigo” del delito que en las consecuencias del abuso.

La descripción de características personales de las eventuales víctimas en una investigación sobre abuso sexual generó el rechazo de numerosas organizaciones.

También se conoció en los últimos días que el representante legal de las niñas está demandando que se acepte la participación de la madre de una de ellas como querellante.

La jueza a cargo del caso, Carolina Sanguedolce, en principio consideró que los plazos se habían vencido, pero la mamá de una de las nenas señala que no fue notificada adecuadamente sobre los tiempos. Si bien se comunicó al padre al respecto, el hombre no convive con la mujer ni tiene la guarda de la niña.

El defensor de las nenas había dicho hace días, en diálogo con El Tribuno, que la carátula debía cambiar de abuso sexual simple, que tiene penas de hasta 6 años, a abuso sexual simple agravado por la guarda, que puede tener una condena de hasta 10 años.

Si cambiara la calificación, la causa pasaría de la Justicia correccional a la de instrucción formal. El letrado, de quien se resguarda el nombre, considera que es necesaria la modificación porque el hombre habría cometido el delito mientras los padres habían delegado en él la tutela de las chicas.

En qué consiste el recurso

Por medio de la “probation”, la Justicia puede concederle a los acusados de delitos leves la posibilidad de que el juicio quede en suspenso mientras hacen tareas comunitarias para reparar el daño causado.

Ahora debe definir si le otorga este beneficio al hombre denunciado por abuso sexual simple contra dos nenas de 9 y 10 años.

La probation es un recurso previsto para tratar casos simples cuando los acusados no tienen antecedentes penales.

En la causa se cuestionó la actuación del CIF (Cuerpo de Investigadores Fiscales) porque redactó un informe que se refiere a una de las posibles víctimas como alguien que tiene un cuerpo “desarrollado”.

El abogado defensor de las dos niñas que habrían sufrido el abuso sexual también había criticado hace días que el CIF las haya entrevistado sin utilizar la cámara Gesell.

La cámara Gesell es un sistema diseñado para tomar el testimonio de chicos víctimas o testigos de delitos con la asistencia de psicólogos que están especializados en la materia.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...